HONDURAS.- Gladys Lanza: luchadora incansable


Por Max Luján

Vivo la violencia de las mujeres en mi cuerpo, en mis sentimientos y también la rebeldía que intento sembrar en ellas. (Gladys Lanza)

El día martes 20 de septiembre, dejó de existir la emblemática luchadora Gladys Lanza, “La Chona mayor”, calificativo con el que era también conocida por su vinculación al Movimiento por la Paz Visitación Padilla; Gladys Lanza fue una de las pioneras de esa reconocida organización que nació en 1984.

Además de su destacada labor como defensora de los derechos humanos, particularmente los derechos de las mujeres, Gladys Lanza marcó también una enorme trayectoria de lucha en el movimiento obrero y sindical del país, donde demostró su combatividad y espíritu de lucha inquebrantable.

Fue una de las destacadas militantes y dirigentes del ex Partido Comunista de Honduras (PCH) hasta su disolución en 1990. Estuvo dentro del movimiento obrero durante más de dos décadas, donde junto a otros luchadores logró grandes aportes en la aplicación del Código del Trabajo.

Lanza fue presidenta del Sindicato de Trabajadores de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (STENEE) a nivel nacional, durante diez años, desde 1986.

También fue vicepresidenta de la Federación Central de Sindicatos Libres de Honduras (FECESITLIH) y fue secretaria de actas de la Federación Unitaria de Trabajadores de Honduras (FUTH).

Su labor la llevó a enfrentar enormes peligros, siendo víctima de agresiones y persecuciones por las tareas que realizó. En el golpe de Estado del 2009, Gladys Lanza participó en las movilizaciones y actividades en contra del golpe de Estado; además, realizó acciones en defensa de las mujeres del Comité que fueron reprimidas en una manifestación de protesta contra el golpe. Entre los tantos peligros que atravesó la dirigente se encuentran los intentos de asesinato; en los 2009 hombres desconocidos dispararon sus ametralladoras frente a la residencia de la dirigente. El 8 de marzo de 2010, en el marco de la celebración del Día Internacional de la Mujer, sujetos desconocidos acuchillaron las llantas del automóvil del Comité por la Paz Visitación Padilla, mientras estaba estacionado frente a las oficinas de la organización.

En ese mismo año, el Movimiento Visitación Padilla recibió la denuncia de Lesbia Pacheco, una empleada de la Fundación para el Desarrollo de la Vivienda (FUNDEVIH), quien denunció acoso sexual por parte de su jefe Juan Carlos Reyes, esposo de la ex ministra de finanzas Gabriela Núñez.

El Movimiento Visitación Padilla le brindó todo el apoyo a la afectada, los plantones y comunicados lograron su propósito, el Juzgado de Trabajo ordenó el reintegro de la afectada, pero el tráfico de influencias revirtió el caso a la Corte de Apelaciones y las amenazas se redoblaron contra el movimiento y contra Gladys Lanza.

Tras este proceso, Juan Carlos Reyes denunció a Lanza por los delitos de injuria y difamación. Reyes pidió dos años de cárcel, el pago de los gastos del juicio y la inhabilitación política de la dirigente. Lanza fue encontrada culpable por un tribunal quien la condenó a 18 meses de prisión. La “Chona” mayor, antes que muriera, estaba esperando la sentencia de un recurso de casación en contra de la condena a 18 meses de prisión.

En una entrevista para la prensa internacional, en abril de 2015, Gladys Lanza se refería a la sentencia del tribunal: “Realmente esta condena es eminentemente política, no encontramos otra explicación frente a una situación que ha ido avanzando, profundizando después del golpe de Estado. El golpe es parte de una estrategia que se ha venido preparando con mucha delicadeza para reprimir al pueblo, por eso no es casual esta sentencia, no es casual tampoco que los niños estén emigrando, que jóvenes sean reprimidos, que la violencia en las comunidades aumente cada día, que los campesinos sean masacrados. Esto solo es un aviso para el movimiento feminista, con la condena se está sentando un precedente funesto, con todo ello, el gobierno manda un claro mensaje: guardar silencio, callarse y no denunciar, el que lo haga pues tendrá cárcel o muerte como ha ocurrido con dirigentes estudiantiles y líderes populares. (https://www.youtube.com/watch?v=_BDB_wFcuac&feature=youtu.be)

El Partido Socialista Centroamericano le rinde un homenaje a esta incansable luchadora, al mismo tiempo reconoce el enorme legado que deja a las generaciones presentes y futuras. También denunciamos la criminalización de la lucha popular por la que muchos dirigentes han sido encarcelados y asesinados.

Share