Por Ricardo Velásquez

Terrible malestar ha causado en el magisterio de Tegucigalpa la acción de choque realizada por miembros de los Colectivos del Partido LIBRE contra un grupo de docentes, específicamente en las instalaciones más conocidas como Escuela Normal Mixta “Pedro Nufio”, y, que, ahora pertenecen al Centro Regional de Formación Permanente Centro Sur Oriente (CRFPCSO).

El origen del conflicto

El conflicto se ha dado como consecuencia de algunas decisiones de la Secretaría de Educación (SEDUC) encaminadas a transformar la educación hondureña, o, quizás, con el fin de iniciar la tan cacareada “Refundación”. El problema se ha generado en el Centro Regional donde laboran más de 50 docentes como “Técnicos Pedagógicos”, estos fueron víctimas del régimen dictatorial de Juan Orlando Hernández cuando decidió cerrar las escuelas normales (donde se formaban los docentes de Educación Primaria) en el 2016. En ese entonces, la incertidumbre se apoderó del diario vivir de los empleados de la educación al desconocer su destino. Finalmente, se tomó la decisión que las escuelas normales pasarían a convertirse en Centros Regionales de Formación Permanente y que los docentes pasarían a ser Técnicos Pedagógicos, desde entonces, han laborado capacitando principalmente a los maestros.

En el primer año de gobierno (2022), el Secretario de Educación Daniel Esponda, anunció la reapertura de 5 escuelas normales en la modalidad bilingüe, siendo una de ellas la de Tegucigalpa, generando esta decisión mucha incertidumbre en los “Técnicos Pedagógicos” al desconocer nuevamente su destino, si bien es cierto, se inicia la apertura de la Escuela Normal Bilingüe en modalidad de bachillerato, lo cierto es que; la matrícula se irá incrementando y ocupando espacio físico, desplazando de esta forma a los Técnicos Pedagógicos, quienes nuevamente, quedarán a la disposición de lo que se le ocurra a cualquier funcionario convirtiéndose los docentes en víctimas del Socialismo Democrático al igual que lo fueron de la narcodictadura.

Los docentes que laboran en el CRFPCSO decidieron tomarse las instalaciones físicas el jueves 23 de febrero para exigirle a las autoridades un diálogo en el que se solucione tanto la permanencia de los docentes como de los estudiantes, una salida que debió haberse buscado desde el año 2022. Ante la toma de las instalaciones y en vista de que el domingo 26 se realizaría el examen de admisión, activistas del partido LIBRE organizados en los famosos “colectivos” se hicieron presentes al Centro Regional el sábado 25, ingresando a la fuerza y amenazando violentamente a los docentes.

La Dirección de Comunicaciones, Estrategia e Innovación Digital de la SEDUC emitió un comunicado informativo el domingo 26 donde manifiestan “Las autoridades de la Secretaría de Educación, hicieron un llamado a los docentes de este centro regional para que desistan de posiciones contrarias al beneficio de estos estudiantes que sueñan con ser docentes y que no repitan en muchos casos de ellos, el triste papel de haber acompañado a la dictadura de cerrar las Escuelas Normales, por defender sus intereses personales”.

En este párrafo, las autoridades de la SEDUC acusan a los maestros Técnicos Pedagógicos de oponerse a que los estudiantes se conviertan en docentes bilingües, pero, además, los colocan en una situación de riesgo al estigmatizarlos de ser responsables del cierre de las normales en el 2016 por haber acompañado a la dictadura en esa nefasta decisión. De ahí que, no es extraño que hayan utilizado a los colectivos de LIBRE en vez de la Policía Nacional para que al mero estilo de la “Mancha Brava” (solo que esta vez roja y negra), se abalanzaran de forma violenta sobre los maestros gritándoles “mapaches”.

Estudiantes y Técnicos Pedagógicos deben tener su propio espacio físico

Las instalaciones de la antigua ENMPN disponen de suficiente espacio para no afectar ni a los docentes del Centro Regional ni a los estudiantes que ingresarán a la nueva modalidad de Bachillerato Bilingüe en Educación, el incidente se ha dado ante la falta de habilidad para adelantarse a este tipo de conflictos y buscar soluciones que no ocasionen daño alguno, al parecer, la enfermedad del poder ha llegado a las autoridades y ya evidencian comportamientos que en nada envidian a la dictadura, los docentes fueron víctimas de políticas equivocadas del régimen anterior y ahora lo son del gobierno de doña Xiomara Castro.

Muy fácil se hubiera evitado el problema si autoridades con experiencia hubieran construido las dos primeras aulas para iniciar el proceso de formación de los nuevos maestros sin provocar daño colateral. Al parecer, no les importa a quien atropellan mientras se cumplan sus caprichos que se disfrazan en el discurso de la tal “Refundación”.