A+ A A-

MÉXICO.- Movilizaciones magisteriales y crisis del gobierno de Peña Nieto

Valoración del Usuario: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive


Por Leonardo Ixim

La crisis del gobierno de Enrique Peña Nieto se ha agudizado por una serie de conflictos políticos y sociales. Con la victoria de éste en elecciones presidenciales de diciembre de 2012 y el retorno al gobierno del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y de acusaciones de fraude de parte del candidato izquierdista Andrés Manuel López Obrador, postulado por el Partido de la Revolución Democrática, se esperaba la implementación sin oposición de una serie de contra-reformas neoliberales denominadas Pacto por México, impulsada por estos dos partidos.

Estas reformas, que promueven la apertura para el capital transnacional y financiero en los sectores de electricidad, petróleo, educación y otros, han chocado con el malestar y la oposición de sectores organizados del pueblo y los trabajadores mexicanos. Primero, el nacimiento de las autodefensas en Michoacán, ante el accionar del crimen organizado y la guerra del Estado contra éste; después la criminal desaparición de los 47 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayutla, en Ayotzinapa en complicidad de las policías locales, el ejército y el narcotráfico, que movilizó al magisterio de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en Guerrero y a otros sectores. Recientemente la movilización de los maestros de la CNTE contra la reforma educativa, que en el fondo cercena derechos laborales.

Todo esto se vio reflejado en las pasadas elecciones regionales del 5 de mayo, donde el PRI perdió por primera vez, en algunos casos desde 1929, en estados como: Veracruz, Tamaulipas, Quintana Roo, Durango y Chihuahua, complicando las intenciones reeleccionistas de este partido. Estas elecciones por su parte mostraron un crecimiento del conservador PAN y en menor medida de Morena, fundado por López Obrador -quien se retiro del PRD por el apoyo a las medidas neoliberales- sobre todo en la Ciudad de México y en algunos estados del centro y del sur.

Este panorama político de crisis se compagina con la situación económica, donde la tan ansiada inversión extranjera no llega como se espera, aunado a la caída del precio del petróleo, del cual la economía mexicana depende grandemente, la volatilidad del peso mexicano debido a los ataques especulativos en marco de la devaluación de las principales monedas para aumentar la competitividad, el creciente endeudamiento con respecto al PIB y las cada vez mas deficitarias balanzas fiscales y de pagos, afectan el costo de la vida de la clase trabajadora en general.

La reforma educativa

Una de las exigencias de la oligarquía financiera mundial y sus organismos en todo el orbe, es la aplicación de contra reformas que tienen como objetivo disminuir el gasto público haciendo más chica la planta del Estado, por un lado; por otro, introducir modelos educativos en base a competencias tanto a lo interno del magisterio con las pruebas estandarizadas, como en la formación de estudiantes para lograr mano de obra capacitada en función de las lógicas de las ganancias burguesas.

Los efectos en el magisterio mexicano, han sido que el escalafón se va al traste, pues se impone una serie de exámenes -que diversos académicos consideran que no evalúan realmente el conocimiento, ni los contextos pedagógicos, ni la experiencia didáctica de los maestros- imponiéndoles tales pruebas y una serie de cursos de la misma naturaleza, afectándole la posibilidad de mejorar sus condiciones de laborales y con ello las condiciones para la docencia.

Otro efecto es la supuesta autonomía en la gestión, que los padres de familia tendrían al administrar los recursos de las escuelas, pretexto para la desatención del Estado y con ello la legalización de facto del cobro de cuotas, provocando que empresas o entidades prestadores de servicios administren las escuelas, privatizando así un derecho social básico

La lucha de la cnte

La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación nace en 1979 al interior del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), para hacerle frente a las imposiciones de la cúpula de este sindicato catalogado como charro por su cercanía al PRI. En 1989, como efecto del fraude electoral de ese partido sobre el naciente PRD que postuló a Cuauhtémoc Cárdenas, la CNTE protagonizó una lucha contra la burocracia priista del Snte. En la práctica este sindicato de facto combativo se ha ido separando del segundo y extendiéndose en todo el pais, sobre todo en los estados de Michoacán, Guerrero, Chiapas, Morelos, Oaxaca, la Ciudad de México, Nuevo León y otros.

En 2006 la sección 22 de la CNTE tuvo protagonismo en la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca contra el autoritarismo del gobernador priista el odiado Ulises Ruiz; en ese momento la Appo se conformó como un contrapoder al Estado, sin embargo, la lucha se fue extinguiendo al no extenderse. La Cnte por su parte protagonizó en 2013 y 2015 luchas sobre todo en Guerrero y Oaxaca directamente contra la reforma educativa y las jornadas por los 47 de Ayotzonipa.

En esta ocasión la gota que rebalsó el vaso fueron los despidos por un lado a maestros que se negaron a ser evaluados y por otro los resultados de la evaluación, donde muchos reprobaron, cuestionando calidad de tales pruebas y de las empresas que las implementaron, la cual tampoco cuenta con normas de calidad. Sin embargo, el problema es político en el marco de la imposición de proyectos neoliberales para beneficio de las clases dominantes.

La rebelión magisterial se ha ido extendiendo en los últimos meses, siendo las secciones de Chiapas, Oaxaca y en menor medida de otros estados, quien han realizado bloqueos de las principales carreteras de esas entidades federativas, la toma de las principales plazas municipales y mítines, como las armas para derrotar estas medidas. La respuesta del desprestigiado Peña Nieto y su secretario de gobernación Osorio Chong ha sido la represión, buscando desmontar los piquetes en las arterias desalojadas con lujo de fuerza, fuera de todos los protocolos internacionales de derechos humanos, con fuerzas policiales locales, federales y elementos del ejército.

El saldo es evidente, tras la aprehensión del secretario general de la sección 22 y el secretario de organización de esta misma, Francisco Villalobos y Rubén Núñez respectivamente, las tomas en Oaxaca arreciaron, de tal forma que en el municipio de Nochixtlán las fuerzas de seguridad utilizaron armas de fuego y gases lacrimógenos. De acuerdo con cifras oficiales, el saldo es de seis muertos, más de 50 heridos y 21 detenidos. Además de que en días previos hubo arrestos a varios maestros entre ellos: Othón Nazariega Segura, Roberto Abel Jiménez García, Enfrían Picaso Pérez, Juan Carlos Orozco Matus, Aciel Sibaja Mendoza, Heriberto Magariño López.

