NICARAGUA.- Reformas al INSS y claudicaciones del gobierno


Por Diego Lynch

El gobierno central ha retomado las negociaciones y discusiones en relación a las reformas a la Ley de Seguridad Social, y una vez más ya se ven las intenciones de claudicarle a las políticas burguesas del Fondo Monetario Internacional (FMI) y a las pretensiones de los empresarios y patronales que año con año pasan sobre los derechos laborales y sociales de nuestra clase obrera y trabajadora.

Matrimonio entre empresarios y gobierno

Mientras Daniel Ortega se sienta a negociar los salarios, la seguridad social y las políticas laborales con el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), estos salen a la defensa del Frente Sandinista y los nicaragüenses pagan las consecuencias de este triste matrimonio.

José Adán Aguerrí, presidente del COSEP, al ser abordado por los medios de comunicación dijo que solo al gobierno le corresponde detallar sobre el manejo financiero del INSS, pese a que ese gremio maneja esa información por ser parte del Consejo Directivo del Seguro Social. “Se maneja la información completa de todas las inversiones del INSS, en la junta directiva (pero) este es un tema que le corresponde al Gobierno presentar, porque nosotros únicamente somos partícipes de una junta directiva donde el dueño es el Estado”... “La transparencia no se da a través de los medios, hemos visto en los medios cómo algunas personas han demostrado que en algunas ocasiones los medios no son transparentes y en otras ocasiones si son transparentes” (La Prensa 29/9/13).

Esta es una clara muestra de cómo la empresa privada que siempre ha pedido “transparencia y cuentas claras”, está en defensa del gobierno siempre y cuando este continúe accediendo a las políticas burguesas y aplastando al trabajador.

Gobierno asume deuda, pero …

La deuda que existe con el INSS desde aproximadamente 1957, y que asciende a un monto de más de U$ 600 millones de dólares americanos, será pagada por el gobierno, lo que significa un recorte presupuestario para la educación, programas sociales y demás derechos de la población que vive en nuestro país.

“Hoy el presidente (Daniel Ortega) se comprometió ante el sector privado. El asesor económico Bayardo Arce dijo en su intervención (ante los empresarios) que el Gobierno se compromete a asumir la deuda que existe de todos los gobiernos anteriores en materia de seguridad social, y a honrar esa deuda”, indicó José Adán Aguerrí, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep (El Nuevo Diario 5/09/13).

Sin embargo, esta no es la solución a la crisis y la problemática financiera que se vive dentro del sistema de seguridad social, y uno de los planteamientos que se pretende incluir dentro de las reformas a la Ley de Seguridad Social es el aumento al porcentaje de cotización de los trabajadores. Como siempre, quien sale perdiendo y pagando los platos rotos son los trabajadores y la población económicamente más baja del país; se recortarían presupuestos sociales que benefician a la población, y se incrementaría la cuota mensual al INSS, afectando la bolsa y el presupuesto de las familias nicaragüenses.

“El rápido envejecimiento de la Población Económicamente Activa (PEA) y los deteriorados salarios de los trabajadores son dos de las difíciles realidades que afrontará la próxima reforma al INSS, advirtieron ayer economistas, quienes reconocen que el aumento en la contribución de los trabajadores será un golpe demoledor para la calidad de vida de la clase obrera”. (La Prensa 9/9/13).

Ampliar y mejorar la seguridad social

El Partido Socialista Centroamericano (PSOCA), se solidariza con la clase obrera y trabajadora de Nicaragua. No podemos permitir que se incremente el porcentaje de cotización al trabajador; los salarios en Nicaragua son paupérrimos, no cubren ni la canasta básica y con ellos no se logra mantener a una familia. Que la crisis del INSS y el porcentaje a incrementar que lo paguen los banqueros y los grandes empresarios burgueses del país, sector en donde se ubican grandes figuras políticas del gobernante Frente Sandinista, razón por la que el gobierno defiende estos intereses.

Es hora de dolarizar los salarios y que el salario mínimo sea igual y equivalente al de toda Centroamérica. La atención médica y la seguridad social son deficientes, necesitamos atención de calidad a nuestros asegurados y jubilados, quienes cotizan y no logran ver su dinero de vuelta. Que la reforma a la ley de seguridad social sea cubierta por los burgueses y que beneficie al trabajador.

¡¡¡No al incremento del porcentaje de cotización de los trabajadores!!!

Share