02162020Dom
Last updateMié, 12 Feb 2020 10am

GUATEMALA.- Comunicado de personal de Psicología respecto a la crisis actual de la USAC

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Las y los profesionales y estudiantes de la Maestría en Psicología Social y Violencia Política de la Escuela de Ciencias Psicológicas de la Universidad de San Carlos de Guatemala manifiestan a la comunidad universitaria y a la sociedad guatemalteca su honda preocupación por la complejidad de la situación que ha llevado a la paralización de las actividades ordinarias de la Universidad y su trascendencia. La ausencia de diálogo es uno de los elementos principales de la crisis actual y, posiblemente, el más importante para determinar la duración tan extendida de este conflicto.

Las demandas planteadas por la organización estudiantil EPA no son la causa de la actual crisis sino el resultado de un largo proceso de desatención a las funciones prioritarias de la Universidad por los dirigentes institucionales durante casi veinte años. La apatía generalizada para generar respuestas a ese grave error es un hecho que debe llamarnos a la reflexión. En el período indicado, la dirección política, la administración y la planificación de la Universidad de San Carlos de Guatemala –desde el Consejo Superior Universitario hasta la Asociación de Estudiantes Universitarios– han llegado a ser ostensiblemente ocupadas por intereses ajenos a las razones de ser de la Universidad, lo cual es una de las principales justificaciones del movimiento de EPA.

POR LO ANTERIOR, MANIFESTAMOS PÚBLICAMENTE LO SIGUIENTE:

1. La autonomía universitaria es un bien irrenunciable de la Universidad de San Carlos de Guatemala como universidad pública, que tiene concepciones e implicaciones de naturaleza académica, política, administrativa, legal, financiera y moral de gran trascendencia para el fiel cumplimiento de las responsabilidades asignadas por la Constitución  Política de la República. Los riesgos que existen para reducirla o limitarla no provienen sólo desde los ámbitos legal y formal. Su comprensión y aplicación deben siempre ser cultivadas y defendidas por los universitarios. La presente es una gran ocasión para promover la discusión y el debate sobre los alcances del concepto y la práctica de la autonomía universitaria.

2. Respaldamos los planteamientos estudiantiles y de muchas personas universitarias que han hecho pronunciamientos similares en años anteriores en favor de una representación más justa y legítima en los cargos universitarios, una readecuación de las normas internas y, principalmente, un desarrollo académico acorde con la situación general del país, los problemas de sus habitantes y las aspiraciones legítimas de la sociedad guatemalteca y los pueblos que la integran.

3. Demandamos del Consejo Superior Universitario que oriente a toda la comunidad universitaria para que tenga una actitud sumamente responsable que limite las expresiones que tienden a la violencia institucional y a producir acciones de descalificación, acoso y agresión, ya sea contra los estudiantes de la organización EPA, así como contra cualquiera otra persona miembro de la comunidad universitaria. La vía de la negociación y el diálogo son medidas propias de los universitarios; las de fuerza, no. El Consejo Superior Universitario debe dar ejemplo de ello.

4. Exhortamos a toda la población universitaria a participar en la construcción de un Congreso de Reforma Universitaria que, tal como ha sido propuesto por EPA y convocado por el Consejo Superior Universitario, nos conduzca a propiciar los cambios de fondo que necesita la Institución. La oportunidad que EPA ha creado en este sentido debe ser reconocida como un aporte positivo. Nuestra Universidad debe ser ejemplo en el movimiento universitario de Guatemala, para reflexionar y conducir los cambios necesarios sin afiliaciones doctrinarias, con amplia participación, de una manera plural, crítica y profundamente autocrítica, por medio de un Congreso que sea real,  deliberativo, vinculante y no sólo formal. No deseamos que sean repetidas algunas experiencias de reducción de “congresos de reforma” anteriores a conclusiones que sólo existen en papel.

5. Por los procesos vividos últimamente, toda las y los universitarios debemos involucrarnos en el proceso general del Congreso de Reforma Universitaria. Todas y todos con conciencia e identificación institucional, debemos afrontar nuestros derechos y nuestra responsabilidad ante un nuevo impulso de reflexión y transformación para que no sea infructífera la presente experiencia. Ésta debiera conducir a un proceso democrático de renovación institucional con amplia participación de todos los sectores universitarios, pensando siempre en nuestra verdadera misión como universidad pública.

6. Deseamos un proceso de Reforma Universitaria que supere las orientaciones que desde la visión neoliberal se están imponiendo a la educación pública superior a partir de los análisis centrados en lógicas mercantiles, como los análisis de productividad y eficiencia que sugieren que deben disminuirse el presupuesto público destinado a las universidades y sustituir los aportes estatales por otros provenientes de organismos internacionales o de entidades privadas que orientan la educación hacia las necesidades empresariales. Con ello se erosiona la autonomía y se aparta a la educación superior del rol social que le corresponde desempeñar en nuestros países.

7. Para contrarrestar esas amenazas, proponemos una transformación universitaria que se oriente al fortalecimiento de la autonomía, el pensamiento crítico y de los nexos entre universidad y sociedad. Proponemos programas educativos que consideren tanto la educación propia de las particularidades de cada carrera, como la necesidad de formar profesionales con fundamentos para intervenir críticamente desde la educación, la investigación, la propuesta y la práctica en la solución de los problemas nacionales.

Necesitamos una universidad pública que prepare a sus egresados para el ejercicio democrático, el diálogo y el debate, el desarrollo de las ciencias, el desarrollo humano integral y el servicio social.

Guatemala, septiembre de 2010

No. Nombre No. Colegiado Colegio Cédula

1 Fermina Mendoza A1-637385

2 Brígida García Ticas 6756 Humanidades

3 Lilian Medina 5327 Humanidades

4 Walter Francisco Mendez C. Carne. 100009372

5 Mildred Figueroa 3151 Humanidades

6 Manuel González Ávila 400 Estomatológico

7 Julio Valdez 6990 Humanidades A1-781805

8 Gilberto Ramiro Orozco 466 Psicología

9 Héctor Roberto Roche Pérez 7723 Humanidades

10 Edith Ríos de Maldonado 1239 Humanidades

11 Dora Luvia Ruiz Méndez 6271 Humanidades C3 8439

12 Margarita Girón 1331 Psicología B-2 10530

13 Patricia Contreras A1-498207

14 Judith Erazo A-1 433349

15 Roberto Rubio Rodas A1-742105

16 Rubén Álvarez 12,057 Humanidades

17 Paula Irene del Cid Vargas A-1 662645

18 Maya Varinia Alvarado Chavez 8090 Humanidades

19 Marcelo Colussi 007 Humanidades

20 Mayra Barrios 4497 Humanidades

21 Marina de Villagrán 647 Psicología

22 Gloria Esquit A-1 535400

23 Mónica Pinzón 6761 Humanidades

24 Cristian Cermeño 1511 Psicología

25 Marisol Rodas 1457 Psicología A1-119638

26 Mirna Ramírez

27 Eva Galich 8550 Humanidades

28 Ana María Méndez

29 Alma Coguox 7251 Psicología

30 Mariano González 6326 Humanidades

31 Connie Reyes A1-1087163

32 Susan Yela 1269 Psicología

33 Efraín Abismael Villagrán A-1 555762

34 Eridenia Martínez O16 97455

35 Dense Phé A-1 950537

36 Raúl Zepeda 82 Sociólogos Abogados

37 Olga Alicia Paz Carné: 100009392

Share

Comentarios potenciados por CComment