Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

 

Por Gustavo Fonseca

Los trabajadores y los sindicatos salvadoreños de las  Alcaldías Municipales y de las diferentes Instituciones del gobierno central en estos momentos sufren una sigilosa política antisindical y laboral por parte del gobierno de Bukele, la cual se ha venido implementando de manera escalona, mientras eso sucede Rolando Castro  Ministro de Trabajo y Previsión Social y a la vez  Presidente del Consejo Directivo del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) ha usado su cargo para doblegar a las dirigencias sindicales para hacerlas  que se apaguen a su agenda e intereses a cambio de entregarles las credenciales y obstruyendo la entrega de las misma a quienes se resisten a entrar a su juego.

Manejo mediático

Los últimos días del año 2022 y los inicios del 2023 estuvieron marcados por una serie de protestas y manifestaciones de empleados de las alcaldías municipales, las cuales han  tenido como principales demandas el pago de sus salarios de los meses ya trabajados, cumpliendo de prestaciones económicas y mejores condiciones laborales, etc.  Como ejemplo se pueden mencionar los casos emblemáticos de las luchas  de los trabajadores municipales de Soyapango y San Marcos.

En el caso de Soyapango  la Alcaldesa Nercy Montano del partido Nuevas Ideas(NI), realizaba grandes gastos en las fiestas patronales y usaba los fondos de la Alcaldía de forma inapropiada,  mientras tanto  incumplía sus obligaciones económicas para con un sector de los trabajadores municipales, ello  llevó a que estos junto al  Sindicato de Trabajadores Municipales de Soyapango (SITMUSOY), mantuvieron  movilizaciones  y denuncias constantes, con ello habían logrado generar opinión pública y visibilizar en la práctica la crisis financiera generada  principalmente por el impago y posterior suspensión del   Fondo para el desarrollo económico y social de los municipios de El Salvador (FODES)  a las  alcaldías por parte del gobierno de Bukele, lo cual terminó asfixiando a los gobiernos locales que en aquel momento estaban en manos  de sus principales opositores políticos como lo era  FMLN, ARENA.

Lo anterior unido al problema ambiental generado por la  falta de la recolección de la basura estaba manchando la imagen y generando un  desgaste político al gobierno de Bukele y al partido Nuevas Ideas (NI) lo que  impacta en la masa de votantes debido a que Soyapango después de San Salvador es el segundo municipio más  poblado  de El Salvador con 225, 840 habitantes, lo anterior  llevó a  Diputados y Alcaldes del mismo partido de Nuevas Ideas a cuestionar y a enfrentar  a su compañera  de partido, al respecto Frank Menjívar diputado de Nuevas Ideas del  Parlamento Centroamericano (PARLACEN)  manifestó: "Lo malo se tiene que desechar. Los cargos públicos son para trabajar en pro de la población, no para perjudicarlos”.

Mario Duran, alcalde capitalino,  se sumó a los cuestionamientos manifestando “Ante la situación precaria que vive el pueblo de Soyapango por la mala administración de esa alcaldía, he instruido a mis equipos de @DesechoSolidos de la @alcaldia_ss que intervengan inmediatamente. No vamos a permitir que estos ciudadanos honrados sigan sufriendo esto.” El papel  principal lo haría  el gobierno  central junto al órgano Judicial quienes ordenaron la captura de la Alcaldesa  quien fue  capturada por la Policía  Nacional Civil (PNC) bajo los cargos  “…de apropiación indebida de cuotas laborales, incumplimiento de deberes en perjuicio de la administración pública y malversación de fondos públicos".

Todo las críticas y el accionar de los funcionarios del partido Nuevas Ideas no fue para ayudar a quienes les pagaran sus salarios atrasados a los trabajadores, en realidad  todo fue un manejo mediático para limpiar la imagen del partido de gobierno y tapar la crisis financiera en las que están uniéndose las alcaldías debido a las políticas de ahogamiento impulsadas desde el Ejecutivo.

El encarcelamiento de la Alcaldesa no ha resuelto el problema y las demandas de los trabajadores, quienes continuaron su lucha junto al  Sindicato de Trabajadores Municipales de Soyapango, SITMUSOY.

