09242022Sáb
Last updateJue, 22 Sep 2022 9pm

GUATEMALA: La tierra no se vende, ¡se defiende!

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 
Normal 0 21 false false false ES-NI X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4

 

Por Alfredo Toj

El pueblo organizado de Guatemala silencia a los sectores hegemónicos del país con lucha organizada en toda la República.

Comunidades indígenas y campesinas de todo el territorio guatemalteco, con el apoyo solidario de los demás sectores del movimiento popular (obreros, estudiantes, artesanos, artistas y organizaciones cívicas y políticas de izquierda, así como religiosas), realizaron acciones de protesta contra la explotación minera, la construcción de hidroeléctricas, la cementera en el municipio de San Juan Sacatepéquez, el cese a la represión y criminalización de las luchas de los pueblos y la liberación de los presos políticos en Guatemala; siendo la acción de mayor impacto la multitudinaria marcha que decenas de miles de vecinos del municipio de San Juan Sacatepéquez realizaron desde sus comunidades hasta la Ciudad Capital, caminando aproximadamente 40 kilómetros para expresar su inconformidad con la construcción de una cementera en el municipio, que amenaza con serios daños al medio ambiente y a la salud de los pobladores, que se verán afectados por la destrucción de los bosques, escasez de agua, contaminación del aire e infertilidad de los suelos.

Las y los pobladores de San Juan, conscientes del peligro que acecha a sus comunidades y a las futuras generaciones, encontraron el respaldo de todas las comunidades a nivel nacional que también padecen por los riesgos de la explotación inmoderada de los recursos naturales en todas las regiones del país, desde las comunidades del occidente que luchan contra la explotación minera, la construcción de hidroeléctricas, la exploración y explotación petrolera, en los departamentos de San Marcos, Huehuetenango, Quiché (occidente y noroccidente), Baja Verapaz y Alta Verapaz (centro y norte), hasta comunidades del Oriente y Nororiente en los departamentos de Jalapa e Izabal, que luchan por evitar la devastación de sus bosques y sus ríos.

Las acciones iniciaron desde la noche del domingo, cuando las comunidades de San Juan Sacatepéquez bloquearon el ingreso y salida del municipio, impidiendo la circulación de transportes y suspendiendo actividades en el lugar. A eso de las 8:00 am del lunes 13, los vecinos iniciaron la marcha hacia la capital. Aproximadamente 15 mil personas llegaron a la Ciudad de Guatemala a eso de las 17:00 horas, alojándose en las instalaciones del Centro Universitario Metropolitano, CUM, de la Universidad de San Carlos de Guatemala.

Es importante mencionar el apoyo y solidaridad de las organizaciones estudiantiles revolucionarias hacia el pueblo de San Juan, recibiendo a los manifestantes con actividades artísticas y culturales, apoyando en la realización de mantas para la marcha y en la logística del alojamiento. Denunciamos y rechazamos la actitud reaccionaria de la administración del lugar, al no habilitar los edificios ni salones necesarios para la cantidad de personas, teniendo muchas que dormir en la intemperie; igualmente al limitar los servicios sanitarios y agua potable, por lo cual se justifican todas las acciones realizadas para recuperar los espacios de la universidad, tomando en cuenta que las instalaciones universitarias son bien de todo el pueblo de Guatemala y no de los administradores, y recordando que ante actitudes reaccionarias son necesarias posturas contestatarias.

Martes 14, La Marcha: ¡Las calles se conquistan con lucha organizada!

La marcha salió del CUM alrededor de las 8:00 horas hacia el Trébol, para enfilarse luego hacia la zonas 9, 10 y 13 de la Capital, donde se ubican las centros administrativos de la burguesía, pasando por las oficinas de Cementos Progreso, empresa que impulsa la construcción de la cementera en San Juan Sacatepéquez, luego dirigiéndose a la embajada de Estados Unidos y manifestar el rechazo a la intervención que el Imperio sigue ejerciendo sobre la región, pasando también por la antigua Escuela Politécnica, de donde salieron buena parte de los represores militares de la historia del país. Luego la marcha pasó por la sede de la Cámara de Industria, avanzando hacia el centro de la Ciudad, llegando al Congreso para hacer patente las demandas de la población. En ese momento el presidente del Organismo Legislativo, en clara actitud de oportunismo mediático, salió del hemiciclo para acompañar a la marcha hacia la casa presidencial.

Aproximadamente a las 13:00 horas, la marcha, que abarcaba unos cinco kilómetros llega a la Casa Presidencial y se exige que el Presidente acceda a una reunión urgente con una delegación de los manifestantes. Se acepta recibir una delegación la cual entra a la sede del Gobierno a las 13:30 horas, pero que fue atendida casi tres horas después, en una reunión que duró hasta las 21:00 horas aproximadamente. Durante todo el tiempo de la reunión la manifestación en las afueras mantuvo su fuerza.

