08072020Vie
Last updateMié, 05 Ago 2020 5pm

NICARAGUA: ¡No a la posposición de las elecciones en la costa caribe!

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Active Image

Sobre la posposición de elecciones en la Costa Caribe

Impotencia y colaboración del liberalismo

Por Victoriano Sánchez

Después del paso del huracán Félix el año pasado, el presidente Ortega declaró que el desastre era tan grande que no había condiciones para realizar elecciones municipales en la Región Autónoma del Atlántica Norte (RAAN). Casi de inmediato, el gobierno regional de la RAAN, contralado por el FSLN con el apoyo de un sector de ex contras de YATAMA, dirigida por Brooklin Rivera y Steadman Fagoth, solicitaron al Consejo Supremo Electoral (CSE) la posposición de las elecciones en los municipios de Bilwi (Puerto Cabezas), Waspam y Prinzapolka.

 

Resolución antidemocrática del CSE

En base a esta petición, el Consejo Supremo Electoral (CSE) emitió una resolución el pasado 4 de abril, mediante la cual ordenó suspender las elecciones en estos tres municipios, trasladando los comicios de Noviembre del este año hasta el ultimo domingo de abril del año 2009, es decir, posponiendo las elecciones por cinco meses.

En realidad, el CSE no tiene facultades para posponer las elecciones, porque crea una discriminación para los indígenas que habitan esa zona de la Costa Caribe. Mientras en el resto de Nicaragua, los ciudadanos tendrían derecho a elegir a sus autoridades municipales, en esa zona el CSE impondría autoridades provisionales o ampliaría el mandato de las ya existentes, lo cual es igualmente inconstitucional. Nadie puede arrogarse el derecho del pueblo de elegir democráticamente a sus autoridades.

Lucha callejera en Bilwi

Las manifestaciones a favor y en contra de la proposición de las elecciones se produjeron el mismo día en que el CSE dio a conocer su inconstitucional resolución. El otro sector de YATAMA, dirigido por Osorno Coleman, “Comandante Blas”, aliado del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), inició movilizaciones en Bilwi, protestando contra la suspensión de las elecciones.

Los partidarios de la suspensión de las elecciones se tomaron el aeropuerto de Bilwi, e impidieron temporalmente que los diputados liberales Enrique Quiñonez y José Pallais, se bajasen del avión. Posteriormente fueron rescatados por una enorme masa de simpatizantes que demandaba la realización de las elecciones en Noviembre de este año. Se produjo un enfrentamiento violento entra las dos facciones de YATAMA, que produjo varios heridos. La Policía y el Ejército intervinieron restaurando el orden público, pero los ánimos siguen muy tensionados. Los dirigentes de ambos sectores se acusaron mutuamente de promover la violencia.

¿Nerviosismo en la oposición?

El liberalismo unificado, (PLC mas Movimiento Vamos con Eduardo) se ha mostrado nervioso con la posposición de las elecciones, pero esto es parte del doble discurso de los dirigentes liberales. Los magistrados liberales del CSE no apoyaron la resolución de la posposición de las elecciones, no votaron en contra, pero contribuyeron a que hubiera quórum para poder realizar la reunión y que los magistrados sandinistas tomaran esa resolución.

El problema de Arnoldo Alemán y el PLC es que forman parte de los poderes e instituciones del Estado y desde ahí colaboran con el gobierno de turno, pero por otro lado fingen estar en la oposición para no perder el caudal de votos del antisandinismo, para que Eduardo Montealegre no capitalice el descontento de los antisandinistas.

Pero Eduardo Montealegre ha formado una alianza electoral con el PLC y ya no puede criticar tan abiertamente a su antiguo enemigo. María Eugenia Sequeira, diputada eduardista, alertó: “No lo aceptamos bajo ningún punto, no tiene ninguna legalidad, porque han violado la Constitución Política y la Ley Electoral (…) hoy son los costeños y mañana somos los del Pacífico a los que se nos cercena el derecho de elegir a nuestras autoridades” (El Nuevo Diario 08/04/08)

Congelamiento de la ley anti fraude energético

La impotencia de la oposición burguesa de derecha es más que evidente. La oposición está pensando en introducir recursos de amparo, recursos por inconstitucionalidad. Se niega a movilizar a sus simpatizantes por la defensa de las libertades democráticas que el gobierno está atacando. En Managua, el Movimiento por Nicaragua (MpN) se ha convertido en furgón de cola de la impotencia de la oposición burguesa, al convocar a una marcha que reunió solamente a 300 personas, la mayoría de ellos diputados y dirigentes locales de la derecha.

