08112020Mar
Last updateDom, 09 Ago 2020 6pm

GUATEMALA.- La reforma universitaria en la encrucijada

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Estuardo Gálvez traspasa la rectoría de la USAC a Carlos Alvarado Cerezo

Por Armando Tezucún

El pasado 27 de junio asumió como nuevo rector de la Universidad de San Carlos de Guatemala el Dr. Carlos Alvarado Cerezo, en sustitución de Estuardo Gálvez y apoyado por el mismo grupo de poder que controlado los asuntos de la USAC desde hace años. Entre sus prioridades, Alvarado Cerezo declaró que está “perseguir la reforma universitaria” (Siglo XXI 28/06/14), y en una entrevista publicada en el sitio web guatemalavisible.net definió como una de sus prioridades “La reforma universitaria, tenemos que impulsar ese proceso porque hay estructuras que por el crecimiento que ha tenido la universidad en el número de estudiantes…quedaron obsoletas, entonces tenemos que hacer cambios estructurales y esa oportunidad es con una reforma universitaria incluyente y participativa con todos los sectores de la universidad...”

Las declaraciones del nuevo rector indican un cambio de actitud con respecto a la reticencia y resistencia que mostraron las autoridades universitarias desde el inicio del más reciente intento de efectuar una reforma universitaria.

Recordemos que al finalizar la toma del campus universitario que realizaron compañeros de Estudiantes Por la Autonomía (EPA) durante 54 días en 2010, parte los acuerdos firmados incluía la implementación de un proceso de reforma universitaria. El Consejo Superior Universitario y EPA decidieron conformar para este fin la Comisión Multisectorial con representantes de estudiantes, docentes, egresados, autoridades, trabajadores, directores de Centros Universitarios y escuelas no facultativas (CODECER) y de otros grupos de la USAC. En junio de 2012 la Comisión Multisectorial se dividió entre representantes de docentes, estudiantes, organizaciones universitarias y EPA por un lado, y representantes conservadores de colegios profesionales, CSU, CODECER y trabajadores por otro. En octubre de 2012 cada uno de estos dos grupos presentó al Consejo Superior Universitario su propia propuesta de metodología de la reforma, una incluyente y la del segundo grupo con elementos antidemocráticos. En febrero de 2013 el CSU anunció que tomaría en cuenta ambas propuestas. Luego de una prolongada toma del edificio de rectoría por estudiantes que reclamaban el cumplimiento de los acuerdos originales, en noviembre de ese año se formó la Comisión Bipartita, integrada por miembros de la Comisión Multisectorial, del grupo de estudiantes que tomó la rectoría y de las autoridades universitarias.

Esta Comisión Bipartita ha venido trabajando un plan integrado bastante complejo de Metodología y Bases para la Organización del Proceso de Reforma Universitaria. El cronograma establecido por la Comisión inicia con una fase preparatoria de julio a diciembre de 2014, luego otra fase preparatoria de enero a febrero de 2015 en la que conformarán diversas comisiones, una fase precongreso de marzo a junio de 2015, la fase del congreso de julio a noviembre de 2015 y la fase post congreso de enero a junio de 2016.

Una fase importante es la integración de la Comisión de Reforma Universitaria, integrada por 5 representantes estudiantiles, 3 de profesores, 3 de egresados (colegios profesionales), 6 de las autoridades, 3 de los trabajadores administrativos y de servicios, una de organizaciones de mujeres universitarias, uno de universitarios mayas, afrodescendientes y xincas y uno de otras organizaciones universitarias, 23 en total. La metodología para elegir estos integrantes es mediante asambleas de los sectores involucrados.

Llama la atención que el Consejo Superior Universitario ha retrocedido en al menos tres puntos que se venían discutiendo desde 2012. 1) Se negaba a que hubiera en el Congreso de reforma universitaria representación de los universitarios mayas, afrodescendientes y xincas; 2) de igual manera negaban la representatividad a las universitarias organizadas; 3) rechazaban el método de asambleas democráticas para elegir representantes al Congreso de reforma.

Este cambio de postura y la prioridad que el nuevo rector da a la Reforma Universitaria solo nos indican una cosa: Las autoridades ya tienen su propio plan de reforma, ya saben qué van a cambiar; no han hecho público ningún planteamiento ni documento, pero declaraciones verbales aisladas indican que son agendas que se adecúan a los lineamientos neoliberales dictados por el FMI y organismos internacionales.

Lo preocupante es que las fuerzas democráticas y progresistas de la USAC no contamos aún con un plan coherente de las reformas que deseamos. Planteamos que con carácter de urgencia, desde la Comisión Multisectorial se convoque a un seminario para que los sectores que reclamamos un cambio democrático en la USAC definamos el plan de Reforma Universitaria que queremos, que incluya los temas candentes y los planteamientos que conducirán a una efectiva democratización de nuestra universidad.

Share

Comentarios potenciados por CComment