08072020Vie
Last updateMié, 05 Ago 2020 5pm

NICARAGUA.- Rancho Grande y su lucha contra la minería

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

 
Por Diego Lynch
A inicios del pasado año 2012 la empresa minera Canadiense de nombre B2Gold confirmó el inicio de la explotación de una nueva mina en Rancho Grande, después de que pasara alrededor de seis años explorando las tierras.
Según Martin Espalza, personero de B2Gold, el proyecto se llevaría a cabo en la Mina El Pavón; esto previa consulta con las autoridades locales y con la población, para efectos de valorar el impacto ambiental. De igual forma señaló que esta sería una forma de generar empleos, sobre todo para las regiones cercanas a la cantera (27 de abril del 2012; prensalibre.com).
Pobladores dicen “No a B2Gold”
La mayoría de la población en Rancho Grande ha demostrado su rechazo ante la explotación minera, y dicen que dos cosas están claras en relación a este tema: la primera es que de abrirse el proyecto a cielo abierto El Pavón, se destruiría el entorno ecológico de la zona; y la segunda es que el proyecto de la empresa canadiense es para saquear el patrimonio de la gente (La Trinchera de la Noticia; 5 de abril del 2013).
La población ha realizado un sinnúmero de marchas en protesta contra las actividades mineras en la zona de la transnacional Canadiense B2Gold en Matagalpa. La protesta contó con el apoyo de más de 32 organizaciones públicas y privadas. De igual forma participaron la iglesia, autoridades municipales, ambientales, organizaciones no gubernamentales, productores de Waslala, de La Dalia, grupos feministas, estudiantes, maestros y pobladores vecinos de la zona donde se realizó la protesta (La Prensa; 11 de abril del 2013).
Quieren comprar conciencias
Ante el rechazo de la población y las protestas para que esta empresa no lleve a cabo la explotación minera, B2Gold ha iniciado una campaña sucia por medio de la cual está intentando comprar y sobornar a las autoridades tanto municipales como eclesiásticas de Rancho Grande, las cuales tienen una gran influencia sobre dicha población.
Al padre del pueblo le ofrecieron una camioneta de lujo para que se movilizara por las comunidades; de igual forma le ofrecieron pagar los proyectos sociales de la parroquia y a todo el personal que se involucra en el desarrollo de las obras. Esto con el fin de que hiciera campaña a favor de la empresa canadiense. Así mismo a María Isabel González Amador, actual Alcaldesa de Rancho Grande, quien ha mantenido una postura de “no a las empresas mineras”, le ofrecen continuamente los vehículos de la empresa para cuando la alcaldía tenga dificultades con sus medios. También le enviaron canastas navideñas y otro tipo de donativos, los cuales han sido rechazados, ya que este proyecto vendría a destruir el entorno ecológico y a saquear el patrimonio de la gente. La población ha expresado que “Aquí no están en Mina El Limón (León), La Libertad o Santo Domingo, en Chontales”. Solo en este año la empresa piensa llevarse de Nicaragua unas doscientas mil onzas de oro para venderlas en un mil ochocientos dólares cada onza (La Trinchera de la Noticia; 9 de Abril del año 2013).
Silencio del Gobierno
El Gobierno del Frente Sandinista es quien ha venido otorgando las licencias para que esta empresa transnacional saquee el oro de nuestro país y destruya nuestra riqueza ecológica. Esas empresas que pagan grandes cantidades de dinero al gobierno para que les otorguen las licencias son los nuevos colonizadores españoles.
El gobierno trata de engañarnos alegando que esto traerá más trabajo a los nicaragüenses, cuando realmente lo que hacen es explotarlos por cien miserables córdobas al día (el equivalente a 4 dólares); los hacen trabajar en condiciones deplorables e inseguras, y se roban nuestras riquezas.
Lucha por el control del consejo municipal
Debido a que las municipalidades están involucradas en las concesiones mineras, hay un tremendo forcejeo por el control del consejo municipal de Rancho Grande. La mayoría de concejales liberales hasta el momento se han mantenido firme y se oponen el control que pretende ejercer la alcaldesa sandinista.
¿Cuánto tiempo resistirán? No lo sabemos, lo que si sabemos es que el pueblo en las calles se opone a la concesión minera, y esta voluntad popular debe respetarse, ya que la minería de cielo abierto es destructora del medio ambiente. La lucha por control del consejo municipal en el fondo es la lucha por imponer la concesión minera.

Share

Comentarios potenciados por CComment