Y como no pueden hacer nada, porque Arnoldo Alemán decidió apoyar la posposición de las elecciones, lo único mecanismo de presión que les ha quedado es suspender la aprobación de la Ley anti fraude energético, que el gobierno de Ortega tanto necesita. Los alcaldes del PLN en la costa Caribe acaban de solicitar oficialmente al CSE la posposición de elecciones municipales en toda la costa Caribe, es decir, en la RAAN y la RAAS.

Fracasa la mayoría liberal

Supuestamente entre las dos bancadas liberales hacen 52 votos, pero en realidad no es así. Desde hace algún tiempo el FSLN ha actuado hábilmente, buscando aliados en las otras bancadas, al grado que está a punto de conseguir los 47 votos necesarios para hacer quórum y aprobar las leyes ordinarias. De lograrlo, se acabaría el mito que los liberales son mayoría dentro de la Asamblea Nacional.

De la misma forma en que la “oposición” conservadora colaboraba con el gobierno de Somoza, ahora la mayoría de diputados y magistrados liberales colaboran con el gobierno de Ortega. Las banderas partidarias son de diferentes colares, pero el sistema político basado en el consenso y el pacto bipartdista se mantiene, por encima de la democracia que todos dicen defender.

Pero el fracaso más importante ocurro recientemente, cuando la supuesta mayoría liberal intentó votar un decreto legislativo ordenando realizar elecciones en todo el país. El resultado fue catastrófico: no lograron siquiera hacer quórum!.

Arnoldo Alemán ha aprovechado la coyuntura para formar una comisión de dialogo con el FSLN, lo que presagia un nuevo pacto entre ambos partidos, debido a que en Junio se debe elegir un nuevo combo de magistrados de la Corte Suprema de Justicia y del CSE.

¡No a la suspensión de las elecciones!

El Presidente Ortega insiste en “recordar que allí hay un régimen de Autonomía, y la última palabra no la tiene ni el Presidente de la República ni la Asamblea Nacional ni el mismo Consejo Supremo Electoral. La última palabra la tiene el Consejo Regional, así lo manda la Ley de Autonomía (…)”. (La Prensa 01/04/08)

Los juristas sandinistas y liberales blanden sus espadas en una discusión incomprensible, que en el fondo es de carácter político: puede el CSE suspender las elecciones? ¿Qué intereses se mueven para suspender las elecciones en tres municipios?

En primer lugar, no corresponde al CSE suspender el derecho al voto de los indígenas miskitos, aunque sea por espacio de cinco meses. Cualquier posposición de las elecciones debe ser decidida únicamente por el propio pueblo a través de mecanismos democráticos. Lo anterior implica organizar un proceso electoral y con ello se cae el argumento de que no se pueden realizar las elecciones. En el caso de los indígenas, debido a que poseen una organización comunal, ellos deben decidir si votan o suspenden las elecciones.

En segundo lugar, tanto el FSLN y sus aliados de YATAMA están muy preocupados porque, después de la devastación causada por el huracán Félix, los flujos de ayuda internacional no alcanzaron las metas propuestas. No hay construcción de viviendas, no hay trabajo, las condiciones de visa son infernales. En estas condiciones, indudablemente que el FSLN y su aliado YATAMA perderían el control del gobierno de la RAAN.

En tercer lugar, la oposición de derecha no va ser consecuente en esta lucha democrática, porque Arnoldo Alemán y el PLC están amarados con el gobierno sandinista, y están dispuestos a compartir el poder por un largo rato.

En cuarto lugar, de lo anterior se desprende que los indígenas miskitos deben organizarse de manera independiente, tanto del FSLN como del PLC, romper con la dirigencia de ambas corrientes de YATAMA, y constituir una organización indígena independiente que luche no solo contra la posposición de las elecciones, sino también que lucha por el derecho a al trabajo, a la vivienda digna, al financiamiento para la pesca artesanal, para los mineros y agricultores de la zona.

Share

Comentarios potenciados por CComment