NICARAGUA.- La verdad sobre las reformas a la Seguridad Social

Dirigentes sindicales sandinistas repiten el discurso del gobierno

Por Diego Lynch

La discusión sobre las reformas a la Ley de Seguridad Social y cómo evitar una crisis en este sistema continúan siendo un misterio para la población, aunque el sector laboral en Nicaragua es el más interesado en que se dé una respuesta positiva. La Seguridad Social en Nicaragua es caótica y de muy mala calidad. El gobierno del Frente Sandinista ha venido planteando un sinnúmero de soluciones, sin embargo estas siempre afectan al trabajador, mientras el único culpable de la crisis es el mismo gobierno y toda la burguesía del país.

Tanto el gobierno como el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP) han mantenido negociaciones a puerta cerrada, manejándose un sinnúmero de propuestas las cuales mantienen tensionados a los trabajadores y cotizantes del INSS. Ellos temen ser traicionados una vez más por los supuestos representantes agrupados en los sindicatos oficialistas, los que año tras año terminan negociando los derechos laborales y el hambre de las familias nicaragüenses.

El INSS no pasa del 2014

Tras la última concesión que se hizo a la Unidad Nacional del Adulto Mayor (UNAM) de pagarles una pensión reducida de conformidad y proporcional a las semanas cotizadas durante sus años laborales, el Gobierno del Frente Sandinista aduce que la vida del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) no pasaría del próximo año 2014, siendo esta la excusa para proponer las reformas a la Ley de Seguridad Social.

“Hemos sido claros que (así) como iba el Seguro, el flujo de caja se nos acabaría en 2016, pero con el pago de la pensión reducida a los viejitos, esa proyección se nos redujo en dos años, y ahora ese flujo de caja se nos estaría acabando a finales del 2014”, señaló Bayardo Arce, asesor económico de la presidencia durante un encuentro con los empresarios de la Cámara de Comercio Americana Nicaragüense, Amcham. (El Nuevo Diario, 26 de Septiembre del 2013).

Estas afirmaciones son una excusa absurda, un dinero que fue cotizado por estas personas durante muchos años no puede venir a quebrar al INSS, ese dinero debe de mantenerse, a menos que existan malos manejos dentro de la Institución y que dicha plata haya sido ocupada para otros propósitos, lo que significaría que el INSS no cumple con su función, y se debería de procesar y sancionar a los culpables de esa malversación.

Algunos empresarios afirman que los Gobiernos han utilizado a lo largo de los años al INSS como una caja chica para solventar otro tipo de gastos y no para los fines destinados. “Los diferentes gobiernos han visto al INSS como una caja chica para fondear diferentes proyectos, y al final esos fondos no regresan a las arcas del INSS, eso es lo que hay que ver”, manifestó el Empresario Piero Coen. (El Nuevo Diario, 26 de Septiembre del 2013).

La crisis la pagarían los pensionados

Entre algunas de las propuestas planteadas por Bayardo Arce Castaño, asesor económico de la Presidencia está la de ajustar la pensión mínima. Actualmente esta se calcula en base al salario mínimo, y la propuesta es que se haga en base al salario promedio, lo que implica que las pensiones que se entregarían serian cada vez menores, quedando la diferencia al INSS.

“Las pensiones ya no se van ajustar conforme al salario mínimo, sino conforme al salario promedio, es decir, que el ajuste de las pensiones va a ir siendo menor, van a recibir menos”, indicó Arce, tras reunirse con representantes del sector empresarial, a quienes presentó una propuesta de siete medidas administrativas para dar sostenibilidad financiera, por los próximos 22 años, al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS. (El Nuevo Diario; 3 de Octubre del 2013).

No podemos permitir que los jubilados y pensionados carguen con la crisis financiera del INSS, esta fue causada por los Gobiernos Liberales y Sandinistas que se han encargado de saquear las arcas del Estado, por lo tanto son ellos y toda la clase burguesa del país la que debe sacar adelante dicha institución.

El gobierno claudica al FMI y a la Burguesía

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha venido imponiendo condiciones y políticas burguesas al frente Sandinista, y el gobierno con el fin de ir de la mano con los gobiernos capitalistas ha venido negociando concesiones. Una de ellas que se les ha venido pidiendo desde hace años es la Reforma al Seguro Social en el país, por lo que paulatinamente se estuvo preparando el camino para dar inicio a las negociaciones ante las cuales nos enfrentamos el día de hoy.

De aquí surge la propuesta de los costos compartidos, la que no es más que tocar con guantes de seda la bolsa de los empresarios en Nicaragua, quienes no quieren asumir ni un córdoba para rescatar el seguro social.

