11182019Lun
Last updateVie, 15 Nov 2019 1pm

HAITÍ.- La corrupción remueve los cimientos del gobierno de Moise

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive


Por Antonio Renard

Desde hace varios meses, la oposición por medio de diferentes medios, ha venido denunciando un enorme caso de corrupción en el país. Cerca de cuatro mil millones de dólares han desparecido o se han evaporado durante la última década.

Ante tales hechos, este país, uno de los más pobres de América y del mundo, las protestas no se han hecho esperar. Una enorme ola de protestas, acompañada de una huelga general sacuden al país. Hasta este momento, once personas han perdido la vida en los enfrentamientos contra las fuerzas represivas del régimen.

El gobierno de Moise ha tratado de evitar que este caso no llegue a mas, y ha querido impedir que las investigaciones se centren también en funcionarios del gobierno anterior, todo esto con base a maniobras que el pueblo haitiano no se ha tragado.

Los millones de Petrocaribe: unos se comen la pina y a los otros les duele la panza

Durante el gobierno del general Chávez, Venezuela creo un programa para vender el petróleo a precios subvencionados a diferentes países del área, entre ellos Haití. Sin embargo, tal y como también ha sucedido en Nicaragua, donde el clan de Ortega ha acaparado los beneficios de este proyecto, en contumacia con el régimen venezolano, las cosas no han sido diferentes para los haitianos. Desde hace diez años, el grifo del petróleo venezolano a buen  no se ha traducido en mejoras de esta población, luego que esta haya afrontado las consecuencias del devastador terremoto de diciembre del 2009.

Este exuberante monto contrasta con las condiciones de vida miserables para la enorme mayoría del pueblo. En este contexto es que desde hace unos meses se ha organizado primero como una plataforma de denuncia en internet, el movimiento “Petrocaribe Challenge” luego que, durante los dos años anteriores, el senado haitiano hubiese realizado unas investigaciones para dar con los responsables de la desinficionar de cerca de dos mil millones de dólares.

Esta primera “investigación” dio como responsables a varios antiguos funcionarios del gobierno anterior. Pero el actual gobierno de Moise solo separo a algunos de estos funcionarios, pero sin la eventual denuncia penal por fraude o malversación de fondos.

Sin embargo, estos personajes que fueron separados de sus cargos no eran cualquier persona. Formaban parte de su entorno cercano, su director de cabinete, el secretario general de la presidencia, así como una quincena de sus consejeros, lo que apunta que el mal no estaba afuera, sino que carcome todo el régimen.

En un primer momento, los intentos fueron para que este asunto se quedara dentro de los marcos de la carcomida legalidad burguesa. Varios ciudadanos denunciaron penalmente a estos corruptos a inicio del 2018. Pero esto no ha sido suficiente.

El problema se hace todavía mucho más grande, cuando para rembolsar la colosal deuda externa que tiene Haití, cerca del catorce por ciento de su presupuesto se dedica al pago de las obligaciones de Petrocaribe (alterpress.org, 8/09/2018) Estos datos expuestos por el economista Eddy Labossière dejan de manifiesto la envergadura del problema.

Una crisis política y social arrastrada

Jovenel Moise toma el poder como el sucesor de Michel Martelly, el cual en su momento también atravesó una importante ola de protestas debido a la falta de condiciones para realizar las elecciones en este país carcomido por la miseria.

Esta miseria no ha sido una escogencia del pueblo haitiano. Es el resultado en primer lugar de la indemnización que los haitianos tuvieron que pagar a Francia luego de la independencia en 1804. Una colosal suma fue exigida por la potencia colonizadora bajo la amenaza de las bombas para indemnizar a los antiguos colonos, banqueros y otros parias imperialistas. Luego de haberse librado de los esclavistas franceses, las masas agotadas por el derramamiento de sangre se vieron presas del chantaje del entonces rey Carlos X. Una flotilla de catorce barcos de guerras y quinientos cañones apuntaban hacia la isla. Deberían entonces indemnizar con ciento cincuenta millones de francos de oro, el equivalente en ese momento a la producción total de la isla en un ano. Esta suma fue “prestada” por los franceses, un doble negocio, el equivalente en la época de la deuda externa actual. El país tardo ciento veinticinco años para poder hacer frente a esta deuda ilegal en inmoral lo que acarreo en parte los problemas económicos, amén de los saqueos por parte de la dictadura de los Duvalier y ahora con los gobiernos de turno.

El candidato de la oposición, Jude Célestin, denuncio en la víspera que rehusaba participar en la segunda vuelta por ser “una farsa” puesto que esta sería “una selección” debido que solo se presentaría un solo candidato.

