05252022Mié
Last updateDom, 22 May 2022 7pm

NICARAGUA.- Ejemplar lucha del Adulto Mayor

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 


Por Diego Lynch

Nicaragua se ha caracterizado por ser un país con un gran problema dentro de su sistema de Seguridad Social, pero esto se debe al mal manejo y mala administración de dicha institución y de las cotizaciones de sus afiliados; ha sido manoseado el dinero que estos cotizan y muchos de ellos ni siquiera lo han recibido de regreso una vez se jubilan. La Unidad Nacional del Adulto Mayor (UNAM) tiene alrededor de 6 años de lucha solicitando que se les entregue una pensión reducida proporcional al número de semanas cotizadas, ya que ellos no pudieron cumplir con 750 semanas que establece la Ley de Seguridad Social.

Cronología del Desastre

Entre los años 1957 a 1979; durante la dictadura Somocista, el seguro social en Nicaragua era diminuto y con un funcionamiento limitado. Se basaba solamente en la relación laboral y no existía un sistema de protección al trabajador. El seguro social no se encontraba en todo el país, solamente en algunos departamentos y constaba con apenas 120 mil asegurados, del cual solamente el diez por ciento eran mujeres. Fueron 25 años sin crecimiento alguno ya que no cubría a todo el país. (Dr. Manuel Ruiz; especialista en Seguridad Social).

Luego del triunfo de la Revolución, entre los años 1980 y 1990 se inició el proceso de expansión del seguro social en todo el país, ampliando los servicios brindados a los asegurados y fusionando el seguro social con el bienestar social, lo que dio paso a que surgiera el INSSBI. En los años 90 la administración fue muy mala, al punto de buscar la privatización, intento que fracasara; sin embargo se privatizó la atención en salud, creando así las Empresas Medicas Provisionales. Durante el gobierno de Violeta Chamorro hubo otros retrocesos importantes. El seguro social abandonó a los trabajadores del campo, y de 75 mil afiliados que existían en los años 80 el número se redujo a 3 mil. También se reformaron varios decretos, lo que conocemos como “las tres tristezas”. Se reformó el artículo 44 que brindaba Pensiones Mínimas Vitales a personas inválidas, las que no habiendo cumplido los requisitos de cotización sí cumplían con un tercio de ese período. Se reformó el artículo 56 referido a la pensión de vejez y se reformó el artículo 114, que beneficiaba a personas que habían solicitado pensión antes de 1982. Se redujo la cobertura y se abandonó un sinnúmero de programas sociales como los CDI. (FUENTE: http://www.envio.org.ni/articulo/4233).

Posteriormente, en el año 2000 se aprobó la Ley 340, Ley del Sistema de Ahorro para Pensiones. El punto más debatido de esta Ley fue la mayor dureza en los requisitos establecidos para tener derecho a pensión, se elevaron las cotizaciones del empleado y del empleador y desapareció el aporte del Estado. La tasa de cotización seria del 10.5%: un 6.5% corresponde al empleador y un 4% al trabajador. Anteriormente, la tasa era de 5.5%: 1.75% lo aportaba el trabajador, 3.5% el empleador y 0.25% el Estado. Se mantuvo la edad de retiro en 60 años, pero se duplicó el número de años de cotización requeridos: de 15 a 30 años. La pensión de invalidez total pasa del 56.3% al 70% del salario, pero el salario ya no se calcula en base al promedio de los últimos 5 años, sino de los últimos 10 años. (Informe Pastran; Domingo 23 de Junio del 2013).

Luego de que el Frente Sandinista volvió al poder en el año 2007, un gran número de adultos mayores iniciaron una lucha para que se les entregara una pensión reducida y proporcional a la cantidad de semanas cotizadas. Sin embargo el FSLN jamás les dio una respuesta y vino dando largas a las demandas presentadas, apostando al desgaste y cansancio de los ancianos, tratando de engañarlos con unas migajas: una canasta básica reducida, lentes y un bono solidario, sin embargo este no era constante y no se podía gozar de el mismo todos los meses, lo que hacía que la UNAM se activara en su lucha constantemente.

Instalaciones del INSS Tomadas

Ante las negativas y los engaños del Gobierno, que evita dar una solución a todos los ancianos miembros de la UNAM, estos decidieron arreciar sus protestas, organizándose en la capital y departamentos más importantes del país, procediendo el día lunes 17 de Junio a tomar las instalaciones del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) a nivel nacional. Los miembros de la UNAM informaron que se habían tomado de manera permanente las cinco delegaciones del INSS en la capital y todas las delegaciones departamentales. Porfirio García, Presidente de la UNAM, expresó que seguirían con su protesta de manera permanente, y que incluso ellos dormirían en las delegaciones donde ellos mantienen presencia.

