GUATEMALA.- La huelga de todos los dolores en la Encrucijada


Por Juan P. Castel

El pasado miércoles 15 de marzo fueron expulsados de los edificios que ocupa la Facultad de Medicina en el Centro Urbano Metropolitano (CUM), los integrantes del Comité “¿Autónomo?” de Huelga, respaldado, financiado y sostenido por los violentos integrantes de la mafia que constituyen el Honorable Comité de Huelga de Todos los Dolores de la AEU (en adelante Deshonorables). El lunes 13 de marzo se celebró una Asamblea General de Estudiantes que resolvió en pleno desconocer las actividades de Huelga de Dolores 2017 en los edificios de Medicina y a los dos comités que funcionan para esta época en dicha facultad: Autónomos ligados al Deshonorable y a la ilegal Comisión Transitoria de la AEU y los Matasanos (independientes del Hono) –que sí han respetado la decisión de las masas estudiantiles–. Los Matasanos se habían enfrentado la semana anterior violentamente al Comité contrario y a los sicarios de la AEU, cuando estos últimos provocaran la discordia y tensos momentos de temor en el seno del CUM.

El miércoles 15 marcó desde luego otro retroceso para los gansteriles personajes que han tenido cooptada la histórica Asociación de Estudiantes Universitarios (AEU) desde comienzos del año 2001; retroceso trazado en sus crisis actual y en los golpes de fuerza de las organizaciones estudiantiles dirigidas por las Asociaciones estudiantiles –en el caso de Medicina la reorganizada durante el año pasado, Asociación de Estudiantes de Medicina (AEM)–, Asociaciones que han resistido entre la desorganización, la desidia estudiantil y la dispersión de fuerzas, los embates de estos sicarios al servicio de los hijos de las ultimas ocupaciones militares que acabaron masacrando a las últimas dos generaciones de líderes universitarios (1970 a 1990) y así sepultando la tradición de lucha del heroico estudiante Sancarlista- Hoy paso a paso, caída a caída, los estudiantes se van asimilando y recuperando como baluartes del intransigente rescate de las médulas organizativas del poder estudiantil, como lo son la AEU y su Honorable Comité de Huelga de Todos los dolores.

Estos sucesos se unen a otras batallas en las que la estudiantada se ha erigido como la verdadera voz aglutinadora de la soberanía y la autonomía estudiantil; una Huelga de Dolores marcada con un inicio atípico (miércoles 1ero de marzo), en la que uno de los históricos comités de huelga ligados al Deshonorable, como lo es el Comité de la Facultad de Odontología, decidió romper con estos sicarios y no salir en actividades organizadas por este grupo criminal, actividades que después les ha servido para financiarse sus vidas espurias a costa de devaluar cada año más con la corrupción, la persecución y la violencia contra los verdaderos estudiantes y las tradiciones huelgueras que en el pasado erigieran los ilustres fundadores de la sátira, el sarcasmo y el cinismo huelguero que forman parte de la identidad del estudiante de la única universidad pública del país.

A esto podemos agregar las maniobras de abierto carácter político emprendidas por la Asociación de Estudiantes de Trabajo Social (AETS) y la Asociación de Estudiantes de la Escuela de Historia (AEHAAA). Ante las amenazas explicitas de la parvada de Zopes (Comité de Orden de los Deshonorables) de tomarse por asalto el espacio democráticamente constituido de la AETS, se apresuraron a convocar Asamblea General de estudiantes, docentes, trabajadores y administrativos el miércoles 8 y el sábado 11 de marzo, esto usando como marco las anteriores agresiones, intimidaciones y amenazas del deshonorable contra varios integrantes de la Asociación de Historia, su Comité Alternativo de Huelga de Dolores, así como contra el cuerpo docente, administrativo, trabajador y el estudiantado en general del edificio S1 (T.S e Historia) del Campus Central en 2014, 2015 y en el desfile Bufo, el viernes de dolores de 2016.