Estas movilizaciones ocasionaron fuertes enfrentamientos con las fuerzas represivas justo en la demanda que precedió a las elecciones.

El régimen respaldado por la administración Obama pudo campear la crisis al montar un mecanismo para cambiar todo para que todo quede igual.

Moise toma el poder en unas elecciones cuestionadas, luego de escindir el partido oficialista. La maniobra funciona porque logra presentarse como un candidato “outsider” sin que realmente lo fuera, ya que como lo veremos, sus vínculos con el gobierno de Martelly son fuertes.

Esto le permite llegar al gobierno, pero llevando al mismo a los principales elementos del gobierno anterior. Este empresario exportador de bananos, ha sido cuestionado por recibir importantes sumas de dinero como incentivos por parte de su predecesor (cerca de seis millones de dólares) así como por tener múltiples cuentas bancarias sospechosas de realizar lavado de dinero.

Todos estos aspectos oscuros, con la complicidad de su mentor Martelly hicieron que desde el principio la sombra de la corrupción planeara ya desde antes del inicio de su periodo presidencial.

Las elecciones que llevaron a Moise al poder se caracterizaron por una alta abstención. Casi el 80% del padrón electoral se abstuvo y si se calcula el porcentaje de votos que obtuvo con respecto al total de la población, Moise fue electo con solo un 10%. Este factor le da todavía más un carácter de ilegitimidad a su gobierno.

Pero toda una serie de irregularidades denunciadas durante el proceso electoral no impidieron que luego contara con el apoyo de los países imperialistas y de la OEA. Tanto él como Martelly se han cobijado con el apoyo indefectible de las potencias occidentales.

Moise aprovecha su mandato no solamente para continuar con la línea de Martelly sino para avanzar aún más en la consolidación de un régimen más represivo. Luego de la caída de Duvalier, el país había suprimido a las fuerzas armadas. El año anterior, Moise anuncio el restablecimiento de las fuerzas armadas, luego de casi dos décadas.

Los escándalos de corrupción en el país son moneda corriente pasando desde las ONGs que intervinieron luego del terremoto hasta fundaciones como la de Clinton.

La movilización

En el mes de julio los haitianos salieron a las calles a enfrentar el aumento en el precio de los combustibles. Este aumento implicaba un alza en los precios 38% en la gasolina, 47% en el diésel y 51% en el keroseno, una medida difícil de digerir luego de saberse del despilfarro de fondos de Petrocaribe. Las movilizaciones igualmente reprimidas por el gobierno dejan varios heridos así como muertos.  Luego de estas, el primer ministro renuncia para apaciguar un poco los ánimos. Pero no fue suficiente.

A partir del mes de setiembre, miles de haitianos empezaron a movilizarse para exigir cuentas al gobierno corrupto de Moise , a su antecesor Martelly y a sus secuaces.

Desde el inicio, las manifestaciones fueron reprimidas violentamente por las fuerzas del gobierno, lo que pone en evidencia una vez mas su complicidad en este caso.

Bajo el grito de “donde está el dinero de petrocaribe” cientos de jóvenes de los barrios marginales de la capital, entre ellos los de “Trou du Nord” (literalmente hueco del norte) se lanzaron a la calle a exigir cuentas.

La onda expansiva de estas manifestaciones no se hicieron esperar.  A lo largo y ancho del territorio, los haitianos, especialmente los jóvenes se lanzaron a las calles a exigir juicio y castigo para los corruptos.

Una salida revolucionaria a la crisis

Después de la caída de Duvalier, el pueblo haitiano ha enfrentado a los diferentes gobiernos puestos en el poder por la oligarquía y el imperialismo.

Sin embargo, toda esta valerosa lucha no se ha traducida hasta entonces en un triunfo mayor. La comunidad internacional llora lágrimas de cocodrilo, envía funcionarios mafiosos como los Oxfam envueltos por el escándalo de prostitución infantil. Mientras esto pasa el FMI continua a exigir ajustes como el del precio de los combustibles para seguir pagando la deuda externa. Mientras tanto el éxodo de miles y miles de personas continua hacia otros países del área y el norte de América. Estos caen la mayor parte del tiempo presas de redes de explotación de personas de toda índole.

La construcción de un frente revolucionario para el área es una tarea primordial para poder canalizar estas luchas y derrotar a la burguesía cipayo que se pone al servicio de los organismos internacionales y del los interese imperialistas.

