06262019Mié
Last updateMar, 25 Jun 2019 9pm

HISTORIA.- El asesinato de León Trotsky y su legado revolucionario

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

univ

Por Maximiliano Cavalera.

En Agosto de 1940, un esbirro entrenado por las organizaciones de inteligencia soviéticas, que se hacía llamar Jacson Monard, logra infiltrarse en la oficina del revolucionario soviético León Trotsky. El 21 de Agosto, los tentáculos del termidor le asestaron una estocada gigantesca al movimiento revolucionario mundial. Ese día Iósif Stalin, vería realizado su sueño de asesinar a su gran enemigo, el revolucionario Liev Davidovich Bronstein, mejor conocido como León Trotsky.

Este nació el 26 de Octubre de 1879 en la aldea Ucraniana de Ianovka, en ese momento parte del imperio Zarista. El quinto hijo de una pareja de terratenientes judíos que habían logrado acumular cierto capital. En 1896 ingresaría a círculos clandestinos y en 1997 fundaría la Unión de Obreros de toda Rusia. Por estas actividades fue encarcelado y exiliado en Siberia. Escapa en 1902, para fugarse falsifica sus papeles, usando por primera vez el seudónimo que lo acompañaría el resto de su vida, Trotsky. En Europa, el partido socialdemócrata ruso lo copta para escribir en Iskra, donde colaboraría con grandes exponentes del marxismo como Martov, Lenin y Plejanov.

La Revolución de 1905.

Regresa a Rusia en 1905 teniendo una participación importante en la primera Revolución rusa, en este proceso histórico fue electo presidente del Soviet de Petrogrado. Su pluma y sus discursos encendían y prevenían a todos los obreros para no confiar en el gobierno zarista, pero la revolución fracaso y fue encarcelado y exiliado.

En 1914 estallaría la primera guerra mundial, este hito dividió a los revolucionarios socialdemócratas entre internacionalistas y renegados del marxismo. Trotsky mantuvo posiciones internacionalistas y el 15 de septiembre, se reunió con 37 delegados de 11 países, estos suscribirían el manifiesto de Zimmerwald que intentó unificar a los revolucionarios que se oponían a la I guerra Mundial.

La revolución de 1917.

En febrero de 1917, inicia la primera etapa, de la llamada revolución Rusa. Cansados de la muerte que trajo la I guerra mundial, hambrientos por la rapiña del zar Nicolás II, las masas de obreros y campesinos de toda Rusia instauraron un nuevo gobierno democrático burgués, encabezado por Kerensky y apoyado por el partido menchevique.

La historia seria inclemente con el gobierno de Kerensky, que no podría dar solución a los grandes problemas de las masas hambrientas. Por toda Rusia se propagan las ideas revolucionarias de los bolcheviques, su consigna de “Paz, Pan y Tierra”, se articulaba perfectamente con el llamado a darle “todo el poder a los Soviet”.

Trotsky, quien a pesar de haber llegado meses antes de Octubre, encabeza el soviet de Petrogrado, y por si fuera poco, también fungiría en el cargo de presidente del Comité Militar Revolucionario del Soviet, siendo el principal estratega de la insurrección que lleva al poder a los obreros y campesinos.

La Oposición de Izquierda.

Es en el período que va de 1919 a 1921, en que encontramos las causas del nacimiento de la burocracia y el fortalecimiento de Stalin como figura política importante dentro del bolchevismo. Tras la muerte de Lenin, es Trotsky el encargado de iniciar la lucha contra la degeneración burocrática.

El primer frente fue el interno, en el que Trotsky y la oposición de izquierda, combatieron los rasgos antidemocráticos que corroían al partido bolchevique. Trotsky y la oposición, abogan por regresar a la democracia obrera para prevenir la degeneración burocrática del partido y la dictadura del proletariado. El segundo frente fue en el marco de la internacional. Consiente que un triunfo Internacional cambiaría la relación de fuerzas a lo interno de Rusia, Trotsky lucha políticamente para que la revolución se expanda por el mundo.

La oposición de izquierda lucharía incansablemente por la dirección política del que fuera en algún momento el partido bolchevique, pero aún las ideas políticas más geniales, no pudieron derrotar a todo el andamiaje burocrático que las condiciones históricas habían creado. Para 1929 la burocracia era lo suficientemente fuerte para expulsar a Trotsky de la Unión Soviética y encarcelar a todos sus aliados.

El asesinato de Trotsky.

España fue “la escuela de los verdugos” de Trotsky. Entre abril y mayo de 1939, a la caída de la república española, 3,961 comunistas cuidadosamente escogidos por una comisión constituida en Paris fueron llevados a Moscú. De todo el grupo, ocho fueron seleccionados cuidadosamente ya que estaban destinados a recibir cursos especiales. Eran dirigidos directamente por el mariscal Koniev bajo la dependencia directa del propio Stalin. De los ocho españoles seleccionados, cinco constituyeron un colegio y tres fueron seleccionados para “cumplir una misión especial”.