Esto provocó una ola de indignación en todo México. Varios sindicatos como el de la Unam, UAM, estudiantes de esas universidades, la Unión Nacional de Trabajadores, la Nueva Central de Trabajadores, organismos campesinos, las autoridades municipales y agrarias de Oaxaca, la central sindical estadunidense AFL-CIO, organizaciones de migrantes en Estados Unidos, etc.; mostraron su solidaridad y se han movilizado exigiéndole al gobierno federal que inicie diálogo con la CNTE, que pasa por derogar la reforma educativa. Por otro lado, Morena ha participado en las movilizaciones y los plantones que la Cnte tiene en la capital del país; esto ha generado diferencias por el temor de que la lucha se desvíe al plano electoral.

En Chiapas la sección 7 ha denunciado amedrentamiento de parte del gobernador priista y de grupos paramilitares del PRI, en parte debido a las presiones empresariales por las perdidas económicas. Los piquetes por su parte han sido flexibles con los vehículos y pasajeros y en algunos casos se ha abierto en las noches también para la carga pesada. En ese estado se desmontó la toma en los puentes fronterizos en Talismán y Tecún Umán con Guatemala.

En la última gran movilización, el pasado sábado 2 de julio, la sección 9 de la capital, movilizó a 262 escuelas, aunque una minoría, pero logró involucrar a pobladores de colonias y padres de familia, realizando cuatro columnas hacia el centro de la ciudad y 72 tomas de las principales vías de esta megalópolis, lo cual fue reprimido por la policía local dirigida por el jefe de gobierno del PRD. Sin embargo, en las estibaciones del centro, contingentes antimotines les impidieron el paso, no logrando llegar al zócalo de la ciudad, sede del poder ejecutivo federal.

En Centroamérica también conocemos de ataques contra la estabilidad laboral y los pactos colectivos a maestros, de las reformas neoliberales en los pensum y la autogestión, que significan privatización y del cierre de carreras como el magisterio en Guatemala. El descontento del magisterio mexicano se une el de otros trabajadores como los de la electricidad, petróleo, de fábricas, ejidatarios, jornaleros, estudiantes, comunidades indígenas; el gobierno por su parte se negó a dar marcha atrás a la derogación de la reforma, pese a que el próximo lunes 11 se instalará una mesa de diálogo. Por tanto, es por medio de la movilización y el arreciamiento de los piquetes la única forma de hacer retroceder al gobierno. La base de Morena se debe unir a la lucha, movilizando recursos por esta y exigiendo a su liderazgo que no la coopte para fines electorales.

  • Escrito por Super Usuario
  • Categoría: México
  • Visitas: 977

MÉXICO.- Elecciones 2015: Declive de los partidos, ascenso de los independientes y disolución de la izquierda

Valoración del Usuario: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive

Por Orson Mojica

En México se acaban de celebrar elecciones a mitad del periodo presidencial, para elegir diputados y senadores a nivel federal, gobernadores en 9 Estados, 639 diputados en congresos estatales y 903 presidentes municipales en los Ayuntamientos. Una elección inusual.

A diferencia de los años anteriores, que marcaban un avance electoral de la izquierda reformista en el conjunto de América Latina, en México este proceso parece haberse detenido, aunque sus resultados son contradictorios.

Las reformas estructurales de Peña Nieto

Mientras México se desangraba en la lucha militar contra los carteles del narcotráfico, otros países de América Latina emergían con mayor dinamismo económico, como Chile, Brasil, Colombia y Perú, relegando a México en la feroz competencia del mercado mundial.

El retorno del Partido Revolucionario Institucional (PRI) al gobierno en diciembre del 2012, no solo desconcertó a muchos, sino que marcó un nuevo punto de partida en la ofensiva neoliberal, que superó el estancamiento de los dos gobiernos del Partido de Acción Nacional (PAN) de Vicente Fox (2000-2006) y su sucesor Felipe Calderón (2006-2012).

Apoyándose en el Pacto por México, un acuerdo entre las cúpulas del PRI, PAN y del Partido Revolución Democrática (PRD), el gobierno de Peña Nieto impulsó la llamada reforma educativa, que modificó la Ley General de Educación, concentrando los recursos del Estado en la educación básica, en detrimento de la educación superior. Esta reforma pretende crear la mano de obra necesaria con la calificación mínima para las empresas transnacionales. La reforma educativa implicó una derrota para los trabajadores de la educación.

Contra viento y marea, explotando los recuerdos de los años de estabilidad económica bajo la larga dictadura del PRI, el gobierno de Peña Nieto abandonó el paradigma de las nacionalizaciones y emprendió un proceso de apertura en áreas sagradas como la explotación petrolera. El avance industrial de México fue posible gracias a la nacionalización del petróleo decretada en 1938 por el gobierno del general Lázaro Cárdenas (1934-1940).

En el año 2013, aprovechando el control férreo del PRI sobre los sindicatos, los trabajadores petroleros fueron vencidos en su resistencia. Peña Nieto impuso la reforma que modificó el artículo 27 de la Constitución de México que permite la inversión privada en un área que desde 1938 estaba bajo el monopolio estatal.

Resultado de las elecciones al Congreso Federal

Contrario a los pronósticos, el malestar social creado por la anulación de las grandes conquistas de la revolución mexicana (1910-1920) no se expresó necesariamente contra el PRI en las pasadas elecciones intermedias, sino que produjo fenómenos contradictorios.

El PRI sufrió un desgaste en su caudal de votos pero logró mantener el control del Congreso con una frágil mayoría simple. El PRI obtuvo el 29,2% de los votos ganando 214 escaños. El Partido Verde Ecologista de México (PVEM), aliado del PRI, obtuvo el 7,1% de los votos, ganando 27 escaños, lo que le permite al gobierno de Peña Nieto contar con 241 escaños.

