Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

 

 

Por Carlos Alberto Fúnez

Las organizaciones sindicales y gremiales son un resultado de la lucha heroica de los trabajadores en la huelga de 1954, su objetivo principal es velar por los derechos de los trabajadores. Con el tiempo, los diferentes gremios y sindicatos fueron cooptados por los gobiernos de turno, como una estrategia de apoderarse de los mismos para traicionar o controlar las luchas. Los líderes sindicales y gremiales terminaron siendo engullidos por los partidos Nacional y Liberal, según quien estuviera en el gobierno.

Los sindicatos son organizaciones a las cuales se puede afiliar cualquier trabajador aunque no tenga un título profesional, principalmente en dependencias del Estado, pero también existen en empresas privadas. Famosos son el Sindicato del Sindicato de Trabajadores de la Industria de las Bebidas y Similares (STIBYS), o  bien; el Sindicato de Trabajadores de la UNAH (SITRAUNAH). Se pueden escribir páginas tras páginas de los sindicatos en el país y sus diferentes luchas a beneficio de los trabajadores.

Los gremios están organizados en “Colegios”, en estos solo se pueden afiliar trabajadores con un título profesional específico, entre los más grandes y beligerantes están el de los maestros y de los médicos. En el caso particular de los maestros, existen 6 colegios magisteriales, todos los demás profesionales tienen un solo colegio que les aglutina. Evidentemente, el magisterio siempre fue utilizado por los gobernantes de turno, fueran estos militares, liberales o nacionalistas. En el gobierno liberal de Suazo Córdova (1982-1986) el Colegio de Profesores de Superación Magisterial (COLPROSUMAH) fue asaltado por títeres del gobierno, el intervencionismo en el mismo duró hasta 1994, cuando el presidente liberal Carlos Roberto Reina (1994-1998) puso sus oficios para que, nuevamente se unificara el colegio de mayor membresía en el país.

De burócratas sindicales a burócratas del Estado

Las formas de intervenir las organizaciones sindicales y gremiales han sido diversas, pero, la más utilizada es incidir para colocar a un adepto en la dirección de las mismas, o bien, cooptar a los que ya son dirección para que pasen a formar parte de las estructuras de los partidos políticos.  Otra forma de intervenir en las organizaciones es generar división en los afiliados creando juntas directivas paralelas cuando tanto los sindicatos como gremios son liderados por trabajadores con visión progresista o revolucionaria. El objetivo principal de los gobiernos o de las empresas privadas es el mismo: eliminar las conquistas o beneficios de los trabajadores.

Muchas veces se ha denunciado el papel de los sindicatos existentes en empresas privadas en que las negociaciones para despedir empleados consisten en que la empresa define la cantidad a despedir y el directivo sindicalista decide quienes serán los despedidos. En el 2004, el magisterio nacional defendió el Estatuto del Docente con una heroica lucha contra el gobierno de Ricardo Maduro Joest, la huelga terminó con la traición de 4 presidentes de colegios magisteriales, estos negociaron a espaldas de la base algunos incrementos salariales y la forma en que se iba a recuperar el tiempo perdido, pero la pérdida peor fue la pérdida de los derechos que otorgaba el Estatuto Docente.

Del Golpe de Estado al gobierno de LIBRE

Con la consolidación del Golpe de Estado en el 2009 y el ascenso del Partido Nacional en la administración de las instituciones gubernamentales se vino una gran arremetida contra sindicatos y gremios, principalmente contra el magisterio. La razón fue muy simple: el magisterio engrosó las movilizaciones contra el golpe y fue puesto en la mira de la represión. En marzo del 2011 cuando el magisterio luchaba en defensa del Instituto Nacional de Previsión del Magisterio (INPREMA), vía Decreto Ejecutivo fueron despedidos 305 maestros, el Secretario de Educación del gobierno de Porfirio Lobo (2010-2014) era el ahora difunto, Alejandro Ventura, eterno presidente del Primer Colegio Profesional Hondureño de Maestros (PRICPHMA), el magisterio fue derrotado y aplastado en esa lucha de marzo de 2011.

Con el triunfo de doña Xiomara Castro en las elecciones de noviembre de 2021 y la llegada al poder del gobierno del Partido Libertad y Refundación, muy equivocadamente se creyó que el magisterio sería consentido y que las organizaciones del gremio serían respetadas. No ha sido así. De no cumplirle al magisterio este debe salir a las calles para reclamar sus derechos, aunque el gobierno sea de doña Xiomara Castro.

Al parecer, es política de los funcionarios actuales en la Secretaría de Educación, intervenir los colegios magisteriales para mantenerlos como su propio feudo, los ejemplos más evidentes son; el congreso del COLPROSUMAH en Islas de La Bahía en diciembre del 2022 y la recién directiva paralela del FRC (frente interno del COPEMH) montada en Tegucigalpa el jueves 19 de enero.

La base del magisterio tiene la obligación de no permitir que un gobierno, aunque se haga llamar del “Socialismo Democrático”, intervenga las organizaciones.