08082020Sáb
Last updateMié, 05 Ago 2020 5pm

NICARAGUA.- Rechazamos el ataque armado contra militantes sandinistas

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Funerales de uno de los militantes sandinistas que fueron asesinados

Por Diego Lynch

En el año 2010, desde las montañas del norte del país, José Garmendia, alias “Yajob”, originario de Estelí, miembro de la Contra en los ochentas y funcionario de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (ENACAL) bajo el gobierno de Arnoldo Alemán, llamaba a las redacciones de los diarios y expresaba que se había levantado en armas en contra del Gobierno por el fraude electoral.

Garmendia decía que su misión era visitar al campesinado casa a casa y hablarles del fraude que el comandante Daniel Ortega y el FSLN tenían planificado hacer en las elecciones presidenciales del 2010. Ese era su discurso: “Mi organización trabaja como lo debe hacer un guerrillero. Estamos buscando lo necesario, las armas, las municiones. Quiero que esto quede claro, el pueblo tiene armas, tiene municiones, en Nicaragua es lo que más hay.” (www.confidencial.com.ni; 26/8/2013).

Gobierno resta importancia

La actividad de grupos armados de extrema derecha es una reminiscencia de la guerra civil del periodo 1982-1990. La Iglesia Católica se ha convertido en vocera de estos grupos armados a través de las declaraciones de monseñor Abelardo Mata. Por su parte el gobierno sandinista le ha restado importancia política a los ataques armados, acusando a estos grupos de ser bandas delincuenciales dedicadas al robo de ganado y secuestro de ganaderos. Pero la situación continua tensa en algunas zonas que fueron baluartes de la contra.

Una vez que el Gobierno sandinista, el Ejército Nacional y la Policía Nacional aceptaron e hicieron pública la existencia de estos grupos armados, se han manejado dos versiones. La oficial que asegura se trata de un grupo de delincuentes, de una banda muy organizada que se dedica al abigeato y asaltos a los ganaderos del sector, y la versión de la Iglesia Católica y de los familiares de los integrantes de estos grupos, quienes aseguran son guerrilleros que luchan en contra del gobierno y por un estado de derecho.

Siguen pequeños ataques, asesinatos y provocaciones

Entre los más recientes ataques de estos grupos armados esta la toma simbólica de la carretera panamericana, en la madrugada del pasado 17 de Julio, a la altura del poblado de Totogalpa, a escasos kilómetros de la frontera con Honduras. No hubo balazos ni heridos sino una simple acción de propaganda armada de un grupo que se autodenomina Fuerza Democrática Nicaragüense Comandante 380”, el mismo nombre del núcleo central del ejército contra y de su comandante que fue asesinado en Managua en 1992.

El último ataque fue perpetrado la noche del 19 de julio cuando una caravana de simpatizantes sandinistas regresaba de celebrar el 19 de Julio desde Managua. Fue un ataque sorpresivo a balazos contra civiles desarmados, destinado a sembrar el terror. Fue una gigantesca provocación contra el gobierno

El derechista diario La Prensa informó lo siguiente: “En dos puntos diferentes del departamento de Matagalpa, desconocidos atacaron a balazos a las caravanas con simpatizantes orteguistas que este 19 de julio regresaban de Managua hacia diferentes municipios del norte de Nicaragua, en un suceso que dejó cinco fallecidos y más de 19 heridos... Uno de los ataques fue después de las 9:00 p.m. en El Carmen, kilómetro 76 de la carretera Panamericana en Ciudad Darío... A la media noche, otro grupo atacó a balazos la caravana que se movilizaba entre San Ramón y la comunidad El Jobo, en Matiguás. Ahí murió Yeltzin Talavera Galeano, mientras que Bismark Arteta Mena, quien manejaba uno de los buses, fue herido de bala en un pie.“ (La Prensa; 20/7/2014)

Repudiamos el ataque contra militantes sandinistas

Este ataque es inusual en la tradición política nicaragüense. Provocó que todos los partidos políticos de la oposición burguesa, hasta la Iglesia Católica, manifestaran su rechazo. Todos temían la reacción violenta del FSLN, pero Daniel Ortega reaccionó calmadamente, aunque el Ejército y la Policía están removiendo cielo y tierra para dar con los autores del ataque.

El Partido Socialista Centroamericano (PSOCA) condena los ataques armados de estos grupos de extrema derecha, especialmente el del 19 de Julio que produjo víctimas civiles.

Exigimos al gobierno sandinista que realice una investigación y que castigue a los culpables. Llamamos a la unidad de acción democrática contra estos grupos de extrema derecha que, bajo la bandera de lucha contra el fraude electoral, cometen crimines contra la población civil. La lucha democrática implica el derecho de todos a gozar de las libertades, y ello implica el derecho que también tienen los militantes sandinistas de movilizarse libremente y celebrar el 19 de julio y cualquier otra fiesta popular.

La derecha critica al FSLN por antidemocrático, lo cual es cierto, pero estos grupos armados de extrema derecha están haciendo lo mismo, pero desde el lado contrario. Debemos rechazarlos y aplastarlos!.

Share

Comentarios potenciados por CComment