EL SALVADOR.- Paro de transporte, maras, violencia y maniobras

Por German Aquino

Desde primeras horas del día 27 de julio hasta el 31 de julio del presente año muchas de las rutas del transporte colectivo de El Salvador no prestaron el servicio a la población. El paro fue intenso, causando malestar entre quienes nos vemos obligados a usar el ya deficiente transporte colectivo. Ante la falta de transporte público la clase trabajadora salvadoreña y población en general se vio en la necesidad de hacer uso de transporte privado, lo que hiso incurrir en un gasto mayor.

¿SITRAMSS la solución?

Este paro no fue ocasionado por la voracidad de los empresarios del transporte para reclamar aumento de tarifas, o en su defecto el subsidio gubernamental, sino por el llamado realizado por la fracción revolucionaria de la pandilla dieciocho. Este llamado fue acatado por la mayoría de los antiguos empresarios del transporte público, no así por los nuevos empresarios del SITRAMS, quienes aunque utilizando mayor seguridad mantuvieron circulando sus unidades, lo que hiso que la población hiciera mayor uso de este nuevo sistema generándoles mayores ganancias; mientras el tradicional empresariado reportaba perdidas las cuales según Genaro Ramírez presidente de la AEAS, Genaro Ramírez, “rondan los $5 millones, en los 3 días que miles de buses y microbuses han mantenido apagados sus motores”.

Mientras Juan Pablo Álvarez, representante de Rutas Unidas manifestó que “cada unidad genera un ingreso bruto diario entre $180 a $200 y se estima que hay cuatro mil unidades sin circular. Eso implicaría una pérdida diaria $720 mil a $800 mil”. (30/07/2015). En este reciente paro de transporte la población pudo haber percibido que el SITRAMSS es la solución no solo por su rapidez sino también al problema de inseguridad que se vive en el transporte público.

La visión militarista del imperio

Este paro se da en un contexto de un aumento de la inseguridad y la violencia, de la cual se responsabiliza a las maras y las pandillas, en donde el imperialismo aboga por una salida militarista, mientras dichas organizaciones hacen un llamado al dialogo.

El gobierno de Sánchez Cerén ante la inconformidad de la población debido al paro de transporte llama a la calma, al mismo tiempo ve la oportunidad de sacar al ejército para combatir militarmente a las pandillas y a las maras. El conflicto armado entre maras, pandillas y las fuerzas armadas (apoyando a la Policía Nacional Civil) es cada vez más abierto, en algunos lugares adquiere las características de una guerra civil sectorizada.

Durante los años que el FMLN estuvo en la oposición, se mostró conciliador ante el fenómeno social que expresan las maras y las pandillas pero ahora, en su segundo gobierno, ha tomado el mismo camino equivocado de los gobiernos areneros que le precedieron, embarcándose en una salida militar ante el problema de la violencia, que por cierto no es atribuible solo a las maras y a las pandillas sino a las redes de corrupción y de poder que se manejan incluso desde los aparatos de represión del Estado.

La salida militarista planteada por el gobierno de Estados Unidos, a través de su embajador Thomas Shannon al gobierno de Sanchez Cerén dada la amplitud del fenómeno social que representan las maras y las pandillas , vendría a ser una especie de genocidio contra los jóvenes marginalizados de los barrios pobres de El Salvador.

Una demostración de fuerzas

La fracción revolucionaria de la pandilla dieciocho por su parte, presionadas militarmente por el gobierno del FMLN, al convocar al anterior paro de transporte han querido mostrar su fuerza, y lo han logrado. Y es que las pandillas y las maras tienen un alto grado de organización y disciplina, comparable a las guerrillas que existieron en El Salvador y el resto de Centroamérica.

Lamentablemente, una parte de las pandillas y las maras se han convertido o están aliadas con el crimen organizado, y esto facilita los ataques del gobierno del FMLN y aumenta el rechazo de la población. Si algo muestra el actual paro de transporte en El Salvador es una sociedad profundamente dividida y polarizada en torno al fenómeno de descomposición social que reflejan dichas organizaciones.

Nacionalización del SITRAMSS

Desde gobiernos anteriores la explotación del transporte colectivo ha estado en manos privadas de un grupo empresarios   en donde lo que ha predominado no es el bienestar del usuario sino la forma de obtener ganancias, este viejo sistema de transporte público ha quedado estancado, lo que llevo a diseñar un nuevo sistema de transporte público, lo cual estaba en los planes de los planes tanto de la derecha arenera y del FMLN. Con la llegada del FMLN al gobierno se puso en marcha un nuevo sistema de transporte colectivo para el área de San Salvador llamado SITRAMSS, cuya explotación   al igual que en los gobiernos anteriores ha sido otorgada a empresarios privados sobre todo a aquellos que tienen ciertos acercamientos con el partido de gobierno.   Desde el Partido Socialista Centroamericano (PSOCA) consideramos que el SITRAMSS debe ser una empresa estatal bajo control obrero, en donde además del bienestar y la seguridad de las personas que hacen uso de dicho sistema debe predominar el aspecto económico por lo cual los precios del pasaje deben ser menores.

