06262019Mié
Last updateMié, 26 Jun 2019 10am

COSTA RICA.- El escándalo financiero de la FEUCR debe ser aclarado por una Comisión Independiente

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

nueva feucr

Por Ramón Sibaja

A diferencia de las administraciones anteriores, el nuevo presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios de Costa Rica (FEUCR), Mariano Salas Naranjo, perteneciente al grupo Pogre, organización juvenil ligada al Frente Amplio (FA), ha promovido una investigación de las finanzas de la FEUCR, que dio como resultado el “primer Informe de la Comisión de Transparencia”.

La denuncia de Progre

Para el año 2010 el presupuesto de la FEUCR, resultado en parte de las aportaciones de los estudiantes y en parten de los fondos del Estado, fue de alrededor de ¢150 millones de colones. Para el año 2011, el presupuesto de la FEUCR se calcula en ¢181 millones de colones.

La directiva saliente, encabezada por Silvia Herrero, estaba en la obligación de presentar un informe financiero, rindiendo cuentas al estudiantado sobre los gastos realizados, pero no lo hizo. Progre aprovecho esta debilidad y ha pasado a la carga contra sus adversarios.

El precedente de auditar los fondos de una organización estudiantil, que fue gobernada en los últimos 6 años (2004-2010) por el grupo Gente U, ligada al Movimiento al Socialismo (MAS), sección oficial de la Liga Internacional de los Trabajadores (LIT) representa, por un lado, el intento de Progre de pasarle la factura política a los adversarios que derrotó en la pasada segunda vuelta electoral, realizada a finales de Enero del 2011, pero por otro lado, también obedece a la enorme presión de las bases estudiantiles y de la clase media que ha retomado la bandera de lucha contra la corrupción.

Recordemos que durante la última campaña electoral, el adversario de Progre, el grupo Iniciativa, formado por la alianza entre el MAS y el Partido Socialista de los Trabajadores (PST), denunciaron que la campaña de Progre estaba siendo financiada por la rectoría de la UCR.

En ese sentido, independientemente de los objetivos que se propone Progre, la investigación realizada, el informe presentado, representa un intento de coincidir con los permanentes reclamos presentados por los estudiantes, en torno a los manejos del presupuesto de la FEUCR. Mariano Salas Naranjo declaró recientemente al diario La Nación que los movimientos financieros están registrados, “el problema es que deben tener respaldos con facturas, y eso no aparece (…) Si hay faltante de comprobantes, que rindan cuentas de los gastos del año pasado; valoraremos hacer una demanda por la vía penal porque estamos hablando de recursos públicos, pero hasta estar seguros daremos este paso (…)  Hay una distribución establecida (porcentual), pero como nadie sabía el monto de ese presupuesto total, no sabían lo que les tocaba. Por ejemplo, al Tribunal Electoral Estudiantil le correspondían como ¢12 millones, pero solo le dieron ¢6 millones”. (La Nación, 04/02/2011)

El primer Informe de la Comisión de Transparencia

La investigación de fondos públicos, como es el caso del manejo supuestamente fraudulento del presupuesto de la FEUCR,  conforme las modernas normas de auditoria, deben garantizar el derecho a la defensa, comunicándole a los responsables el inicio de la investigación. No tenemos conocimiento que el grupo Progre haya garantizado ese principio tan elemental de la democracia burguesa contra la directiva saliente de Gente U.

Si bien es cierto que Gente U debió rendir su propio informe de rendición de cuentas, y no lo hizo, todo indica que estamos, pues, ante una investigación unilateral por parte de Progre, que no garantiza la transparencia del proceso de investigación. Es una investigación que arranca desde el inicio con los dados cargados.

En su primer Informe de la Comisión de Transparencia, formada solo por gente del Grupo Progre, se concluyó que: “Desde la toma de posesión por parte del nuevo Directorio en diciembre del año anterior, se inició una indagatoria sobre el manejo administrativo de los recursos en años anteriores. Esta indagatoria ha arrojado diversos resultados que deben ser conocidos y discutidos. (…) Al entrar en vigencia, desde el 1ro de diciembre de 2010, el nuevo Directorio de la Federación de Estudiantes encuentra que toda la documentación del periodo 2009-2010 (correspondencia, actas, registros contables, información digital) fue sustraída de las oficinas de la Federación.

