GUATEMALA.- Violencia contra pobladores de Sacatepéquez

Valoración del Usuario: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Por Juan P. Castel

El pasado martes 3 de julio fue atacada la resistencia pacífica que 12 comunidades de San Juan Sacatepéquez mantenían en  área conocida como “el Puente”, entre las comunidades de San Fe Ocaña y Cruz Blanca, en el referido municipio del departamento de Sacatepéquez. Las 12 comunidades en resistencia denunciaron que cerca de 70 hombres armados con armas de fuego y armas blancas se presentaron al lugar para levantar por la vía de la violencia, disparando al aire e hiriendo a hombres, mujeres, niños y ancianos que se encontraban en la resistencia. La acción armada dejó a una docena de personas con heridas de diferente gravedad, teniéndose que hospitalizar algunos de los heridos.

No es la primera vez que suceden hechos violentos en las comunidades que rodean el emplazamiento de la cementera San Gabriel, propiedad de Cementos Progreso, que en el año 2007 fuera autorizada, en contra de la voluntad popular de las comunidades, por el gobierno de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), para construir la segunda planta productora de cemento más grande del istmo centroamericano y con la cual la cementera pasaría a ser la primera productora a nivel regional.

Con la llegada de la cementera solo se ha incrementado la conflictividad social entre poblaciones contrarias a la cementera y otras que han recibido directamente beneficios económicos de esta, por lo que la escalada de la violencia ha llegado a puntos de paroxismo, como masacres cometidas contra las comunidades que adversan a la cementera, así como la propagación de grupos armados, paramilitares y “ronderos” que como guardia blancas defienden a fuego y muerte los interés de la oligarquía nacional.

Las comunidades se han movilizado el lunes 9 de julio para denunciar la agresión, que es ignorada por los organismos de seguridad del Estado que dejan operar libremente a estas guardias blancas. Las comunidades deben organizar grupos de autodefensa para hacerle frente a estos grupos armados que en pasado ya han cobrado la vida de los líderes y las comunidades que se oponen a la instalación de la cementera.

Share