“Arce dijo que la propuesta gubernamental es de costos compartidos, tal como ha solicitado el Cosep, ya que el gobierno pagará anualmente, a partir del 2014, unos US$11.6 millones, equivalentes al 2% de la deuda que el Estado tiene con el INSS, que suma US$580 millones. Además, los pensionados de la categoría mínima recibirán un monto menor y los empleadores asumirán un incremento de 3% en la cuota patronal de forma gradual, durante tres años, equivalente al 1% anual a partir del 2014” (El Nuevo Diario; 3 de Octubre del 2013).

Las palabras del asesor económico del gobierno son más que claras; los empresarios no asumirán ninguna carga, la crisis será asumida por el gobierno y la población nicaragüense, afectando así la bolsa de la clase económicamente más baja del país, la clase obrera y trabajadora.

“Las medidas de ajuste que propone el Gobierno y que afectan las pensiones y a los cotizantes dejarán “jugosos” rendimientos al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), mientras que la carga de la empresa privada y del Estado será más liviana. Eso es lo que revelan las cifras que proyecta el Gobierno con la aplicación de su propuesta de ajuste al Seguro Social.” (La Prensa; 4 de Octubre del 2013).

Las medidas no son suficientes

Este tipo de medidas planteadas por el Gobierno no van a evitar una futura crisis en el sistema de seguridad social, simplemente están alargando la agonía y perjudicando de esta forma a la población. Con estas medidas se va a mandar a los jubilados y adultos mayores a sus casas con una pensión que no les ayudará a sobrevivir; están mandando a esta gente a vivir como indigentes y en condiciones de pobreza extrema, esto después de que pasaron toda su vida cotizando por una pensión de vejez digna.

“Las medidas anunciadas asegurarían la solvencia del INSS hasta 2036. Pero el problema verdaderamente grave comenzará en el período siguiente, después de 2036, cuando el país comenzará a experimentar el proceso de envejecimiento verdaderamente acelerado de su población, y cuando gran parte de la actual población joven se estará comenzando a jubilar en masa” (La Prensa; 8 de Octubre del 2013).

Los sindicatos traicionan a los trabajadores

Una vez más, los sindicatos apoyan las medidas que el gobierno se sienta a negociar con los empresarios y terminan traicionando a la clase trabajadora. El máximo dirigente sindical del Frente Nacional de los Trabajadores (FNT) ha dicho que solo si seguimos al pie de la letra la propuesta hecha por el gobierno se podrá rescatar al INSS.

“La cantidad de dinero que entra al seguro social no es suficiente, cada vez va siendo menos capaz de cubrir las pensiones que está pagando……y con el ingreso de la pensión reducida que es de casi 800 millones al año, y que año con año ira aumentando la crisis será mayor…… es por ello que todos los nicaragüenses nos hemos dado cuenta que debemos salvar nuestra seguridad social” (Palabras del Diputado Sandinista y dirigente sindical Gustavo Porras, en entrevista realizada por el periodista Alberto Mora).

No más Empresas Médicas Provisionales

Otra de las causas de esta crisis en la seguridad social ha sido la implementación de las empresas médicas provisionales, que no son más que centros médicos y/u hospitales que prestan un servicio de atención médica a los asegurados, a cambio de la cotización que estos pasan al INSS.

Sin embargo, estas empresas además de prestar un mal servicio y atención médica, reciban más dinero del que en efecto utilizan para brindar el servicio, ya que mensualmente reciben un cheque millonario por el monto total de los trabajadores afiliados a dicha empresa, sin embargo no todos estos hacen uso del seguro social; uno porque no es necesario ir constantemente, otros por la mala atención y en algunos casos porque los hospitales aducen que no cubren todo tipo de servicios, solamente los chequeos generales de rutina.

Una política para salvar y controlar al INSS

Desde el Partido Socialista Centroamericano (PSOCA), llamamos a todos los trabajadores, obreros, adultos mayores y estudiantes a que exijamos una reforma verdadera que proteja a los pobladores y asalariados del país; que la crisis del seguro social la paguen el gobierno y los grandes empresarios capitalistas que son quienes han venido hundiendo en esta crisis al INSS. Que se realice una auditoria en dicha Institución y se sancione a las personas implicadas en estos malos manejos.

Que no se disminuyan las pensiones, que estas se dolaricen y que cubran al menos la canasta básica; que se incremente el número de cotizantes con la creación de más trabajos formales; que desaparezcan estás empresas medicas provisionales y que se creen clínicas y hospitales del INSS, donde las cotizaciones queden siempre en las arcas de dicha Institución. Que el trato a los jubilados y la atención médica sean de calidad, y que el INSS sea fiscalizado por la misma clase obrera y trabajadora, para que de esta forma dejen de robarles sus cotizaciones y evitar una nueva crisis.

Share