Profundizar el dialogo

El llamado al paro del transporte colectivo por parte de la fracción revolucionaria de la pandilla dieciocho y el sometimiento a dicho llamado por parte de los empresarios del transporte colectivo reflejo la capacidad de dicha organización ahora no se diga lo que serían si buscaran la unidad entre la mara salvatrucha como la pandilla dieciocho de cara a un objetivo común, pareciera que ambas organizaciones no están reacias entre un posible dialogo con el gobierno, el cual debe ser tomado en serio.

Como PSOCA exigimos al gobierno del FMLN que profundice el dialogo y la negociación con las maras y las pandillas que reconozca a estas como un fenómeno social que es producto de la descomposición del capitalismo. La salida militarista planteada por el imperialismo se ha mostrado ineficaz. Muchas de las demandas sociales presentadas por las maras y la pandilla deben ser escuchadas de igual manera implementarse programas de reinserción social.

La lucha debe ser contra los ricos

Al mismo tiempo llamamos a las maras a abandonar las extorsiones y asesinatos contra motoristas, que son hermanos trabajadores.

El día en que la juventud organizada en maras y pandillas abandone esos métodos delictivos y enarbole la lucha social, utilizando su alta capacidad organizativa, junto a los sindicatos y organizaciones populares, temblara la rancia burguesía que siguen teniendo el poder aún bajo el gobierno del FMLN y la burguesía naciente que busca el poder solo para beneficio propio.

Empresarios del transporte restan importancia a planes de gobierno

En el contexto del paro empresarios del transporte colectivo utilizaron la tardanza de Gerson Martínez ministro de Obras Públicas para no reunirse, entre las gremiales que no se reunieron estan ATP, AEAS y Rutas Unidas, los representes de dichas gremiales dieron poca importancia a los planes y compromisos de seguridad presentado por autoridades de la Policía Nacional Civil (PNC) de cara a normalizar el servicio de transporte colectivo.

Al respecto Robert Soriano representante de ATP manifestó: "Lamentablemente esperamos una comunicación de los pandilleros para poder normalizar el servicio debido a que el Gobierno no da garantías de seguridad" (LPG. 30/07/2015), de igual forma Juan Pablo Álvarez, de Rutas Unidas, manifestó que para normalizar el servicio era necesario el “ …el aval de los pandilleros o de un plan articulado del Gobierno para normalizarse el servicio.” (30/07/2015).

ARENA y empresarios aprovechan oportunidad para desgastar al gobierno

La derecha arenera no desaprovecho la crisis generada a partir del paro al transporte público en esta ocasión aprovecho el viaje realizado por el presidente Salvador Sanchez Ceren a Cuba, dicho viaje lo realizo en pleno paro del transporte, al respecto Alberto Romero de ARENA manifestó: "es totalmente repudiable que el presidente Sánchez Cerén abandone el país en medio de crisis tan grande" (30/07/2015). De igual manera lo hiso Margarita Escobar de ARENA quien dijo: "en estas condiciones el Sr Presidente de la República deja al país y se va a sus vacaciones mientras el pueblo sufre" (30/07/2015).

Por su parte el tradicional empresariado salvadoreño lamento las pérdidas causadas por el paro al transporte colectivo dichas pérdidas según Luis Cardenal presidente de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador (Camarasal). Asciende a un aproximado de 20 millones de dólares por día. Agregado a las perdidas manifestó: “hay otras consideraciones que hacer y es que en los días del paro no llega toda la gente a trabajar y además se labora menos horas”. Lo anterior refleja las verdaderas preocupaciones por el empresariado salvadoreño como lo son las ganancias y que los trabajadores les hechos a andar sus medios de producción y sus negocios. Al empresariado no es que realmente le interese la seguridad de la clase trabajadora.

La Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) no se queda atrás y aprovecha la oportunidad para criticar al gobierno al respecto Jorge Daboub señalo que “…estamos cosechando toda la incapacidad del gobierno anterior y la falta de voluntad del gobierno actual. Las empresas han tenido que cerrar temprano y eso afecta la producción…el gobierno anterior no tuvo política pública de seguridad, se sustentó en una tregua que no funcionó, que fue falsa, el gobierno mintió en eso y entonces, hoy estamos cosechando mucho de lo que eso generó para el país…”(30/07/2015). Como podemos ver el paro al transporte va ligado al problema de inseguridad que vive el país, para la derecha dicho problema es generado por la incapacidad del gobierno, pero no dice que es producto de la descomposición del sistema capitalista y de las políticas implementadas por los anteriores gobierno de la derecha arenera.

Share