12122019Jue
Last updateMié, 11 Dic 2019 7pm

EL SALVADOR.- Ni conciliación de clase, ni injerencia gubernamental

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 


Por German Aquino

Recientemente el gobierno Salvador Sánchez Cerén anunció que creará la Comisión Presidencial para Asuntos Laborales con la finalidad de “…establecer una interlocución entre el gobierno central y el sector de los trabajadores,…asegurar…la justicia laboral y la calidad del empleo en el país… impulsar el ajuste gradual del salario mínimo de acuerdo con el costo de la vida, la inflación y la productividad… lograr el fortalecimiento de las organizaciones de los trabajadores, tanto del sector público como privado, con el fin de establecer una mejor relación entre los sindicatos y el gobierno central.” (LPG. 21/02/ 2015).

El anuncio de la creación de esta Comisión se hace días antes de realizarse las elecciones municipales y legislativas, y más pareciera que se trata de una medida electoral, debido a que en el gobierno anterior no se realizó ninguna medida en beneficio de los trabajadores. A ello se agrega los insuficientes objetivos con que ha sido creada, ya que solo busca ser una comisión más para bajar la presión social que recae en el gobierno; solo habla de un gradual aumento del salario mínimo, el cual ya se ha venido haciendo, pero ha sido insuficiente.

La ANEP se escuda en normativa jurídica

La Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), como fiel defensora de la rancia clase dominante, ha reaccionado ante el anuncio realizado por el Presidente Salvador Sánchez Cerén en relación al aumento del salario mínimo, escudándose en la normativa jurídica nacional e internacional, las cuales están formulada sobre todo para proteger los intereses de los explotadores, quienes se creen con la potestad de decidir cuándo sí o no aumentar los salarios.

En el pasado esta era la realidad, ya que los trabajadores estaban solos en dicha tripartita mientras los empresarios junto a los gobierno areneros hacían mayoría. Pero en la actualidad, si partimos de que el FMLN estaría del lado de los representantes de las organizaciones obreras, se puede decir que existe mayoría; pero todo parece que no es así, ya que en materia de salarios los aumentos son una burla a la clase trabajadora.

Movilización y huelga para exigir mayores salarios

Cabe preguntarse por qué los aumentos al salario mínimo no corresponden al costo de la vida, o los representantes de los trabajadores no logran romper el binomio empresarios-gobierno y terminan aceptando lo que éstos digan. En este caso los representantes sindicales están en el deber de llamar a sus bases a movilizarse y hacer uso del derecho a huelga para presionar y lograr medidas en beneficio de la clase trabajadora.

Ahora bien, si el actual gobierno del FMLN busca un aumento del salario mínimo, debemos exigir que todos aquellos que ganan menos del salario mínimo se les equipare, pero que además que el salario mínimo corresponda al costo de la vida, lo cual debe ser aplicado a los trabajadores del campo y de la ciudad, sean privados o estatales.

Pero además no solo debe aumentarse el salario mínimo, si no todos los salarios; ya un buen porcentaje del sector profesional devenga más de salario mínimo pero estos salarios son insuficientes. Debemos exigirle al gobierno que dicha comisión no sea una táctica dilatoria más, o una medida mediante la cual los núcleos empresariales emergentes ligados al FMLN buscan presionar a la rancia oligarquía para obligarla a negociar.

Sí a la independencia de clase

Según el presidente Sánchez Cerén, la estrategia de la conformación de la Comisión “…pretende lograr el fortalecimiento de las organizaciones de los trabajadores, tanto del sector público como privado, con el fin de establecer una mejor relación entre los sindicatos y el gobierno central…”. Para la ANEP lo anterior viola el convenio 98 de la OIT, y son otras sus preocupaciones ahora para los trabajadores.

Debemos estar atentos y analizar para qué quiere mejorar el gobierno sus relaciones con los sindicatos. Los trabajadores debemos exigir independencia de clase y que los representantes sindicales informen de todo lo dialogado y acordado con el gobierno, siendo éste quien debe ofrecer los medios para ello. De igual manera debemos exigir el derecho de remoción de todos aquellos representantes sindicales que no defiendan los intereses de los trabajadores en el Consejo Nacional de Salario Mínimo (CNSM). Todas las organizaciones obreras debemos estar atentos al desarrollo de dicha Comisión anunciada por el Presidente.

Share

Comentarios potenciados por CComment