12082019Dom
Last updateDom, 01 Dic 2019 7pm

EL SALVADOR.- Reflexiones sobre las negociaciones y frágil tregua entre el gobierno y las maras

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Por Lisandro Espinoza

El traslado de miembros de maras y pandillas de centros  de máxima seguridad de Zacatecoluca a otros centros carcelarios y una posible reducción  de los crímenes  llevó a sospechar que hay un proceso de negociación entre los mandos de la mara salvatrucha,  la pandilla 18 y el gobierno. El elemento que generó opinión pública al respecto fue la nota periodística publicada por el Faro, ya que el gobierno de Funes y del FMLN, la derecha, la iglesia católica y los medios de comunicación burguesa mantenían cierto hermetismo al respecto.

Dicha nota periodista obliga a que las partes involucradas en dicho proceso den una explicación. Los mandos de la mara salvatrucha y la pandilla 18 niegan que exista negociación entre ellos y el gobierno de Mauricio Funes y del FMLN. Para ellos lo que existe es acuerdo de paz entre ambas estructuras. Los mediadores principales de dicho proceso han sido el capellán del ejército, Fabio Colindres y Raúl Mijango; por su parte el gobierno del Presidente Funes y del FMLN ha mantenido una actitud de reserva al respecto.

El Acuerdo de Paz con las maras y la vieja lucha al interior del FMLN

Raúl Mijango es uno de los mediadores del acuerdo entre la mara y la pandilla, y fue portavoz de un comunicado calzado por LOS VOCEROS NACIONALES DE LA MARA SALVATRUCHA MSX3 Y LA PANDILLA XVIII. Dicho acuerdo indirectamente ha traído al presente las viejas disputas por el control del FMLN y hace reaparecer a personajes como Mario Belloso, quien siendo miembro del mismo FMLN llegó a cuestionar  a su dirección burocrática. Mijango expresó: "Mario Belloso recomendó mi participación como mediador entre las pandillas” (elfaro.net ).

Al referirse a Raúl Mijango, un medio informativo expresó: Indagando un poco sobre esta figura, se obtiene que él fue un antiguo integrante del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) durante el conflicto armado, además de integrar el partido FMLN, del cual se desvinculó en el año 2000 por formar parte del movimiento renovador que pugnaba en aquel entonces con los integrantes del ala ortodoxa …Más tarde se convertiría en uno de  los fundadores de otra expresión política, que tomó el nombre del antiguo Frente Democrático Revolucionario (FDR), la cual estaba conformada por disidente…Aun con todo este bagaje, Mijango se presentó como un escritor con varias obras publicadas, además que sostuvo ser integrante de diversos movimientos de la sociedad civil organizada y amigo personal del ministro David Munguía Payes; sin embargo, aseguró no ser asesor del funcionario y añadió que no trabaja en el Estado y no pertenecer a ningún partido en la actualidad.(www.contrapunto.com).

El comunicado conjunto de la MSX3  y la  XVIII

Recientemente Raúl Mijango en conferencia de prensa realizada en  la Nunciatura Apostólica  junto con el obispo castrense Fabio Colindres hizo público un comunicado conjunto de la MSX3  y la  XVIII el cual fue redactado por miembros de ambas pandillas.( elfaro.net), en dicho comunicado se expresa:

“LOS VOCEROS NACIONALES DE LA MARA SALVATRUCHA MSX3 Y LA PANDILLA XVIII al pueblo salvadoreño hacemos saber:.2...desde el año anterior hemos iniciado internamente un profundo proceso de reflexión y análisis sobre los graves y acuciantes problemas que enfrenta nuestro país, de los cuales nosotros hemos sido parte, como consecuencia de la guerra que nos hemos visto obligados a librar por causas sociales de exclusión, marginación, represión y de sobrevivencia. Las reflexiones en mención nos han llevado a las siguientes conclusiones: a) Que si  somos parte del problema, también podemos ser parte de la solución. b. que no deseamos seguir haciendo la guerra ni mucho menos seguirla profundizándola…

c- Que pese a los errores que hemos cometido por los  cuales mas de 10,000 de nuestros miembros purgan penas en los Centros Penitenciarios, no se nos puede objetar que también somos salvadoreños y que somos un subproducto social de las nefastas políticas socioeconómicas derivadas de los modelos que se han implementado en el salvador desde hace muchos años, que inclusive nos llevaron a una guerra en la década de los ochentas, guerra de la cual nos consideramos sus hijos, porque la mayor parte de nuestros miembros perdimos a nuestros padres en ese conflicto, otros somos parte de hogares desintegrados por efecto de la emigración de nuestros padres y de nosotros, hacia otros países y por el desarraigo al ser desplazados de nuestros lugares de origen…..

