Escritos de León Trotsky sobre Ucrania

Este Cuaderno contiene varios escritos de León Trotsky (1879-1940) sobre el problema de la opresión nacional de Ucrania. Estos escritos fueron publicados antes del estallido de la segunda guerra mundial.

A comienzos del siglo XX, antes del triunfo de la revolución bolchevique en Rusia, los marxistas debatieron acaloradamente sobre el problema de la opresión nacional bajo el imperialismo. Antes de 1917, Rusia era una cárcel de pueblos. El zarismo oprimía varias nacionalidades. Por ello, una de las consignas que hicieron posible la victoria militar durante la guerra civil, fue el respeto absoluto a la autodeterminación de las nacionalidades. Bajo esta política, por ejemplo, Finlandia se separó de Rusia a los pocos días del triunfo de los bolcheviques, y estos fueron consecuentes con sus postulados, aceptando la separación.

Esta política de respeto al derecho de autodeterminación de las naciones, impulsada por V.I. Lenin (1870-1924) y los bolcheviques, fue lo que hizo posible construir la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) en 1922, al finalizar la guerra civil. La mayoría de las nacionalidades del antiguo imperio ruso, aceptaron voluntariamente constituir una federación socialista.

Pero después de la muerte de Lenin en 1924, y del ascenso de la burocracia stalinista al poder, la URSS retrocedió al centralismo gran ruso, herencia del zarismo. Por ello, décadas después, cuando la URSS se derrumbó en 1990, volvió a surgir con vigor el reclamo de las nacionalidades que fueron oprimidas bajo el Zarismo primero y bajo el stalinismo después. Una de las nacionalidades que se separó rápidamente de la URSS fue Ucrania.

Refrescando la memoria

La nacionalidad ucraniana siempre ha luchado por constituirse en un Estado independiente. En siglo XIX, la mayor parte de Ucrania fue sojuzgada por el Imperio del Zar de Rusia, la otra arte quedó bajo el control del Imperio austrohúngaro. A finales de la primera guerra mundial, con el triunfo militar de la revolución bolchevique en 1921, la parte de Ucrania que estuvo bajo el control ruso se constituyó como una república soviética, parte integrante de la URSS. No obstante, durante la guerra ruso-polaca (1919-1921) un sector de Ucrania y Bielorrusia soviética tuvo que ser entregado al imperio polaco, conforme el Tratado de Riga, que puso fin a esa guerra.

Hitler tomó el poder casi pacíficamente en Alemania, en 1933, por la errónea política de Stalin, que impidió el frente único de socialdemócratas y comunistas contra el ascenso del nazismo. La Alemania nazi se rearmó e inició rápidamente su política imperial de conquistas y anexiones. En 1938 la Alemania nazi se anexó Austria, después Checoeslovaquia. En este proceso, los Cárpatos de Ucrania se independizaron de Checoeslovaquia, el 14 de Marzo de 1939, pero al día siguiente Hitler permitió que Hungría invadiese ese territorio ucraniano, aunque la invasión militar fue derrotada.

El mapa de Europa, que había sido dibujado a finales de la primera guerra mundial, estaba cambiando abruptamente, producto del resurgimiento del imperialismo alemán, que luchaba por expandir sus mercados y fuentes de materias primas. El 23 de agosto de 1939, en Moscú, los cancilleres de Hitler (Ribbentrop) y Stalin (Molotov) firmaron un pacto de amistad y no agresión, que le permitió a la Alemania nazi y la URSS bajo control stalinista repartirse en territorio de Polonia. Stalin creyó que haciendo estas concesiones a Hitler evitaría la guerra con la Alemania nazi. Con esta división de Polonia, una parte de la Ucrania que había quedado bajo control polaco se reunificó con la Ucrania soviética, bajo el control stalinista. La población de estos territorios sufrió la opresión directa de la burocracia stalinista, que lejos de respetar la identidad nacional, inicio un acelerado proceso de rusificación.

Una vez que Hitler tenía bajo su control a Europa occidental (excepto Gran Bretaña), dio el giro e invadió la URSS el 22 de junio de 1941. La Ucrania soviética sufrió las consecuencias de la maquinaria de guerra nazi. Los nacionalistas burgueses ucranianos, agrupados en el fascista Ejército de Liberación Ucraniano, se aliaron al ejército nazi, y combatieron bajo sus órdenes. El rechazo a la dictadura stalinista hizo que amplios sectores de masas apoyaran la invasión nazi y vieran a la Alemania de Hitler como el mejor aliado para lograr su anhelo de independencia nacional. Craso error!!

La contraofensiva militar del Ejército Rojo permitió, primero, detener a las tropas nazis en Stalingrado, y posteriormente iniciar la marcha hacia Berlín. El sacrificio de las masas soviéticas fue determinante para derrotar militarmente al nazismo en 1945.

Al finalizar la segunda guerra mundial, la URSS surgió como una potencia mundial, pero la opresión de las nacionalidades, lejos de disminuir, se acentuó terriblemente. Con el derrumbe de la URSS en 1990, se inició del proceso de restauración capitalista, --situación prevista por León Trotsky en su libro La Revolución Traicionada--, y la disolución del Estado federal. El parlamento de Ucrania se declaró Estado independiente el 14 de agosto de 1991, abandonando la economía socialista.

Rescatar el método de análisis marxista

Han transcurrido más de dos décadas desde el derrumbe de la URSS, pero el problema nacional de Ucrania no ha sido resuelto con la declaración de independencia. Ucrania se encuentra acechada por las mismas fuerzas que fomentaron su dispersión. Alemania es actualmente el imperialismo hegemónico dentro de la Unión Europea (UE). Rusia se ha convertido nuevamente en un imperio. Ambos imperialismos luchan por devorar a Ucrania.

Los escritos de Trotsky nunca podrán referirse a la situación actual de Ucrania, porque fueron elaborados en otra época, pero si contienen el método de análisis marxista que nos ayudara a comprender fácilmente que lo que ocurre en este momento en Ucrania. Estamos ante una prolongación del problema nacional no resuelto con la separación de la URSS en 1991. Corresponderá a los trabajadores de Ucrania, aliados con los trabajadores de Europa y de la actual Rusia, luchar en conjunto contra ambos imperialismos, por su liberación nacional y el socialismo.

Y los acontecimientos de Ucrania tienen una particular enseñanza para los revolucionarios centroamericanos. La nacionalidad centroamericana continúa dispersa en siete Estados pequeños, oprimida por el imperialismo norteamericano. El gran problema de la reunificación de la patria centroamericana solo podrá ser obra de los trabajadores centroamericanos en alianza con los trabajadores del mundo.

Centroamérica, 6 de Marzo del 2014.

Reunificación socialista de Centroamérica o muerte!!

Orson Mojica

Share