Las Juntas Directivas (JD) de las Asociaciones de Medicina, Trabajo Social e Historia han subvertido la lógica paramilitar del Deshonorable y de sus Sub-comités, bastiones serviles (Escuela de Formación de Profesores de Enseñanza Media, Humanidades, Ciencias Económicas, Ciencias de la Comunicación y Psicología) de la violencia reaccionaria de estos sicarios, cambiando las reglas del juego. Así fue como se propuso en las asambleas del Edificio S1: 1) Celebrar las actividades de huelga con la restricción de usar las capuchas al cuello o 2) La cancelación de las actividades de huelga 2017. Siendo los estudiantes del plan diario los que se han tenido que enfrentar a la violencia gansteril de los Zopes del deshonorable, se terminó decidiendo la cancelación de las actividades de Huelga en el S1 durante la semana, mientras que en el Plan Sábado se planteó la Huelga de Dolores con restricciones. En Medicina no varió mucho la política estudiantil, ya que sin capucha se descubre la composición social de los integrantes de los Comités de Huelga y no es cosa rara que ante la votación de las asambleas los comités que son independientes de la AEU, son los únicos que respetaron la decisión de las y los compañeros, sus compañeros de clases, de pasillos y con los que comparten las vicisitudes de la vida estudiantil; propuestas que vienen a trastornar la lógica en que se ha resistido al deshonorable y a los bandidos que tienen secuestrada nuestra AEU e integrar al mayor número de estudiantes, sin importar si son de comités opositores a los gásteres o estudiantes regulares, parte de la lucha y la resistencia a los zopes, en estas que son sus últimas horas vida.

Como en Medicina la lógica de quitar las capuchas desarma rápidamente a los violentos, ya que muchos de los comités ligados al Deshonorable se sostiene con una pequeña participación de estudiantes de primer ingreso que ignoran muchas veces las formas de operar de estos pequeños ejércitos paramilitares y son guiados más por la tradición, el mito y el romanticismo de la Huelga de Dolores de antaño, que ya no es, ni será lo que fue en el pasado. Estas milicias son dirigidas contra los estudiantes por lugartenientes ligados a las empresas de seguridad privada de los chupaderos en la entrada del Campus Central y del CUM, estos últimos propiedad de los caricaturizados y autoproclamados representantes estudiantiles (Guillermo Prera “Pirujo” y Jorge Mario García “Guilligan”), con la indulgencia y participación de las administraciones del ex Rector Estuardo Gálvez y de su sucesor Carlos Alvarado Cerezo.

Ante las brillantes maniobras de la estudiantada para detener la violencia de los sicarios del Deshonorable y sus comités satélites, se han acelerado las amenazas, la persecución y las provocaciones de estos matones –otro síntoma de su crisis terminal– para recuperar el espacio perdido. A la Asamblea de estudiantes de Medicina el miércoles 15 le siguió el desfile del deshonorable en el CUM, que aprovechando la poca asistencia de estudiantes de Medicina por la tarde se han presentado a provocar a la democracia estudiantil cuando esta cuenta con menos fuerza. De manera similar ha pasado en Trabajo Social e Historia, donde se han reunido con la actual JD de la Asociación de Historia los siempre eternos mandaderos del deshonorable (Marco López Rivero alias “Bodoquito”, “Break” oreja de los Zopes en la Facultad de Farmacia y “Chivo”, que siempre ha estado presente en las agresiones de estos gásteres contra los estudiantes que se le resisten); más que una reunión a la que fueron llevamos con argucias, lo que fueron a manifestar los zopes a los representantes de la AEHAAA fue un ultimátum, en el que les advertían a las y los secretarios que sin importar la decisión de la asamblea, ellos entrarían al S1 a cobrar los bonos a estudiantes y docentes de TS y para eso utilizarían capuchas.

Las respuestas de la democracia estudiantil ante la dictadura gansteril siguen siendo contundentes; al desfile de los zopes en el CUM le siguió otra nutrida asamblea de estudiantes que afirmaban la decisión y el respaldo a las asambleas precedentes y a la AEM en la conducción política de la estudiantada. En Trabajo Social e Historia al ultimátum de los sepultadores del movimiento estudiantil, le siguió los pasos de aulas, la difusión de comunicados en que se mantiene firme la posición de respetar las decisiones de la asamblea estudiantil y convocar ante cualquier otra amenaza o ataque inminente de los deshonorables una asamblea estudiantil de urgencia que responda de manera contundente, como anteriormente se ha hecho el poder estudiantil y que ha resistido a sus embates y hasta a sus armas de fuego.

Desde el Partido Socialista Centroamericano (PSOCA) saludamos la movilización permanente de consciencia y de acciones emprendidas por las asociaciones estudiantiles que buscan recuperar en los hechos la soberanía estudiantil de los espacios universitarios, así como a los Comités de Huelga y a los huelgueros que buscan regresar la tradición chabelística junto a las luchas justas del estudiante sancarlista, dejando de lado los privilegios obtenidos de la extorción, la persecución y el amedrentamiento de las y los compañeros estudiantes.

Share