El PAN obtuvo el 20,8% de los votos, situándose en segundo lugar, lo que permite obtener 113 escaños. El PRD ha sufrido una espectacular derrota, al obtener el 10,7% de los votos, obteniendo 99 escaños, perdiendo de un solo golpe 40 diputados. En realidad los votos del PRD han ido a parar a MORENA, que lidera Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien a pesar de ser haber sido en dos ocasiones el candidato presidencial del PRD, rompió con esta organización denunciando corrupción y colaboracionismo con el PRI. MORENA participa por primera vez en elecciones nacionales, obteniendo 8,6% de los votos, ganando 36 escaños.

La alianza PRI-PVEM se quedó a escasos 3 diputados para obtener la mayoría absoluta de la Camada de Diputados. No se descarta que el gobierno de Peña Nieto intente comprar más diputados o establezca alianzas que le permitan aprobar las leyes del programa de reformas estructurales que todavía están pendientes.

El Partido Nueva Alianza tendrá 10 diputados. El Partido Encuentro Social tendrá 7 diputados, electo por el sistema de representación proporcional. El Partido del Trabajo (PT) tendrá 6 diputados de representación proporcional.

Manuel Clouthier Carrillo, conocido empresario, se lanzó como candidato independiente y gano un escaño como diputado federal del Estado de Sonora.

El abstencionismo de las elecciones intermedias se redujo de un 55% a un 53%, pero también se redujo la cantidad de votos nulos de 5,6% a 4,9%.

El PRI conservó la mayoría de las gubernaturas

La guerra contra los carteles del narcotráfico se ha hecho sentir en las elecciones en los Estados de Michoacán y Guerrero. En el primero la gubernatura fue ganada por el PRD, destronando al PRI, pero en el segundo el PRI arrebató la gubernatura al PRD, muy golpeado por la desaparición y posterior asesinato de los 43 estudiantes normalistas en Ayotzinapa.

En el Estado de Querétaro, el PAN ganó la gubernatura. En el Estado de Sonora, Campeche, San Luis Potosí y Colima, el PRI ganó las gubernaturas. El PAN mantuvo el poder en la gubernatura de Baja California.

La batalla por el DF y el ascenso de MORENA

La capital, México Distrito Federal, ha estado bajo el control del PRD durante 18 años. De ahí surgió el fenómeno de AMLO, que ahora lidera el nuevo partido MORENA. La división del PRD es lo que más explica por qué el PRI mantuvo el control del Congreso y de las principales gubernaturas, aunque el crecimiento electoral de MORENA se dio fundamentalmente en el D.F.

MORENA obtuvo 16 diputados en el Congreso del Estado de México, la capital, arrebatando la mayoría al PRD, que se quedó con 14 diputados. El PAN obtuvo 5 diputados

Este ascenso de MORENA ante el derrumbe del PRD se manifestó en el hecho que el candidato Enrique Hernández Salcedo, del partido MORENA, fue asesinado el pasado 14 de mayo, pero los votantes del municipio de Yurécuaro, Michoacán, decidieron votar por el difunto y ganó las elecciones.

Avance de los candidatos independientes

El derecho a presentar candidaturas independientes en México ha sido una larga pelea de más de 10 años, que se libró en los tribunales de justicia y finalmente el Congreso Federal aprobó reformas que permitieron el surgimiento de candidaturas independientes, poniendo fin al monopolio de los desprestigiados partidos políticos sobre el derecho de postulación electoral. Los resultados de estas reformas electorales y del descontento popular se hicieron sentir en las pasadas elecciones.

El estado de Nuevo León, fronterizo con Estados Unidos, es la cuna de grandes grupos económicos, baluarte de la reacción, donde nació el PAN. Pero en esta ocasión la gubernatura del Estado fue ganada con el 49,3% de los votos por Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón, ex militante del PRI y quien se postuló como candidato independiente, derrotando el PRI y al PAN, y a otros 124 candidatos independientes.

El surgimiento de candidatos independientes refleja la ruina de los partidos tradicionales y el hecho que los grupos económicos están cambiando de opciones políticas, para incidir en el electorado.

Enrique Alfaro, candidato de un nuevo partido estatal denominado Movimiento Ciudadano, ganó la alcaldía de Guadalajara, capital del Estado de Jalisco, la segunda ciudad más importante de México, rompiendo el control del bipartidismo tradicional de PRI y PAN

Pedro Kumamoto, candidato independiente, ganó un escaño en el Congreso del Estado de Jalisco. En la ciudad de Morelia, Estado de Michoacán, ganó la alcaldía Alfonso Martínez Alcázar, ex militante del PAN.

La izquierda se desvanece

La izquierda en México tiene una historia muy particular. Desde la nacionalización del petróleo, el PRI logró instaurar un régimen bonapartista sui generis que en el transcurso del tiempo se mostró como un bonapartismo reaccionario, con rasgos dictatoriales.

Este régimen logró controlar los sindicatos creando el llamado sindicalismo charro, una burocracia mafiosa que estaba ligada al aparato del Estado y al propio PRI. En esas condiciones, la lucha contra un gobierno que se autodefinía como nacionalista y progresista, hizo que el conjunto de la izquierda confiara políticamente en la disidencia de izquierda que era expulsada del PRI, como fueron los casos del propio AMLO y de Cuauhtémoc Cárdenas, hijo del general Lázaro Cárdenas, y quien fundara el PRD en el año 1989.

El conjunto de la izquierda entró dentro del PRD y se disolvió, perdiendo identidad política y confiando en caudillos con discurso revolucionario. Ahora que la crisis del PRD es más que evidente, por la corrupción y por el colaboracionismo con el PRI, quien aprovecha el espacio político dejado por el PRD es MORENA, pero AMLO sigue siendo el mismo político burgués autoritario con discurso de izquierda populista de izquierda que engaña a las masas.

Se requiere un balance

Si algo muestra el resultado de las pasadas elecciones, es que el PRI abandonó su antiguo discurso nacionalista, y que ha entregado las conquistas de la revolución mexicana al servicio de las transnacionales. Ahora bien, el PRD dejó de ser una alternativa de izquierda reformista, no por el desastroso resultado electoral del año 2015, sino por el hecho que en la medida que se fortaleció electoralmente durante los años anteriores, su conducción fue asimilada por el corrupto sistema y llego a formar parte del mismo.