Criminalizan el derecho a huelga

Además de la Alcaldía de Soyapango existen otras del partido de Nuevas Ideas que han sido señaladas de retraso de pagos de salarios, impago de  aguinaldos adeudados,  despidos injustificados, etc.  La captura  de la  Alcaldesa de Soyapango llevó a muchos a pensar que el gobierno de Bukele estaba del lado de los trabajadores, teniendo  como efecto que otros sindicatos y trabajadores de las Alcaldías tomaran el valor e iniciarán acciones de protesta o hicieran públicas los incumplimientos de las obligaciones financieras de los Alcaldes para con los trabajadores, uno de estos casos fue en la Alcaldía de San Marcos, donde los trabajadores se atrevieron a denunciar  a la alcaldesa Cindi Andrade por no darle las  bonificaciones pendientes.

La respuesta del Presidente Bukele no se hiso esperar esta vez no fue para capturar  a la alcaldesa Cindi Andrade  como lo hiso en Soyapango sino fue manipular y  arremeter contra los trabajadores manifestando ”los trabajadores no pueden irse a huelga…Irse a huelga, sin motivo, es un delito ambiental y contra la salud pública…”.  Lo anterior es un claro ataque a las libertades y derechos de la clase trabajadora, es un hecho que el gobierno  de Bukele no permitiría que las protestas de los trabajadores tomarán mayor ímpetu y mando a silenciar y termino encarcelando al líder sindical  Miguel Ventura, al respecto la PNC vía Twitter manifestó:  “…Miguel Antonio Ventura Arana, quien organizó la suspensión de la recolección de basura en San Marcos, para exigir una giftcard, ya fue capturado…Bloquear la recolección de desechos, para exigir una tarjeta de regalo, es un delito ambiental y contra la salud pública…” lo anterior es una clara violación a los derechos y libertades sindicales. Para el gobierno y la patronal toda huelga o reclamo de los trabajadores es ilegal y sin fundamento, pero suficiente motivo es reclamar que les paguen su salario, para el caso de los trabajadores de San Marcos fue hacer pública sus demandas.

La eliminación del FODES ha terminado asfixiando financieramente las alcaldías, unido a la creación de la Dirección Nacional de Obras Municipales (DOM), no ha permitido que las Alcaldías  realicen  mayores obras,  situación que es aprovechada por Bukele para echar andar su plan de concentración de poder al proponer  eliminar gobiernos locales como son las Alcaldías.  Es por ello que aprovecha  el régimen de excepción para  silenciar y atemorizar a los trabajadores municipales para evitar que estos se revelen ante los continuos despidos  y  continúen denunciando  las violaciones a sus Derechos y evitar que estos recurran a la Huelga como método legítimo de lucha de la clase trabajadora. 

Despidos, y retiros obligatorios

En lo que va de la gestión del gobierno de Bukele según el Movimiento de Trabajadores Despedidos se reportan un total de 18,379 trabajadores despidos en su mayoría trabajadores del órgano Ejecutivo (12,00), así como también de las alcaldías los cuales van en incrementado sobre todo de servicios generales. Además de los despidos directos el gobierno pretende usar la figura de retiro “voluntario” para las personas mayores de 60 años, al respecto Christian Guevara  jefe de fracción de la Asamblea Legislativa ha manifestado “Vamos a promover retiros, se les va a dar opciones e incentivos a la gente para que haya retiros voluntarios, estamos esperando tener entre 100, 000 y 200, 000 retiros”. Este tipo de retiros voluntarios al final terminan siendo obligatorios, poco o nada favorecen a los trabajadores ya se tienen la experiencia de los trabajadores de la PNC y del Tribunal  Supremo Electoral (TSE).

Hacia donde vamos

En momentos que Bukele avanza en su plan de concentración del poder los trabajadores públicos y municipales sufren despedidos, impago de salarios, pérdida de prestaciones, retiros obligatorios, pérdida de Derechos y Libertades sindicales, etc.   Por lo anterior es  que   ataca los sindicatos independientes, hecha mano de dirigencias sindicales oportunistas y gansteriles, niegan credenciales a sindicatos, crea sindicatos afines, etc. Situación que parece agudizarse.

Por su parte un sector de  trabajadores públicos y municipales junto a Sindicatos se resisten y están dando la lucha, mientras  tanto otros son presa del derrotismo y consideran que no puede hacerse nada debido a que Bukele tiene el control total de las instituciones del Estado. Es necesario romper con ese derrotismo y dar la lucha para que la dictadura de Bukele no se consolide. Históricamente la patronal y el gobierno no han dado nada sino ha sido mediante la lucha organizada, no se puede tener confianza en las leyes cuando lo que predomina es el amiguismo o servilismo político. Como clase trabajadora el derecho a la sindicalización y a la Huelga como método de lucha fue conquistado sin que fuera reconocido por el estado. Es urgente la creación de comité o colectivos de trabajadores en los diferentes Instituciones del gobierno central y local.