05222022Dom
Last updateJue, 19 May 2022 2pm

GUATEMALA.- Maestros logran aumento salarial mediante movilizaciones directas

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

celebracion

Por Armando Tezucún

Una de las características de las camarillas burocráticas que logran controlar las organizaciones sindicales y populares, es que a menudo tienen una política zigzagueante, que oscila entre posiciones oportunistas de derecha, posturas parcialmente correctas y posturas ultraizquierdistas.

La dirigencia de la Asociación Nacional del Magisterio (ANM), representada por su líder Joviel Acevedo recién nos acaba de dar una muestra del vaivén de su actuación política.

Durante la campaña electoral de 2007 la dirigencia magisterial dio abiertamente su apoyo al entonces candidato de la Unidad Nacional de la Esperanza Ing. Álvaro Colom; no sólo ellos, sino la confederación a la que pertenecen, la Unidad de Acción Sindical y Popular manifestaron su respaldo al actual presidente. La firma del pacto colectivo que se venía negociando con el gobierno anterior fue postergada para llegar a su concertación  en los primeros meses del gobierno de la UNE en 2008, sellando el acuerdo no escrito entre estos dirigentes y el nuevo gobierno. En la ceremonia no oficial de toma de posesión de Colom realizada en la Plaza Central, pudimos observar a Joviel Acevedo instalado en la sección de invitados especiales.

Después de que el gobierno presentó al congreso a finales de noviembre del año pasado su propuesta de ajuste fiscal, la UASP y la dirigencia de la ANM acuerparon la medida y salieron a las calles para apoyarla. En diciembre Nery Barrios, dirigente de la USAP salió al frente de una pequeña manifestación reclamando que el Congreso aprobara los impuestos que el gobierno necesita para cubrir el presupuesto 2010. Piquetes de maestros bloquearon algunas carreteras exigiendo la aprobación del ajuste fiscal y el aumento del monto destinado en 2010 para el Ministerio de Educación.

Sin embargo, una gran parte de los maestros no estuvo de acuerdo en que la ANM respaldara al gobierno en el tema fiscal. Muchas seccionales departamentales rechazaron la propuesta de Acevedo de salir a apoyar a la administración de Colom, pues no desean más impuestos. Naturalmente, el punto de vista de quienes estaban en contra del plan gubernamental está más cerca de la posición de la derecha y la burguesía que de un planteamiento revolucionario, favorable a los intereses populares, del asunto. El punto es que estaba surgiendo una división en el sindicato, y aparentemente las cosas se le escapaban de las manos a la dirigencia.

Luego del inicio del año escolar, surgieron nuevas protestas, pues una vez más la medida del gobierno de que no se efectúe cobro alguno a los padres de familia, ni por la inscripción ni por otro motivo, no fue acompañada de la llegada de los recursos y materiales indispensables para el funcionamiento de las escuelas. El resultado ha sido desastroso en muchos lugares, pues hay una mayor afluencia de alumnos, pero el Ministerio de Educación no facilita las condiciones para que sean a tendidos de manera digna.

En los primeros días de febrero cientos de maestros de los departamentos de Izabal, Santa Rosa, Sololá, Suchitepèquez, Chimaltenango, Coatepeque, Huehuetenango, Chiquimula, Petén y Zacapa salieron a protestar exigiendo la ampliación del presupuesto para educación de Q 8 mil millones a Q 12 mil millones, y la contratación formal de docentes que trabajan bajo el reglón 021.

Por otro lado, la dirigencia de la ANM estaba negociando con el Ministerio el aumento salarial estipulado en el contrato colectivo. Este aumento debía ser de un 8% anual, y en 2009 no se hizo efectivo, por lo que este año debería ser del 16%. La respuesta del ministro de educación Bienvenido Argueta de que por falta de recursos sólo podía ofrecer un 8% de aumento llevó a un giro en la política de los dirigentes. El 18 se rompió el diálogo y se anunciaron acciones de hecho. Esto permitiría a la burocracia sindical volver a aglutinar a su alrededor a la mayoría de los maestros por una demanda justa, aunque significara una ruptura momentánea con el gobierno.

La primera medida fue la toma de la sede del Ministerio de Educación en la capital y de las sedes de las Direcciones Departamentales de Educación en siete departamentos, más manifestaciones y bloqueos en otros dos.

El lunes 22 centenares de maestros iniciaron el bloqueo de carreteras que conducen a Honduras, El Salvador y México, otras importantes rutas departamentales, así como de las entradas y salidas a la capital, manteniendo la toma de los edificios del ministerio, que aumentó a doce sedes tomadas. El miércoles 24 miles de docentes llegaron a la capital provenientes del interior y en varias manifestaciones convergieron en la Plaza Central y el Congreso de la República y en las cercanías de la Casa Presidencial. Los docentes acamparon en la Plaza durante varios días; mientras, fue desocupado el edificio de la sede del Ministerio de Educación y el presidente Colom hacía continuos llamados al diálogo.

Fue el viernes 26 que se llegó a un acuerdo. El Ministerio procederá a un aumento del 10% de inmediato, y el otro 6% se negociará, hasta ajustar el 16% reclamado por los maestros, además de instalar mesas de diálogo para acordar otros temas. Además los maestros que trabajaron en 2009 bajo el reglón 021 serán incorporados al sistema de escalafón.

Los docentes que llegaron a la capital se quedaron hasta el lunes 1 de marzo, en que se realizó una gran concentración en la Plaza para anunciar oficialmente el arreglo alcanzado. En ella participó el presidente Colom, quien se dirigió a los presentes desde arriba de uno de los buses que transportó a los maestros. La celebración del acuerdo marcó también la reconciliación del gobierno con la dirigencia sindical, ahora fortalecida dejando atrás el efecto de los desacuerdos con las bases en diciembre. Colom se deshizo en elogios: “Maestros y maestras, me quito el sombrero por ustedes, por su sacrificio diario  su entrega a nuestra niñez y juventud” (diario Prensa Libre 2/3/10).

Estamos de acuerdo con la justa demanda de los maestros en el sentido de que se cumpla lo acordado en el pacto colectivo de 2008 en cuanto al aumento salarial. La demanda de incremento al presupuesto del Ministerio de Educación está también sobradamente justificada. El gobierno decretó en enero de 2009 la suspensión de todos los cobros que hacían las escuelas públicas, que servían para completar los gastos en rubros como limpieza, energía eléctrica, agua, etc., gastos que el aporte financiero del Ministerio no logra cubrir. Además se ordenó que se diera cobertura escolar a todos los niños y jóvenes. Esta disposición fue puramente demagógica pues ni el año pasado ni el presente el gobierno ha facilitado los recursos suficientes para que las escuelas funcionen dignamente. La falta de servicios elementales aumentó junto con el incremento de la población escolar. En muchísimos lugares los niños y jóvenes tienen que recibir clases en condiciones precarias o desastrosas, sin materiales suficientes.

La dirigencia del sindicato magisterial, a pesar de desacuerdos ocasionales, apoya a este gobierno demagógico y corrupto, que se preocupa más por quedar bien con los grupos económicos de poder de la burguesía que por satisfacer las necesidades del pueblo.

Felicitamos a los maestros por los logros obtenidos en esta lucha, y denunciamos la dirigencia de la ANM por oportunista y por ser vagón de cola del gobierno de Álvaro Colom. Cada vez se hace más necesaria la formación al interior de la ANM de una corriente consecuente y clasista que esté del lado de las luchas populares. Llamamos a los docentes honestos y combativos a formar esta corriente y expulsar del sindicato magisterial a los oportunistas y corruptos.

Share

Comentarios potenciados por CComment