(…) Así mismo, los discos duros de las computadoras ubicadas en las oficinas de la Federación de Estudiantes fueron formateados, afectando la integridad de los mismos. Esto no solo eliminó todo registro de documentación digital y proyectos en trámite del movimiento estudiantil, sino que a su vez impide que se pueda revisar y conocer que acciones tomó el Directorio anterior en nombre de todas las y los estudiantes de la Universidad de Costa Rica.

Según el artículo 176 del Estatuto Orgánico de la Federación de Estudiantes, el Directorio puede disponer tan solo de un 30% de la totalidad del presupuesto del Movimiento Estudiantil. El 70% restante corresponde a los otros Órganos Federados. Sin embargo, el monto de los gastos del directorio anterior según sus informes financieros, supera los 150 millones de colones mientras que según datos de la Contraloría Estudiantil, las transferencias a otros órganos ascienden tan solo a los 85.456,413,74 colones

(…)De acuerdo a información suministrada por la Oficina de Administración Financiera de la Universidad, durante el 2010 Paolo Marcelo Nigro Herrero estuvo autorizado para acceder a la cuenta bancaria de la FEUCR. Esta autorización se mantuvo vigente durante el periodo 2009-2010 cuando dicha persona no formaba parte del Directorio. De esta manera dicha persona tuvo acceso a una cuanta en la que lo montos alcanzaron los 125 millones de colones, hasta que las firmas en el banco fueron cambiadas el 7 de diciembre de 2010 con la entrada de la nueva Federación.

Cabe destacar que según el artículo 10, del Reglamento General para la Administración y Fiscalización de Fondos de Trabajo, solo se puede autorizar a miembros del Directorio para manejar dichos fondos.

(…) Pese a que se encontraba en la obligación de presentar el cierre contable del fondo de trabajo de la FEUCR el 30 de noviembre del 2010, el directorio anterior no ha hecho hasta la fecha el cierre contable. Inclusive hubo momentos en los que faltaban por justificar hasta 60 millones en gastos del Movimiento Estudiantil.  Este atraso de más de dos meses representa una obstaculización a la transparencia y la rendición de cuentas efectiva  tanto del manejo de fondos públicos como a lo interno del movimiento estudiantil”.

La justificación de Gente U

Todavía no conocemos la posición oficial de Gente U. Isaac Naranjo, ex secretario de Administración Planificación y Presupuesto de la FEUCR para los años 2009-2010, firmó un comunicado de repuesta a las acusaciones del grupo Progre.

En ese comunicado sin fecha, naranjo aclara que las “acusaciones proceden de un mismo error de compresión y conocimiento sobre el funcionamiento presupuestario de la FEUCR , ya que en dicho informe no se considera que la FEUCR cuenta con dos formas de financiamiento (cuota de bienestar estudiantil y cuota por alquiler de sodas y fotocopiadoras) con mecanismos de distribución diferenciados”.

Con esta aclaración, Naranjo justifica los negocios de la FEUCR, fuera del control del estudiantado, pero manejados discrecionalmente por las directivas de las asociaciones estudiantiles, creando una burocracia estudiantil.

Naranjo afirma que “(…) el dinero correspondiente al ingreso por arrendamiento de locales de sodas y fotocopiadoras es un poco más complejo. (…)”. Naranjo afirma que el Acuerdo No 4390-05 del Consejo Universitario, año 1998, permite que los “…los ingresos recaudados en las unidades académicas donde se brinde el servicio de fotocopiadoras, se deberán girar a las asociaciones estudiantiles de la unidad correspondiente…”. El error entonces en el que cae el directorio, consiste en tomar como base de cálculo para la distribución presupuestaria establecida en el estatuto ambas fuentes de financiamiento: la cuota de bienestar estudiantil y la de alquiler por sodas y fotocopiadoras. Cuando dicha distribución solo se ha utilizado para el financiamiento proveniente de la cuota de bienestar estudiantil”.

El comunicado firmado por Naranjo confirma la existencia de dos presupuestos: uno que aportan los estudiantes, y otro que proviene de los alquileres en manos de la FEUCR, el cual es muy “complejo” de controlar.