Policía reprime a golpes

Luego de tres días de protesta, los ancianos que se encontraban en las afueras de las instalaciones del INSS intentaron hacerle llegar comida y agua a los que se encontraban dentro, a quienes la administración les mando a cortar la luz y el agua para que estos desistieran de su lucha. Sin embargo, la policía reaccionó violentamente y mandó a cercar con cordones policiales los alrededores del INSS, agrediendo a golpes y empujones a todos los ancianos y decomisándoles la comida y toda la ayuda que intentaban hacerle llegar a sus compañeros de lucha.

Los adultos mayores y un grupo de jóvenes acompañados por representantes del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, derribaron primero la cerca de hierro instalada a una cuadra al sur del edificio del INSS, y luego hicieron retroceder al cordón de policial para avanzar hacia el norte. Para evitar que los manifestantes entregaran agua y alimentos a los adultos mayores, la Policía formó otro cordón y replegó a los que realizaban el plantón en horas de la tarde. Los ancianos que se plantaron desde el lunes a las puertas del INSS Central, clamaban por agua alzando recipientes vacíos porque les cortaron el agua potable, según la UNAM, “como medida de presión para que abandonen el lugar”. (El Nuevo Diario; 20/6/13).

Según declaraciones brindadas por el Jefe de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, el Comisionado Mayor Fernando Borge, indico que ellos tienen órdenes de no dejar entrar alimentos ni agua ya que es una ocupación ilegal. “No se permiten las tomas de instituciones públicas, la Policía Nacional no ha agredido a nadie, solamente se han dado momentos de tensión”

Jóvenes y “sociedad civil” se unen a la lucha

Ante la represión de la que habían sido víctimas los ancianos, la población nicaragüense y en especial los jóvenes se volcaron de manera masiva a las instalaciones del INSS en apoyo a la lucha del adulto mayor. Grandes grupos de personas se hicieron presentes y se quedaron a dormir en las calles apoyando a estos ancianos, organizaron peñas culturales y gritaban consignas mientras los cordones policiales continuaban resguardando el edificio

Es importante el apoyo que la juventud nicaragüense brindó a los ancianos en esta lucha. Sin embargo los partidos políticos de derecha intentaron tomar ventaja de la misma y se quisieron montar en la protesta de la UNAM para sacar rédito político de la misma. Intentaron manipular e influenciar a los jóvenes y ancianos, sin embargo estos fueron expulsados a empujones de los plantones en los cuales se hicieron presentes.

De esta situación el Gobierno Central intentó sacar provecho y desvirtuó la protesta aduciendo que la derecha trataba de hacer quebrar al INSS, y durante la madrugada del domingo movilizó a sus brigadas de choques integradas por jóvenes antisociales de los barrios. De manera sorpresiva llegaron donde se encontraba el plantón y con tubos, bates y armas agredieron, golpearon y robaron a ancianos y jóvenes que protestaban de manera pacífica. Rosaura Berríos, de 64 años, aseguró ser víctima de robo por ser parte de la protesta a favor de la pensión reducida: “se llevaron mi bolso con ropa, se transportaban en vehículos de la Alcaldía de Managua, encapuchados y con garrotes, nos querían golpear y tuvimos que refugiarnos en una gasolinera”. Cercano al lugar donde los miembros de la UNAM mantenían su protesta, también se encontraban sus opositores a la protesta, incluyendo la rotonda de Plaza Inter y las cercanías del INSS, manteniendo en el centro al grupo de adultos mayores (El Nuevo Diario; 24/6/13).

Ancianos doblegan al gobierno

El líder de los adultos mayores, Porfirio García, acogió una propuesta del gobierno de restablecer las negociaciones para lograr su pensión reducida, al tiempo que agradeció la voluntad expresada por las autoridades después de una marcha que culminó cerca del edificio central del INSS, donde los demandantes cumplían ocho días de protestas (El Nuevo Diario; 25/6/13).

Pensión reducida de inmediato

El Partido Socialista Centroamericano (PSOCA) hace un llamado a los ancianos integrantes de la UNAM a continuar su lucha; instamos a los jóvenes y a la población en general a continuar apoyando esta causa y no dejarse influenciar ni maniobrar por los políticos que lo que pretenden es sacar provecho de esta lucha. Exigimos al gobierno de Daniel Ortega y del Frente Sandinista a cumplir con este derecho, hay que devolverles el dinero cotizado, brindarles una atención médica gratuita y de calidad, entregarles mes a mes una canasta básica para su alimentación. Que la Policía Nacional no reprima más a la población; denunciamos el actuar de las autoridades policiales y del gobierno que utilizó la violencia para amedrentar a nuestros ancianos.

Por la lucha del adulto mayor ¡pensión reducida de inmediato!

Share

Comentarios potenciados por CComment