El lugar de la izquierda lo ocupan los candidatos independientes, que en la mayoría de los casos son burgueses o financiados por burgueses. El desencanto de las masas es conducido al pantano de la democracia burguesa. Se requiere construir una nueva agrupación de izquierda, en un país inmenso fronterizo con Estados Unidos y con Centroamérica. Esa cercanía geográfica y el hecho de compartir los males del capitalismo (miseria, explotación, saqueo, narcotráfico, migraciones, etc.) nos obligan a estar pendientes de lo que ocurre en México.

  • Escrito por Super Usuario
  • Categoría: México
  • Visitas: 1304

MEXICO.- La resurrección del viejo PRI?

Valoración del Usuario: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive

Por Orson Mojica

La revolución mexicana de 1910 fue uno de los grandes acontecimientos revolucionarios del Siglo XX. Fue incluso anterior a la revolución Bolchevique de 1917, y se produjo en la frontera sur de los Estados Unidos.

Instauración del bonapartismo

Pero la gloriosa revolución campesina mexicana fue derrotada desde adentro, por la casta militar que asesinó a sus principales líderes, como fueron Pancho Villa y Emiliano Zapata. El resultado fue la instauración de un régimen bonapartista que paso por diferentes etapas.

Este régimen bonapartista fue ejercido primero por el Partido Nacional Revolucionario (PNR) (1928-1938), fundado por el presidente Plutarco Elías Calles(1924-1928), quien representaba a los sectores que salieron victoriosos de la guerra civil.

Posteriormente, presionado por las duras condiciones de la gran crisis del capitalismo en los años 30 del Siglo XX, el presidente Lázaro Cárdenas (1934-1940) dio un giro hacia la izquierda, nacionalizó la industria petrolera, profundizó la reforma agraria y encabezó los cambios al interior del PNR y transformó a éste en el Partido de la Revolución Mexicana (PRM) (1938-1946)

El general Lázaro Cárdenas le dio asilo a León Trotsky, el viejo revolucionario ruso que huía de la persecución stalinista. Trotsky analizó al régimen bonapartista sui generis del cardenismo y escribió que "En los países industrialmente atrasados el capital extranjero juega un rol decisivo. De ahí la relativa debilidad de la burguesía nacional en relación al proletariado nacional. Esto crea condiciones especiales de poder estatal. El gobierno oscila entre el capital extranjero y el nacional, entre la relativamente débil burguesía nacional y el relativamente poderoso proletariado. Esto le da al gobierno un carácter bonapartista sui generis, de índole particular. Se eleva, por así decirlo, por encima de las clases. En realidad, puede gobernar o bien convirtiéndose en instrumento del capitalismo extranjero y sometiendo al proletariado con las cadenas de una dictadura policial, o bien maniobrando con el proletariado, llegando incluso a hacerle concesiones, ganando de este modo la posibilidad de disponer de cierta libertad en relación a los capitalistas extranjeros". (La Industria nacionalizada y la administración obrera, León Trotsky, Escritos, 12/05/1939.)

Este régimen bonapartista sui generis, tuvo un fuerte componente corporativista. El PRM redobló su control sobre la Confederación Regional Obrera Mexicana (CROM) y la Central de Trabajadores Mexicanos (CTM) ejerciendo un control totalitario sobre los principales sindicatos, organizaciones campesinas y populares del país. Bajo el cardenismo se sentaron las bases para el ulterior desarrollo industrial de México

En 1946, el PRM se transformó finalmente en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que fue derrotado por el Partido Acción Nacional (PAN), en las elecciones del año 2000, terminando un régimen de partido único que se mantuvo ininterrumpidamente por mas de 72 años en el poder.

La crisis del bonapartismo mexicano.

Con el tiempo el bonapartismo sui generis de la época de Cárdenas desapareció, y se transformó en un régimen bonapartista, reaccionario y con características totalitarias. Debido a que la principal consigna de la revolución mexicana fue “sufragio efectivo, no relección”, la Constitución mexicana prohíbe la relección, pero el PRI se las arregló para mantener cierta continuidad: el presidente saliente elegía al siguiente presidente, y en muchas ocasiones este nombramiento de dedo no reflejaba los intereses del presidente saliente.

En 1987 la disidencia del PRI se unió a la izquierda y conformó el Frente Democrático Nacional (FDN), presentando a Cuauhtémoc Cárdenas como candidato presidencial en las elecciones de 1988, las cuales perdió por un abierto fraude electoral que favoreció a Carlos Salinas de Gortari (1988-1994). Cárdenas fundó en 1989, en alianza con la izquierda, el Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Salinas de Gortari desde la presidencia impulsó las privatizaciones de los teléfonos y la banca, la aplicación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos (NAFTA), aplicando una abierta política neoliberal que desarticulaba la tradicional base de apoyo del PRI. Por ello, cuando escogió como sucesor a Luis Donaldo Colosio, este fue asesinado por una oscura conspiración de los dinosaurios del PRI, quienes en una negociación interna escogieron como sucesor a Ernesto Zedillo. El gobierno de Ernesto Zedillo (1994-2000) en realidad fue un gobierno de transición. Las transformaciones económicas realizadas bajo Salinas de Gortari erosionaron al PRI. El candidato del PAN, Vicente Fox Quezada (2000-2006), fue electo como el primer presidente que no era del PRI.

El repliegue del PRI.

En el año 2000, el PRI perdió la presidencia de México con el 36,11% de los votos, ante el 42,52% del PAN, y en un tercer lugar quedó la alianza jefeada por el PRD con el 16,64% de los votos, lo que presentó la ruina política de Cuauhtémoc Cárdenas. No obstante, el PRI quedó bien situado a nivel de diputados con el 23,17% ante el 30.74% del PAN y 17,60% del PRD. A nivel del Senado, el PRI obtuvo el 36.75%, el PAN el 38,11% y el PRD 18,85%. De esta manera el PRI se garantizó el derecho de veto para evitar el desmantelamiento de su aparato de poder.