Escribir comentario (0 Comentarios)

HAITÍ.- Rebelión popular, ¡fuera la MINUSTAH!

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive

 

Por Leonardo Ixim

A diferencia de otras naciones del continente americano donde con mayor o menor éxito el imperialismo estadunidense ha podido aplicar la estrategia de reacción democrática, en el Haití posterior a la caída de Duvalier hijo, conocido como Baby Doc en 1986, no se ha logrado tener gobiernos estables democráticamente elegidos.

En ese marco es que se dan las movilización populares contra el fraude electoral promovido por el saliente presidente Michelle Martelli quien impulsa a su candidato, Juvenal Moise. Martelli, quien ha sido cantante de música popular haitiana, se caracterizó por perseguir a sus opositores, además de ser parte del paramilitarismo de la dictadura de Duvalier, conocido como Tonmton Macutes; Martelli participó en el golpe de estado contra el segundo mandato de Aristide en 2004. Baby Doc por su parte, regresó al país tras su exilio dorado en Francia como asesor de Martelli.

Por otro lado Haití es el país más pobre del continente, con más del 80 por ciento de la población en pobreza, un salario mínimo al día de 44 centavos de dólar, 75 % de la población sin agua potable, más del 50 % de los niños no asisten a la escuela, un país totalmente deforestado donde la principal fuente de energía ha sido la leña y por ende proclive a todo tipo de desastre climático, como huracanes y tormentas tan habituales en el Caribe. En este país se viven dramas como el hecho de que gente se alimente de una galleta formada de barro seco mezclada con sal y grasa vegetal. Tal situación se agravó tras el terremoto de 2010, que generó 300 mil muertos y millón y medio de desplazados, sin mencionar el agravamiento del déficit habitacional.

Además existe una gran migración hacia República Dominicana y Estados Unidos; en el primer país habita una gran cantidad de migrantes haitianos, los descendientes de éstos y los nuevos emigrados frecuentemente son discriminados; mientras que las peligrosas travesías por mar hacia Florida muchas veces resultan en la expulsión de nuevo a Haití.

Desde 2007 existe presencia militar de la ONU -este país no cuenta con ejército, eliminado tras la invasión gringa de 1994- conformada por tropas de países latinoamericanos como Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, El Salvador, Perú y Uruguay, denominada Misión de Naciones Unidas para la Estabilización de Haiti (MINUSTAH) con 9 mil efectivos y un costo de $ 3200 millones. Esta no es más que una fuerza de intervención con el fin de garantizar los intereses gringos y franceses, cuyo componente militar está a cargo del ejército brasileño. De tal forma, Brasil y demás naciones, algunas de estas gobernadas por partidos dizque progresistas, actúan como sub imperialismos. La parte civil por muchos años fue dirigida por el político guatemalteco Edmond Mulet señalado en ese país de ser parte redes ilegales de adopción de menores.

La actual crisis

Tras el terremoto de 2010, EU volvió a intervenir con 20 mil marines, a diferencia de los gobiernos nacionalistas burgueses que reaccionaron enviando ayuda humanitaria; el sismo desnudó la pobreza y estalló otra crisis política cuando el presidente Rene Preval pretendió mantenerse en el gobierno. Este, quien fuera colaborador de Jean Bertrard Aristide, ha sido junto al saliente gobierno de Martelli y en menor medida el mismo Aristide, promotor de una serie de políticas neoliberales que han convertido Haití en una gran zona franca, instalando maquilas que pagan los salarios mínimos más bajos del hemisferio.

Todo esto es parte de un plan, donde los esposos Clinton son los principales inversionistas, promoviendo además el turismo de lujo, creando espacios aislados de la pobreza del país. Esta “inversión” se mueve con los recursos de una cantidad de ong´s internacionales que se han dedicado a parasitar con la ayuda humanitaria tras la reconstrucción del sismo.

En las primeras elecciones en 1990 resultó electo el ex cura Aristide con un programa democrático, quien posteriormente fue expulsado del gobierno por medio de un golpe de estado apoyado por Washington, imponiendo el general Raúl Cedras. Éste fue sacado por sus amos nuevamente en una de las enésimas invasiones gringas; desde esa fecha desapareció el ejército, herencia de la dictadura de Duvalier. Sin embargo las estructuras paramilitares se mantienen.

Nuevamente, tras un conflictivo segundo gobierno de Aristide, quien implementó el programa neoliberal, se dieron nuevas movilizaciones populares, aprovechadas por las estructuras paramilitares con el apoyo gringo, quienes dieron otro golpe de estado, exiliando Aristide hacia la República Centroafricana. Sin estabilidad política y social, se dieron distintas elecciones consideradas por el pueblo como farsas, registrando los índices de abstencionismo más grandes del continente.