5-Somos conscientes que hemos ocasionado profundo daño social, pero por el bien del país, nuestras familias y de nosotros mismos pedimos que se nos permita contribuir en la pacificación de El Salvador…6- No hemos negociado nada con este gobierno, ni pedimos hacerlo, estamos hartos de políticos corruptos y mentirosos porque ya hemos sido defraudados en situaciones anteriores….

8- Valoramos que el proceso que hemos abierto es histórico y será de mucho beneficio para el país por eso pedimos no lo bloqueen…A los que viven de hacer análisis les invitamos a renovar el esquema con el que analizan nuestro fenómeno, mientras nos sigan analizando solo como fenómeno delincuencial sus análisis serán erróneos y de igual manera sus recomendaciones para resolverlo, es necesario que entiendan de una vez por todas, que somos un fenómeno social y que la guerra que nos hemos visto obligados a librar, tiene causas socioeconómicas y por tanto su solución no solo es legal y de represión sino también con medidas sociales y económicas…El Salvador, 19 de marzo de 2012.”

Partiendo de lo anterior, dando seriedad y credibilidad a este documento, vemos que contiene elementos importantes donde señala que como maras y pandillas se consideran un subproducto social de las nefastas políticas socioeconómicas derivadas de los modelos que se han implementado en el salvador desde hace muchos años, lo cual reafirman al expresar somos un fenómeno social y que la guerra que nos hemos visto obligados a librar, tiene causas socioeconómicas y por tanto su solución no solo es legal y de represión sino también con medidas sociales y económica.

Finalmente expresan: No pedimos que se nos perdonen penas por las faltas cometidas, solo que se aplique adecuadamente la ley, se nos trate como seres humanos, que se nos apoye a reinsertar social y productivamente a nuestros miembros dándoles oportunidades de trabajo y de estudio, que no se nos discrimine y no se nos repriman por el simple hecho de estar tatuados sin haber cometido ningún tipo de hecho delictivo.

El Partido Socialista Centroamericano (PSOCA) considera que las anteriores aseveraciones son ciertas y sus demandas socioeconómicas son justas, siendo necesario para su cumplimiento el  movilizarse y luchar contra la clase burguesa y sus instituciones que oprimen y explotan a las grandes mayorías.

Si los mandos de la mara y la pandilla verdaderamente como lo expresan han logrado descubrir que la lucha no es entre miembros de la misma clase, y que son producto del sistema económico y político al cual deben de combatir,  estaremos ante otro tipo de organización. Las maras y las pandillas han demostrado ser una fuerza organizativa han logrado paralizar el país en ocasiones anteriores.

Todos los partidos políticos querían mas represión

La violencia y delincuencia son de los principales problemas de los que la población salvadoreña demanda una pronta solución. Los medios de comunicación, después de que la derecha arenera perdió el ejecutivo, lanzaron una campaña mediática que lleva a  la población a considerar que desde que el gobierno de Funes y del FMLN asumió el gobierno había aumentado la violencia y  la delincuencia  de lo cual se responsabilizaba a las maras y pandillas en mayor medida. Con lo anterior se buscaba desgastar al gobierno de Funes y del FMLN y hacerlo quedar como incompetente, todo apunta que ello tuvo repercusión en el anterior evento electoral.

Los altos índices de violencia y delincuencia  llevaron a los diferentes partidos políticos a proponer en sus programas de gobierno medidas represivas para el combate  de dichos problemas, las cuales van desde la remilitarización hasta la pena de muerte. Dichas medidas no buscan dar una solución estructural, por lo cual  han sido rechazadas por el PSOCA.

No a las maniobras del gobierno

Las maras y las pandillas ya representan un problema para la seguridad del  estado burgués salvadoreño, del  imperialismo y la implementación de sus planes económicos para la recuperación de su economía. Por eso no es raro que el estado de El Salvador mas adelante verdaderamente busque negociar con los  mandos superiores  de la mara y la pandilla, tal como lo hicieran con  la dirección del FMLN.

Este sería el menor de los males pues transitoriamente se resolvería el problema de la violencia y delincuencia generada por las maras. Pero la situación socioeconómica quedaría igual. Por otra parte existe la posibilidad que el estado salvadoreño, creyendo tener la información necesaria,  en lugar de buscar un diálogo y negociación, aproveche la situación actual para preparar una ofensiva militar contra la mara y la pandilla, cuyos efectos tendría que sufrir la población salvadoreña ya sea directa o indirectamente.

El gobierno de Funes y del FMLN, en un tema de gran trascendencia nacional, debe permitir al menos que los  mandos de la MARA SALVATRUCHA MSX3 Y LA PANDILLA XVIII se dirijan públicamente al pueblo salvadoreño, para que este de su opinión y decisión definitivas.

Share

Comentarios potenciados por CComment