Estos tres hombres eran Álvarez, Martínez C y Jiménez. Después de ser bien entrenados, los tres agentes recibieron las órdenes de trasladarse a México. Mientras estos tres agentes se preparaban en Moscú, la inteligencia Estalinista, desarrollaba toda una red que se ocuparía de llevar a cabo el atentado contra Trotsky. En los Estados Unidos ubicaron al Doctor Gregory Rabinovith, quien sería la cabeza de toda la conspiración. Para llevar a cabo su misión fue colocada como cabeza de la delegación soviética de la Cruz Roja.

El segundo al mando en el asesinato de Trotsky fue conocido con el nombre de Carlos J, Contreras este era un agente bien versado en México. La red establecida por estos dos cabecillas no solo se encargaba del asesinato material de Trotsky, Contreras que conocía muy bien los medios Mexicanos, conseguía pasaportes falsos, infiltraba agentes en sindicatos y desataba campañas de Prensa en contra de Trotsky, a fin de crear un clima favorable en la opinión pública para el asesinato.

A disposición de Contreras y Rabinovith se encontraban en México figuras como; Vicente Lombardo Toledano, líder sindical destacado. El pintor Mexicano David Alfaro Sequeiros fue uno de los que llevo a cabo el atentado a la casa de Trotsky en la madrugada del 23 al 24 de mayo.

Ruby Weil, secretaria de Luís Budenz en la dirección del periódico comunista estadounidense, se encargaría de presentarle a Sylvia Ageloff (Trotskista convencida) con Jacson Monard. Toda esta red trabaja en función del asesinato de Trotsky, planificado para la madrugada del 23 al 24 de mayo. Al fallar el atentado, decidieron utilizar a Jacson Monard, ya infiltrado en el círculo de Trotsky. Este había luchado en la guerra civil española para luego ser entrenado por la GPU en Moscú. Su verdadero nombre era el de Ramón Mercader, hijo de Caridad Mercader quien participaría activamente en el segundo atentado.

La labor de Mercader comienza en 1938 en Paris donde logra seducir a Silvia Ageloff, quien le brindaría acceso al círculo cercano de Trotsky. Fue así que Ramón Mercader espero paciente hasta el 20 de Agosto, día en que acompañado de su madre y de Leonidas Eitingon iría a cumplir su atroz misión a la casa del revolucionario ruso. Ambos, Caridad y Leonidas esperarían fuera de la casa de Trotsky, dando tiempo a que cumpliera su misión y saliera sin problemas. Pero el grito ensordecedor de Trotsky y sus últimos brotes de fuerza le impidieron al esbirro de Stalin huir sin que lo apresaran.

La tragedia.

Desde el tiempo de Marx la tarea más grande del movimiento revolucionario fue fundar un partido internacional que le hiciera frente al capitalismo, de ahí el ¿Por qué? de la internacional.

Trotsky le dedicó sus últimos días a fundar este partido, pero su temprana muerte tendría una influencia descomunalmente negativa para la construcción de la 4ta internacional. EL deceso de Trotsky deja acéfalo un movimiento pequeño en que sus dirigentes eran muy jóvenes y sin experiencia en el movimiento de masas: “Los dirigentes históricos formados en la revolución, principalmente Trotsky, pero también otros como Rakovski y Chen Tu—siu, habían muerto al comenzar la guerra. Esa dirección trató de alguna manera de fortalecer, desarrollar el trotskismo en una etapa, a partir de 194, (…), pero su propia inexperiencia y falta de claridad política la llevaron a buscar atajos en la tarea de construir el partido.” (Conversaciones, Nahuel Moreno)

El asesinato de Trotsky tiene un efecto catastrófico, los errores de la dirección inexperta se traducirían en el lineamiento general de ingresar en organizaciones de masas, especialmente los PC. Estos eran burocráticos y la condición para ingresar en ellos era dejar de criticarlos. Por si fuera poco, la inexperiencia de los dirigentes movimiento obrero termina siendo definitiva.

Por esto, el golpe asestado a la cuarta internacional con el asesinato de Trotsky fue tan bien planificado, que hasta el día de hoy el movimiento Trotskista no se ha recuperado.

Continuar con su legado revolucionario.

La gran derrota que significo la caída de U.R.S.S., término desenmascarando el papel reaccionario que siempre jugo el stalinismo en el movimiento obrero mundial, que en vez de promover revoluciones, las frenaba. Fueron Trotsky y la oposición de izquierda, los únicos que se revelaron ante la ignominia de la burocracia y llevaron su lucha hasta las últimas consecuencias.

Los trotskistas centroamericanos rendimos homenaje a León Trotsky, el gran compañero de Lenin, el organizador del Ejército Rojo, el que encabezó la lucha contra la burocracia stalinista y por ello fue perseguido, calumniado, desterrado y asesinado junto a decenas de miles que se opusieron a la degeneración Estalinista.

Share

Comentarios potenciados por CComment