En las elecciones del 2006, el PRI no logró recuperar el terreno perdido, pero no continuó cayendo. La pelea fue entre el PAN y el PRD. El PAN obtuvo el 35.89% de los votos, ante el 35,33% del PRD, cuyo candidato era el popular Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien denunció el “fraude electoral”. En esa ocasión, el PRI obtuvo el 22,26% de los votos.

A nivel de diputados el PRI mantuvo una votación del 20,6%, el PAN el 41,2% y el PRD el 25,4%. A nivel del Senado, el PRI obtuvo el 27,99%, el PAN el 33,63% y el PRD el 29,70%.

En las elecciones del 2000 y 2006 el PRI logró mantener un frágil equilibrio, y en cierta medida se convirtió en el partido decisivo en el Congreso, vista los intereses opuestos del PAN y el PRD.

El declive del PAN

Desde un poco antes de la presidencia de Salinas de Gortari, México comenzó a abrir su economía a las transnacionales y a aplicar planes neoliberales. Bajo los dos gobiernos del PAN se profundizó esa orientación económica, con fatales resultados para el pueblo trabajador.

Al no estar ya el PRI en el gobierno, indudablemente las masas mexicanas identificaron al PAN como  el causante de sus últimas desgracias. Los costos sociales de la guerra contra los carteles del narcotráfico, emprendida por el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012), agudizó el tradicional clima de inseguridad en las ciudades, erosionando aun mas la popularidad del PAN.  Además, no hay que olvidar que bajo el gobierno de Calderón se sintieron directamente los efectos de la crisis mundial del capitalismo, que estallo en el año 2008 y que todavía perdura.

El Neoliberalismo social y la lenta recuperación del PRI

No estando a cargo del gobierno federal, al PRI no le quedó otro camino que concentrar su pelea por el control de las gubernaturas estatales. Fiel a su tradición bonapartista, utilizó su control sobre las organizaciones de masas, para acentuar el clientelismo político, poniéndose a tono con los gobiernos de “izquierda” de América Latina, que impulsan políticas neoliberales pero concentran programas de asistencia social a los sectores mas vulnerables.

Esta orientación “neoliberal social” le dio sus primeros resultados en las elecciones estatales del año 2005. Ese año el PRI ganó las gubernaturas de Veracruz, Aguascalientes, Tlaxcala, Zacatecas, Chihuahua, Hidalgo, Tamaulipas, Durango y Quintana Roo.

El peligro del crecimiento electoral del PRI hizo que los acérrimos enemigos del PAN, PRD y Partido del Trabajo (PT) lanzaran candidaturas comunes en los Estados de Oaxaca, Puebla y Sinaloa, para enfrentar al PRI. Con ello más bien mostraron su propia impotencia y la creciente fortaleza del PRI.

El surgimiento de MORENA

El popular candidato Andrés Manuel López Obrador se mantuvo firme denunciando el fraude del año 2006, pero la burocracia del PRD, los diputados, senadores y gobernadores, estaban ansiosos de explotar sus cargos y al final, en los hechos, terminaron reconociendo en los hechos al gobierno de Calderón.

Esta claudicación provocó una ruptura entre AMLO y la cúpula del PRD. Después de peregrinar por todo el país, AMLO constituyó en Octubre del 2011, de cara a las elecciones del 2012, el Movimiento Regeneración Nacional (MORENA), desde el cual AMLO al final logró imponer nuevamente su candidatura presidencial al PRD, al constituir la alianza electoral Movimiento Progresista entre el PRD, PT y Movimiento Ciudadano.

En el acto de lanzamiento de MORENA, el intransigente AMLO denunció algo que pasó desapercibido para los medios de comunicación: “Enrique Peña Nieto es el candidato de esta minoría encabezada por Salinas de Gortari, cuyo principal instrumento de dominación son los medios de comunicación” (CNN, 02/10/2011).

Todos apostaron por Peña Nieto

Entonces, no solo tenemos que el PRI promovió el asistencialismo social en las elecciones estatales, que le permitieron dominar las 3/4 partes de los Estados antes de las elecciones del 2012, sino que una parte importante de la burguesía mexicana comenzó a gravitar nuevamente alrededor del proyecto del PRI.

Para apoyar a un candidato presidencial los grupos y fracciones de la burguesía lo primero que discuten es el plan económico, algo vital para sus intereses.

Vicente Fox, quien derrotó electoralmente al PRI, llamó a apoyar a Enrique Peña Nieto. “Debemos de cerrar filas atrás de quien vaya a ganar. No sé en este momento quién vaya a ganar, pero ya es claro que se perfila un ganador (…) No debemos tener miedo a que va a regresar el autoritarismo. Esa es una farsa. Hoy hay una auténtica división de poderes... hoy tenemos estructuras democráticas"(AP)

Fox llamó a apoyar la constitución de un gobierno estable y mayoritario: “Lo mejor para México es que ese ganador no sufra las frustraciones que me tocaron a mí, que le tocaron al presidente Zedillo, que le tocaron al presidente Calderón por gobiernos de minoría”. (CNN, 21/06/2012)

Y detrás de los grupos empresariales a, las grandes televisoras enemigas entre si, como TELEVISA que es pro PRI  y TV-AZTECA que es pro PAN, cerraron filas a favor de Peña Nieto.

El programa económico de Peña Nieto.

En una entrevista al diario El País, Peña Nieto aclaró muchas dudas: “Primeramente, el PRI no se ha ido, es falaz decir que el PRI se fue. El PRI se fue del Gobierno de la República, pero sigue gobernando y habrá de gobernar en 21 Estados del país”.