En relación a la obligación de rendir cuentas, Naranjo justifica que “ (…) en ningún lugar está estipulado que el directorio debe presentar un arqueo del fondo de trabajo al finalizar su gestión (el arqueo del fondo de trabajo es lo que solicitó la administración y suponemos que a ello se refieren con cierre contable), tanto es así, que esto no fue solicitado por la administración de la UCR en el cambio de directorio pasado, y en este caso no fue solicitado sino hasta enero del presente año”.

Y sobre la acusación de haber desaparecido la información, Naranjo, al mejor estilo de Poncio Pilatos, se lava las manos y confirma que “tampoco sería descabellado pensar que tras estos mismos meses, de grandes remodelaciones en el edificio de la FEUCR, dicha documentación haya resultado extraviada y hasta valorar cuándo se han percatado de la falta de estos documentos: si antes o después de dicha remodelación máxime que estas remodelaciones iniciaron inmediatamente ustedes ingresaron al directorio, donde botaron grandes cantidades de papeles”.

Estas afirmaciones constituyen una burla al movimiento estudiantil, puesto que estaban en la obligación de rendir cuentas.

El deslinde del PST

El PST formó parte de la alianza Iniciativa, que fue derrotada en las pasadas elecciones por el grupo Progre. El escándalo financiero de la FEUCR salpica de lodo al PST, a pesar de que ellos realmente no formaron parte de los 6 años de gobierno de Gente U, ligada al MAS.

En un comunicado del 6 de febrero, firmado por la Juventud Socialista, el PST recomienda que “

de tener pruebas concretas sobre malversación de fondos por parte del anterior directorio, lo pertinente sería que a la par de una denuncia pública se abra un proceso de investigación política en las instancias del movimiento estudiantil, por ejemplo el Consejo Superior Estudiantil –órgano legislativo del movimiento estudiantil de la UCR”.

El PST en tono autocritico insiste que “el MAS está en la obligación de pronunciarse oficialmente y por escrito sobre esta acusación en el menor tiempo posible”. Y a continuación pasa a criticar a su antiguo aliado: “(…) Durante los seis años en que el MAS estuvo al frente de la FEUCR, la misma se convirtió en un simple instrumento para garantizar su construcción partidaria, aunque esto fuera en detrimento de la organización política del movimiento estudiantil (…) Lo anterior da cuentas de la profunda despolitización del movimiento estudiantil que generó la conducción del MAS (…) Desde la Juventud Socialista denunciamos en reiteradas ocasiones este comportamiento burocrático y anti-democrático por parte del MAS. De hecho, no creemos equivocarnos al afirmar que de todas las organizaciones políticas del movimiento estudiantil, fuimos la que de manera más consecuente debatió frontalmente contra las desviaciones burocráticas que durante años impuso el MAS a través del directorio federativo, lo cual se puede constatar por medio de nuestras publicaciones”.

Efectivamente, el PST cometió un grave error político por haber formado una alianza electoral, bajo el pretexto de detener a la derecha, confundiendo su perfil propio con el MAS, quien ahora está siendo acusado de malos manejos de los fondos de la FEUCR.

Una Comisión Independiente

Las acusaciones formuladas por Progre son sumamente graves y deben ser aclaradas. La forma en como se ha desarrollado la investigación dejan muchas dudas, pero una vez que se ha destapado la tapa de la cloaca, es necesario ir hasta el fondo.

No compartimos el criterio formalista y legal del PST de trasladar la investigación al Consejo Superior Estudiantil. Se requiere una revolución en las estructuras estudiantiles, se requiere la participación democrática de los estudiantes, para que sepan e investiguen el manejo de sus fondos.

Desde el Partido Socialista Centroamericano (PSOCA) llamamos a conformar una Comisión Investigadora, que sea verdaderamente independiente, conformada por 2 representes de cada asociación, electos en asamblea general de cada facultad o escuela, y que sea esta Comisión Investigadora la que se encargue de realizar la indagación. De esta forma se lograría garantizar el derecho a la defensa de Gente U, se lograría una mayor participación estudiantil, y se evitaría que el actual proceso se asfixiado por las enquistadas estructuras burocráticas de la FEUCR, y que algo tan delicado sea controlado por Progre y se convierta en una pasada de factura para sus adversarios.

Share

Comentarios potenciados por CComment