Ya salió El Socialista Centroamericano No 230.-

 

EL SALVADOR.-Una vez más: !Paro Nacional de 24 horas para defender el Escalafón en Salud y Educación!

Los trabajadores del sector público de El Salvador, especialmente salud y educación, están librando una importante lucha por la defensa del Escalafón, una de sus más importantes conquistas de los últimos tiempos. Bajo el pretexto de la falta de recursos, el gobierno de la ex guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), sin el menor rubor se comporta de la misma manera que los gobiernos derechistas de ARENA, aplicando los dictados de los organismos financieros internacionales, como el Fondo Monetario Internacional (FMI), que han recomendado abiertamente quitar el Escalafón.

De manera impresionante, los trabajadores salvadoreños han luchado sin descanso en estas últimas semanas, demostrando una férrea voluntad de defender el Escalafón. La dispersión y atomización sindical ha sido superada, y diversos sindicatos del sector salud se han unido en la movilización, situación que festejamos y ojalá sea la constante de los próximos años

Ante la presión de los trabajadores, el gobierno del FMLN ha maniobrado prometiendo que pagará el Escalafón a los trabajadores que ganan menos de 1500 dólares. Con ello pretende dividir a los que ganan más de los que ganan menos. Desgraciadamente, bajo el sistema capitalista actual los salarios dependen de la calificación de cada trabajador. Sería una estupidez castigar al personal médico y especialistas, por tener mayor grado de calificación. Pero en realidad, lo que el FMLN pretende es recortar el valor del Escalafón, quitarlo, derogarlo en los hechos ya que no tiene mayoría dentro de la Asamblea Legislativa, y otorgar una simple compensación.

La unidad de todos los trabajadores del sector salud ha sido la clave para resistir las embestidas del gobierno del FMLN, que no solo es mediática, sino que ha llegado a desatar violencia física contra los activistas de los sindicatos en los hospitales, hasta militarizarlos, para amedrentar a los trabajadores.

El gobierno del FMLN ha utilizado a un sector del poder judicial donde tiene influencia política para declarar ilegales las huelgas y movilizaciones de los trabajadores. Ah, pero en este caso no critica a los juicios, sino que se apoya en sus sentencias para intentar quebrar el movimiento de protesta y de defensa del Escalafón.

Los diversos sindicatos del sector salud han demostrado su independencia respecto al gobierno y han logrado reconocer que su enemigo es la burguesía y el estado burgués. Pero debemos alertar a los trabajadores de las manipulaciones de los partidos políticos tradicionales, tanto del gobernante FMLN como del opositor ARENA.

El FMLN tiene un juego maquiavélico que consiste en reprimir y dividir a los trabajadores, para que un sector de estos busque protección en el partido derechista ARENA y de esta manera denunciar que se trata de un complot de la derecha. Por su parte, ARENA de manera oportunista, trata de canalizar al descontento manipulando la lucha de los trabajadores. Esto ocurre mientras ambos partidos intentan negociar un acuerdo fiscal, utilizando el Escalafón, es enorme conquista de los trabajadores, como un garrote para golpear al otro.

Para evitar las maniobras que pretende dividir a los trabajadores, los sindicatos deben convocar a asamblea generales donde se informe sobre el objetivo de esta maniobra de querer dividir a quienes ganan más de quienes ganan menos.

Los paros parciales ya son insuficientes, el gobierno del FMLN está provocando y retando a los trabajadores. Por ello insistimos que la única manera de doblegar la soberbia del gobierno del FMLN es realizando un paro nacional de 24 horas de todo el sector salud, en compañía también del sector de educación. El paro y movilización del próximo 27 de octubre debe ser el inicio de la organización del paro nacional de 24 horas.

Debemos exigir a la Asamblea Legislativa que recorte los gastos superfluos de los altos funcionarios, y que se garantice primero el pago del Escalafón para todos los trabajadores del sector público, sin recortes de ningún tipo.

Un paro nacional mostrará al resto del país, la fuerza de los trabajadores, única manera que respeten a los sindicatos. Un paro nacional obligara a la Asamblea Legislativa a reconsiderar el asunto.

El futuro del movimiento obrero en El Salvador se juega actualmente en los hospitales, por eso llamamos a cerrar filas a los otros sindicatos y los llamamos a desarrollar acciones de solidaridad concreta. Esta lucha no durara eternamente, la estamos ganando, solo falta el empujón final.

Share