En relación al programa de reformas estructurales de la economía, Peña Nieto no oculta sus planes: “Tenemos un México en el que se ha incrementado la pobreza (…) tenemos un país que no ha tenido el mejor desempeño económico, sin dejar de reconocer la estabilidad macroeconómica y financiera que tenemos, que sin duda nos da una plataforma para que podamos impulsar las reformas estructurales (energéticas, laboral, fiscal) que el país necesita (…) Y la de la seguridad social añadiría. Todas están íntimamente ligadas, quizá la que menor vinculación tenga, sea la laboral. Obviamente más que marcar un orden, hacer esas reformas estará sujeto al acuerdo y consenso que vayamos teniendo con las otras fuerzas políticas. Mi compromiso es ejercer una presidencia que reconozca y recoja la participación de las otras fuerzas políticas del México democrático (…) hoy tenemos una tasa de crecimiento del PIB del 2%, 2,2% de promedio. Tenemos que elevarla porque creo que México tiene potencial para estar por encima del 5% al año de promedio, pero es necesario hacer reformas que posibiliten la generación de más empleo, que se traduzcan en niveles básicos de bienestar o de beneficio social como el sistema de seguridad social universal, que hoy solo tienen 44 de cada 100 mexicanos... En eso se van a traducir las reformas”.

El PRI que asumirá la presidencia de México en nada se parece a su antecesor que aplicaba políticas de neoliberalismo social para acceder al gobierno federal. Al parecer la profecía de López Obrador está por cumplirse: el retorno del grupo de Salinas de Gortari al poder. La alianza PRI-PAN para aplicar las reformas estructurales, y que la burguesía mexicana, que se ha quedado rezagada, compita económicamente a nivel de los países del BRIC ((Brasil, Rusia, India y China).

  • Categoría: México
  • Visitas: 2558

MÉXICO.- La masacre de Ayotzinapa y la crisis del Estado

Valoración del Usuario: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive


Por Leonardo Ixim

Hace seis semanas desaparecieron 48 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos en la localidad de Ayotzinapa en el sureño estado de Guerrero, muy cerca de la capital estadual Chilpancingo, y fueron ejecutadas seis personas más, hecho criminal llevado a cabo por policías municipales del municipio de Iguala y miembros de la banda delincuencial Guerreros Unidos.

Tal suceso fue ordenado por el alcalde de Iguala José Luis Abarca y su esposa María de los Ángeles Pineda, posteriormente detenidos en la capital mexicana. Ambos son cómplices de la agrupación criminal mencionada y miembros del Partido de la Revolución Democrática (PRD). Esto videncia aún más los vínculos del crimen organizado con las instituciones de seguridad del Estado mexicano en su conjunto, siendo la causa del crimen, el hecho de que la organización estudiantil y popular, en una nefasta pero para nada extraña relación entre Estado y crimen organizado, es considerada una amenaza para los intereses del capitalismo, pues el crimen organizado es consustancial a éste y hegemonizante en el tejido social, evidenciando la crisis de la sociedad capitalista.

Escalada de violencia

En los últimos años la violencia ha adquirido inusitada fuerza, desde el momento que el ilegitimo gobierno de Felipe Calderón del PAN propagandísticamente le declaró la guerra al narcotráfico, utilizando para eso al ejército mexicano. Con más de 70 mil muertos en el gobierno de Calderón, 20 mil con Enrique Peña Nieto, la violencia política cobro más fuerza, sobre todo contra elementos de las organizaciones populares quienes en distintos puntos del país se han opuesto a megaproyectos relacionados a la apropiación de recursos naturales o que defienden derechos básicos conculcados por políticas neoliberales. En esa lógica, la intromisión del ejército y la marina en tareas de seguridad pública, ha provocado una mayor deslegitimación del Estado, mostrando su verdadera cara contrainsurgente.

El combate al narco, caballo de Troya de la intromisión imperialista gringa, materializada en la Iniciativa Mérida -cuyos éxitos en materia de fortalecer el Estado de derecho para enfrentar el crimen organizado ha sido ínfimo- evidencia la crisis del régimen político que se enmarca en la denominada transición democrática, que tal como la conceptualiza Moreno como reacción democrática, buscó detener la movilización de masas que se dio en ese país a inicios de los 90s pos fraude electoral de 1988 y que se corona con el alzamiento zapatista de 1994.

Movilización que puso en jaque la llamada dictadura perfecta, nombre que recibieron los sucesivos gobiernos del PRI que administraron el Estado desde finales de la década de los 20s, auge y ocaso de la primera oleada de nacionalismo revolucionario burgués antecesor del chavismo, que terminó cediendo al capital internacional con las políticas neoliberales de Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo.

Esta transición pactada entre los partidos principales del régimen, PRI-PAN y como segundón el PRD (que después de ser víctima del fraude de 1988 se reacomoda al régimen) se pone en entredicho con la movilización popular por los normalistas desaparecidos y adquiere nuevamente fuerza, después de la movilización comunal y localista en Oaxaca, el fracaso de la Otra Campaña del EZLN, de los dos fraudes contra Andrés Manuel López Obrador, la salida institucionalista de ese descontento popular ante los fraudes, sus intentos de recuperar el PRD y la fundación de otro partido electorero como Morena, que tiene la disyuntiva de acomodarse como su ex partido o de ser por lo menos una fuerza opositora reformista.

Movilización popular

Bajo la consigna de ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos¡ se han desarrollado una serie de expresiones de repudio, demostrando la desconfianza de la sociedad mexicana con el Estado, pese a la salida criminalista forense (independiente de su necesidad para esclarecer el crimen) que le quieren dar a esta crisis política.

Primero con la renuncia del gobernador de Guerrero Ángel Aguirre, un ex priista postulado por el PRD, asumiendo en sustitución de este, otro peredista Rogelio Ortega. La sociedad civil guerrerenses muestra su descontento ante los pocos avances de las investigaciones pidiéndole también su renuncia y realizando una gran movilización en la turística ciudad de Acapulco. Así como la quema de las instalaciones del ministerio público denominado Procuraduría General de la República en la capital del estado de Guerrero, pese a que esta institución anuncia la captura del alcalde de Iguala y su esposa.

