GUATEMALA.- De pactos colectivos y luchas de los trabajadores del Arte


Por Leonardo Ixim

La suscripción de pactos colectivos siempre es buena noticia para las luchas de los y las trabajadores tanto públicos como privados.

Por su carácter de acuerdo oficial se incorpora al entramado legal que es de obligatorio cumplimiento para las partes, sobre todo para las patronales y por tanto de garantía en defensa de los derechos laborales. En ese sentido en la edición antepasada de El Socialista Centroamericano aplaudimos el recientemente firmado pacto entre trabajadores de salud pública y el ministerio respectivo. Pero tal como manifestamos al respecto, pese a los logros, sin duda reflejo de la combatividad de los trabajadores, la dirección del SNTSG mostró al presidente de la república como “amigo de los trabajadores”, algo inadmisible para cualquier dirigencia sindical clasista y consecuente.

Esto es una lección para el Sindicato de Artistas del Estado de Guatemala (Siadeg), pues pese a los logros de tales pactos colectivos, se oculta el carácter antiobrero del gobierno actual, confundiendo la conciencia de clase del trabajador. En el caso de Siadeg, el sindicato lleva un poco más de dos años exigiendo a las autoridades del Ministerio de Cultura y Deportes (Micude) la firma del pacto colectivo.

Los trabajadores estatales del arte incluyen las escuelas de formación artística, centros de difusión e instituciones tales como el Ballet Moderno y Folclórico, el Ballet nacional, la Orquesta Sinfónica Nacional, la Marimba Nacional de Conciertos y el Coro Nacional. De acuerdo a la propuesta del sindicato las compañeras y compañeros serán beneficiados con el respeto a la libre sindicalización, la incorporación de los renglones presupuestados de trabajadores, 011, 021, 022 y 031, el respeto a los derechos adquiridos, inamovilidad sindical, licencias sindicales, licencias para estudiantes universitarios trabajadores, beneficios póstumos, bonos por trayectoria artística, bono salarial, bono para el estímulo artístico, higiene laboral sobre todo por desastres, reclasificación de puestos, retiros voluntarios indemnizados, etc.

Consideramos importante que el comité ejecutivo del Siadeg difunda al máximo los posibles beneficios del pacto colectivo entre los afiliados y no afiliados, pues existen elementos en la propuesta del sindicato como la incorporación de toda la tipología de reglones de trabajadores, algo que es negado en muchas instituciones.

Solo por medio de la movilización de las bases y el fortalecimiento de la conciencia en cuanto trabajadores, es que se logrará que las autoridades del Micude firmen el pacto. Algo que consideramos que debe ser incorporado a la propuesta es el reajuste salarial vinculado al aumento del costo de la vida cada año.

Por tanto es vital la creación de asambleas informativas y de lucha para lograr el cometido; en ese sentido es necesario también que en un plazo perentorio se renueve por medio de elecciones el secretariado ejecutivo actual, que ha hecho una lucha importante aunque pasiva para aprobar el pacto colectivo. También como parte de las propuestas del pacto está que, una vez firmado, se cree una comisión mixta entre sindicato y autoridades, que verifique el cumplimiento del pacto. Esto es importante, pero solo con la presión y respaldo de las bases esa comisión no se convertirá en un organismo burocratizado.

Es necesario señalar la importante lucha que recientemente llevaron trabajadores del Coro Nacional y algunos de la Orquesta Sinfónica, con motivo de la presentación del cantante Andrea Bocceli, que pide en sus presentaciones ser acompañado por artistas nacionales. Muchos compañeros artistas se negaron a participar ante la voracidad de los productores del evento, que pagaron un mísero salario a los que se vendieron. La actitud digna de los trabajadores del coro es sin duda un ejemplo de democracia y conciencia de clase.

Otra propuesta importante es la creación de la carrera artística. Esta situación adquiere relevancia en la medida en que los trabajadores estatales del arte son formadores y difusores de valores estéticos y habilidades artísticas. Por tanto, el sindicato también puede ser un ente que sea puente ante artistas estatales e independientes de cara a propuestas estéticas críticas al status quo. En el plano organizativo es importante la incorporación de trabajadores del área de patrimonio nacional, vincularse con el sindicato de trabajadores del área deportiva del ministerio, todo de cara a fortalecer los derechos laborales de los trabajadores del Micude.

Share