Mientras en la capital se realizaba esta gran marcha, en varios municipios de los departamentos de San Marcos, Quiché, Huehuetenango, Alta y Baja Verapaz, Jalapa, Izabal, Quetzaltenango y Sacatepéquez los pobladores realizaron marchas simultáneas y mantuvieron tomadas carreteras y puntos estratégicos en apoyo y coordinación con las protestas que se realizaron en todo el territorio nacional.

Gobierno cede y adquiere compromisos ante presión del pueblo

A partir de las medidas de presión, se lograron los siguientes compromisos entre la presidencia de los Organismos Ejecutivo y Legislativo y los manifestantes: 1. Cambio de los mecanismos y funcionarios que han estado atendiendo la problemática de la Cementera en San Juan Sacatepéquez, 2. Revisar los procesos que se utilizaron para la instalación de la cementera en materia de impacto ambiental en un plazo de tres meses a partir de la fecha. La realización de un estudio de evaluación de impacto ambiental de los efectos producidos desde la habilitación de la cementera hasta la fecha, 3. Visitas de campo de los tres Presidentes de los Poderes del Estado y/o de sus representantes, para poder determinar los daños y perjuicios generados por la cementera y al Proyecto Marlín ubicado en el Municipio de San Miguel Ixtahuacán, Departamento de San Marcos, 4. El Presidente de la República a petición de las comunidades se compromete a analizar el probable retiro del destacamento militar del Municipio de San Juan Sacatépequez, dando a conocer su respuesta a más tardar el 5 de agosto del 2009, 5. Ratificar el compromiso de no autorizar ninguna licencia de exploración y explotación minera durante la presente administración a menos que exista consenso en la mesa nacional de minería, 6. El Ejecutivo solicitará a requerimiento de las comunidades la participación de CICIG (Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala) en la investigación de la presencia de grupos clandestinos y ejecuciones extrajudiciales en el área; San Miguel Ixtahuacán, Departamento de San Marcos y Livingston, Departamento de Izabal, 7.1 Solicitud a la Comisión de DDHH del Congreso para que haga presencia en San Juan Sacatepéquez y evalúe los daños y perjuicios en relación a la Cementera, 7.2 Solicitud a la Comisión de Transparencia del Congreso para que verifique y realice las investigaciones respectivas e informe sobre el proceso de autorización de las licencias otorgadas a la Cementera en San Juan Sacatepéquez y empresas afines así como al Proyecto Marlin en San Miguel Ixtahuacán, San Marcos, 8. Estos acuerdos se originan en seguimiento a los requerimientos hechos por las comunidades a los tres Presidentes de los Organismos del Estado el 15 de enero de 2009.

Represión contra población de San Juan después de la marcha

Las Comunidades Qamoloqi Kaqchiqueles de San Juan Sacatepéquez y la Coordinación y Convergencia Nacional Maya Waqib´b Kej, denunciaron que luego de la jornada de movilización y protesta el martes 14 de julio de 2009, los habitantes de San Antonio Las Trojes arribaron a su comunidad en la madrugada y luego de dirigir una oración de gracia en la iglesia católica, cada uno de los participantes se dirigió a su hogar; en el trayecto el menor Matilde Díaz Tubac, fue interceptado y agredido con machete por individuos identificados con el grupo “Francisco Tepeu” (facción a favor de la cementera) y trabajadores de la empresa cementera, mientras el miércoles 15 a alturas de las 12:00 horas, Fabián Tubac Camey de 61 años de edad, mientras trabajaba en su sembradío de milpa fue agredido sorpresivamente por sujetos liderados por Elías Patzán y Luis Tepeu, causándole una grave herida con piedra en la cabeza, dejándolo inconscientemente. Esta nueva Agresión sufrida por las comunidades que se oponen a la construcción de una cementera en la región, luego de una jornada de lucha de resistencia en la ciudad de Guatemala, es clara muestra del nivel de impunidad y prepotencia con que actúan los sicarios y trabajadores de la empresa para lograr sus objetivos comerciales sin importar la vida social comunitaria de los habitantes.

Indudablemente la multitudinaria marcha tuvo una incidencia positiva en el estado de ánimo y el espíritu combativo de las comunidades y de las organizaciones y grupos que les apoyamos. El gobierno una vez más firmó compromisos que está por verse que cumpla. La comunidades no deben bajar la guardia, hay que permanecer alertas y dispuestos a movilizarnos de nuevo ante la menor señal de que el gobierno de largas a la satisfacción de las demandas.

Share

Comentarios potenciados por CComment