Desde los lamentables hechos, ha habido tres jornadas mundiales en repudio al crimen, plantándose frente a las embajadas mexicanas en varias partes del mundo, algunas en las capitales centroamericanas. En México han sido los estudiantes universitarios y de educación media los que por medio de la Asamblea Interuniversitaria realizaron dos tomas de recintos universitarios de la UNAM, la UAM y la UACM en la capital mexicana, paros en universidades en Jalisco, Querétaro, Oaxaca, Guanajuato, Chiapas, Zacatecas, San Luis Potosí, Chihuahua, Coahuila, Michoacán, Morelos, Nuevo León, Puebla, Sonora, Tlaxcala y Veracruz, actos de repudio en escuelas nacionales como la de Música, Maestros, en diversas preparatorias del Ciudad de México (dependientes de la UNAM), distintas escuelas normales rurales de varios estados, en centros de estudios superiores como el Cinematográfico, el Colegió de México de posgrados y caracterizado por cierto conservadurismo, Trabajo Social, institutos tecnológicos superiores de varios estados y acciones en universidades privadas como la Iberoamericana y el Tecnológico de Monterrey.

Ha habido también acompañamiento del sindicato de maestros del CNTE, de la central sindical UNT, de Morena, la Organización Política de los Trabajadores (OPT), Movimiento de Socialistas Trabajadores (MST), de sindicatos de trabajadores universitarios como el de la UNAM, de Guerrero, Tlaxcala y de otras, del sindicato de telefonistas, adherentes de la Otra Campaña zapatista y del EZLN, en tranques de calles, autopistas, carreteras, casetas de peaje, además de acciones de propaganda de grupos guerrilleros como el EPR, FARP y el ERPI.

Muchas de estas acciones han tenido su culminación con la movilización del pasado cinco de noviembre en la Ciudad de México, en una gran manifestación de 150 mil personas en el Paseo de la Reforma, desde la residencia presidencial en Los Pinos hasta el Palacio Nacional en el centro de la capital, bajo la consigna de renuncia de Peña Nieto; además de acompañarse de acciones en varios estados del país. En Guerrero por su parte, estudiantes universitarios, de educación media, organizaciones campesinas y de autodefensa, trabajadores universitarios y maestros de la CETEG, han tomado la sede del poder judicial estadual en Chilpancingo, Acapulco y anuncian una megamarcha próximamente en esta última ciudad, conformando una asamblea popular.

A la par de esto, los estudiantes del Instituto Político Nacional, una institución de educación superior que depende directamente del gobierno federal, que fue parte del proyecto inconcluso de industrialización reducido por las políticas neoliberales, han tomado su centro ubicado al norte del Distrito Federal, no solo en repudio por Ayotzinapa, sino exigiendo la no incorporación de los bachilleratos industriales dependientes de esta institución al sistema nacional y exigiendo un congreso universitario de reforma de carácter incluyente. Las negociaciones con la Secretaria de Educación Pública no han avanzado.

Hacia la movilización general

El epicentro de estas movilizaciones ha sido el combativo estado de Guerrero, uno de los más pobres y con presencia importante de población indígena que vive en total exclusión, además de que es terreno fértil para la impunidad del crimen organizado. Estado que ha sido la cuna y el campo principal para el accionar de grupos guerrilleros, desmovilizados y actuales.

Las normales rurales fueron parte de un proyecto instaurado en el gobierno de Lázaro Cárdenas que buscaba mejorar las condiciones de la población campesina y que adoptó una currícula de orientación socialista, algo que la Normal Isidro Burgos mantiene. Ésta también es donde los maestros Lucio Cabañas y Genaro Vázquez fundaran la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas que mantiene su accionar y el extinto grupo guerrillero Partido de los Pobres en los 60s. Por tal razón la oligarquía financiera siempre ha buscado eliminarlas o realizar contrarreformas educativas con tintes mercantilistas, tales como las del sistema educativo público o la laboral que busca seguir tercerizando el trabajo.

Con la caída de los precios del petróleo, del que la economía mexicana depende y la reforma privatizadora de la estatal de petróleos Pemex, la crisis del régimen se hace patente; la transición democrática y sus partidos demuestran su fracaso ante la constante violación a los derechos humanos. Es necesario reproducir el ejemplo de las asambleas en Guerrero y la Interuniversitaria, pero cuidando no caer en el error del localismo como fue la APPO en Oaxaca, además de no confiar en la dirección reformista de Morena -que ya tuvo un revés en la negativa de la Suprema Corte de Justicia con respecto a realizar una consulta buscando parar las contrarreformas privatizadoras en el campo energético- además de encarar con el zapatismo su peligrosa política anti-poder. UNT, OPM, los sindicatos independientes por su parte deben orientar para la conformación de un congreso nacional de Asambleas Populares que levante un programa democrático y socialista que entre otras cosas demande la renuncia de Peña Nieto. Los grupos guerrilleros deben limitar su accionar militar a las orientaciones de este posible congreso de asambleas.

Recuerden camaradas que su ejemplo de lucha es siempre rescatado aquí más al sur en Centroamérica.

  • Escrito por Super Usuario
  • Categoría: México
  • Visitas: 1681

MÉXICO.- La guerra de Calderón no es del pueblo

Valoración del Usuario: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive

¡Estamos hasta la madre!, ¡Paren esa guerra!, ¡Justicia! fue el grito unánime en las marchas en más de 20 estados del país, marchas que estamos seguros continuaran por que el enojo, el encabronamiento ciudadano continúa.

Decenas de miles de mexicanos marchamos el pasado 6 de abril protestando por la falta de seguridad y ante la incapacidad o complicidad de los gobiernos de los diferentes partidos políticos en el poder, entre los que destacan de manera principal el PAN y el PRI.

Felipe Calderón Hinojosa, responsable directo desde la presidencia de la república del tremendo caos provocado por “su” guerra contra el narco, cuyo único resultado son casi 40 mil muertos, es cuestionado por qué, nada ha logrado con su sangrienta guerra, en dónde también han caído varias decenas de luchadores sociales quienes además de ser muertos son difamados por los jilgueros que usan y abusan de su carácter de periodistas.

Estamos seguros que el justo reclamo de que se pare esa guerra, que se busquen una nueva estrategia para combatir el cáncer de los narco-empresarios, en donde, reiteramos: Las víctimas son trabajadores e hijos de trabajadores, mientras que los beneficiarios son los empresarios, los narco empresarios y sus políticos.

Socialismo Revolucionario México (SRM) ha iniciado desde el mes pasado un debate en dónde señalamos la urgente necesidad de que en el foro público, los representantes de los trabajadores de la ciudad y del campo y los intelectuales progresistas opinen y discutan sobre la necesidad de legalizar las drogas. No para permitir y estimular su consumo, sino para cerrar una de las grandes fuentes de corrupción, derivada de la alianza entre narcotraficantes y agentes del gobierno, desde los altos funcionarios hasta los policías municipales y reducir dramáticamente el precio de las drogas y con ello la acumulación de riqueza por los capos de la droga.

Somos conscientes de que muchos opinaran lo contrario, que se opondrán a la legalización de las drogas, pero debemos dejar de lamentarnos y lo real es que; urge iniciar un debate para encontrar soluciones consensadas desde la base de la sociedad civil, propuestas de solución en dónde participe la clase trabajadora y los intelectuales progresistas. Urge quitar el debate a los plumíferos de los noticieros y políticos que no han sabido resolver el problema y son culpables parciales por esos 40 mil muertos en 4 años de gobierno calderónico.

Señalábamos en artículo publicado el martes 29 de marzo de 2011 DEBATE CLASISTA: Legalizar la droga la urgente necesidad de encontrar propuestas de solución, y reproducíamos la propuesta del investigador de la Universidad Autónoma de Chihuahua, Victor Orozco uno de los estados dónde el crimen organizado mata de manera cobarde e impune a diario por igual a ciudadanos inocentes y a luchadores sociales. Víctor Orozco, profesor de historia en la Universidad de Chihuahua y analista político mexicano introduce al debate elementos imprescindibles que nos hacen reflexionar en la necesidad de legalizar las drogas. Un análisis serio y una propuesta inicial para el debate urgente y necesario.

Socialismo Revolucionario México (SRM), asume su posición bajo el hecho real de que los jefes del narco son empresarios del crimen, y nadie lo negara que, como empresarios dentro del sistema capitalista al igual que Carlos Slim, Azcarraga Jean, Salinas Pliego y demás millonarios de forbes buscan la ganancia rápida, no importándoles el medio para lograrlo. Nadie negará que los beneficiarios del lavado de más de 25 mil millones de dólares al año, fortuna igual a la de los ingresos petroleros del país o a la de la suma del total de remesas de los mexicanos que trabajan en el extranjero son empresarios. Nadie negará que los 25 mil millones de dólares anuales producto del crimen organizado que se lavan se encuentren invertidos en muchas de las empresas de “ilustres” empresarios o en sus bancos. Nadie negará que las enormes utilidades del narco y el crimen organizado hayan servido para pagar campañas de los políticos en el gobierno. Todavía resuena en los pasillos la acusación del chino Zhenli Ye Gon del “copleas o cuello” acusando al precandidato PANista y actual secretario del Trabajo, Javier Lozano Alarcón.

Reproducimos a continuación, parte del artículo del investigador universitario chihuahuense Víctor Orozco:

Su prohibición y el combate frontal con quienes las comercializan aparentemente han conducido al desastre en el que nos encontramos. Por allí no hay salida. Expongo a continuación algunas de las razones esgrimidas por quienes están plenamente convencidos de que la legalización sería un camino plausible de solución:

Disminuiría la violencia en las calles y la desintegración del tejido social. Ambos, se encuentran directamente ligados a la disputa por las plazas y el dominio de las rutas hacia los grandes centros de consumo, sobre todo a Estados Unidos.

Se cegaría una de las grandes fuentes de corrupción, derivada de la alianza entre narcotraficantes y agentes del gobierno, desde los altos funcionarios hasta los policías municipales.

Se reduciría dramáticamente el precio de las drogas y con ello la acumulación de riqueza por los capos de la droga.

Se vigilaría la calidad de las sustancias, evitando el 80% de las muertes por consumo, originadas en los agregados artificiales a la droga original,

Se dejarían de malgastar cientos de miles de millones de dólares en una lucha que carece de sentido y a la cual es imposible ponerle fin.

Se podrían instrumentar campañas de prevención y disuasión del consumo mucho más efectivas. El éxito alcanzado en la reducción sustancial del tabaquismo, es una muestra de ello.

Se acabaría con uno de los pretextos de los gobiernos para hinchar a los cuerpos militares y atropellar a los derechos humanos.

Se eliminaría uno de los pretextos esgrimidos por agencias del gobierno norteamericano y por los grupos de EEUU que muestran una mayor agresividad hacia los países latinoamericanos para montar las acciones intervencionistas en los mismos.

Una pregunta me queda sin respuesta: ¿Disminuiría la legalización el consumo de las drogas?. Quienes combaten la propuesta sostienen que aumentaría. No lo sabemos, pero tal vez lo que importe más a la gigantesca mayoría no adicta es evitar los males colaterales derivados del vicio. Los fumadores empedernidos por ejemplo, no perjudican a los otros si se toman unas mínimas precauciones, aunque claro, la sociedad pague el precio por las muertes prematuras y los costos de las enfermedades derivadas del tabaquismo.

Encontrar medicinas para una sociedad enferma cómo lo es hoy la mexicana, es desde luego una tarea ardua. A la vista de los resultados, sabemos que las medidas tomadas por el gobierno antes que al alivio, han conducido al agravamiento del mal. Estaremos en condiciones de cantar alguna victoria cuando las condiciones de vida y las oportunidades para la realización de los individuos o las comunidades hayan mejorado sustancialmente. Ello alzará sus miras, por encima de las miserias a las cuales son arrastrados cotidianamente.

Entretanto deben buscarse remedios. En 1934, apenas tomó posesión de la presidencia de Estados Unidos, Franklin D Roosevelt anunciaba que ensayaría una y otra vez las posibles soluciones a la crisis económica. Si falla un intento, sostenía, emprenderé un segundo, un tercero y así le seguiré, pero lo peor que puedo hacer es quedarme cruzado de brazos mientras millones de familias tienen apenas lo indispensable para sobrevivir. No vale la pena considerar aquí si triunfo o no en el empeño, pero si el ponderar esta actitud, tan necesaria en el México de nuestros días”.

Publicado por SOCIALISMO REVOLUCIONARIO México

  • Categoría: México
  • Visitas: 3177