Martelli, que es exhibido como un outsider, fue la continuación neoliberal de exoneraciones fiscales a las trasnacionales maquileras gringas, promoviendo además cierto acercamiento con gobiernos “progresistas”; de hecho Haití forma parte de PETROCARIBE -el cual ha sido otra fuente de corrupción para beneficio de los cercanos a Martelli- con pocos beneficios para la población y continuando con mayor endeudamiento. Sin embargo el pináculo de la crispación social posterior a las movilizaciones de 2012 contra la presencia de la MINUSTAH y la represión de parte de esta, se hace manifiesto, ocasionado ahora la suspensión de parte del Consejo Electoral Provisional (CEP) de la segunda vuelta programada para el 22 de enero.

El Basta Ya haitiano

La chispa que hizo explotar la rebelión en esta ocasión fue el fraude de Martelli, Moise y su partido Phtk -en siglas en francés- tanto en las elecciones parlamentarias (senado y diputados) y locales del 9 de agosto y la primera vuelta presidencial del 25 de octubre. En ambas fechas la participación no pasó del 20 % de los aptos para votar, sin contabilizar los ciudadanos no empadronados. Los resultados de la primera vuelta tardaron en conocerse de parte del CEP, tramposamente resultando para competir en el balotaje el oficialista Moise y Jude Celestin cercano al liberal partido de Aristide, Fammi Lavalas

En las últimas semanas de enero se generó una serie de movilizaciones populares contra el fraude, obligando a los principales candidatos aglutinados en el denominado G8 bajo la figura de Celestin, a encabezar la suspensión de la segunda vuelta. Ni siquiera las comisiones de CELAC y OEA, que junto al gobierno gringo buscaban la realización de las elecciones, lograron parar la movilización.  

Un factor fundamental son las fuerzas populares como la Iniciativa por un Movimiento Patriótico Democrático, partidos reformistas de izquierda como el Prkp, sindicatos, movimientos estudiantiles, organizaciones marxistas como Molegrafh; que a la par de una huelga de trabajadores de la universidad pública con la solidaridad estudiantil, la agenda gira además por exigir la salida de la MINUSTAH y con un programa auténticamente democrático.

En el ínterin la extrema derecha busca tomar la iniciativa, reaparece la figura de Guy Philippe ex agente de la CIA y acusado por la DEA narcotráfico -que teatralmente ha intentado dos veces su captura- éste comandó el golpe contra Aristide en 2004 y es cercano a Martelli, amenazando con un baño de sangre contra los que denomino “anarquistas”. Este criminal considerado “molesto” pero necesario para el imperio, cercano a personajes ultra conservadores de la política gringa como Roger Noriega, el pasado viernes 6 movió junto al gobierno a paramilitares y simpatizantes de Martelli ocasionado enfrentamientos y un muerto contra la población movilizada.

En el momento en que cierra esta edición acaba el mandato de Martelli. A última hora la Comisión de Enlace formada por la ONU, EU, Francia y los Estados con tropas en Haití, logran un hoja de ruta para buscar la estabilidad Esta consiste con que el Primer Ministro Evans Paul asuma temporalmente el gobierno tras decretarse por la Asamblea Nacional un vacío de poder, mientras que ésta convoca en los próximos días a un nuevo Consejo Electoral Provisional y un presidente provisional nombrado posteriormente, hasta la realización de nuevas elecciones para segunda vuelta, legislativas y locales para el 25 de abril. Se consultará a la sociedad civil, tanto para la conformación del nuevo CEP como del presidente provisional, sin duda un dulce para desmovilizar a la población.

Desde Centroamérica, el Partido Socialista Centroamericano (PSOCA) saluda el heroico pueblo haitiano, heredero de la primera revolución de esclavos en 1801 que se enfrentó victoriosamente contra las tropas de Napoleón Bonaparte, heredero también de las gestas contra la dictadura criminal de Baby Doc y que con todo el sufrimiento impuesto por las potencias, es un ejemplo de lucha. Consideramos que la salida que la OEA, la Casa Blanca y la Celac, junto al establecimiento conservador haitiano llevará a nuevos sufrimientos. Es importante que la movilización tenga como centro una Asamblea Constituyente Popular, que se retire toda fuerza extranjera y que la organización del pueblo haitiano enfrente al paramilitarismo de ultraderecha.

Escribir comentario (0 Comentarios)

HAITÍ: ¿Existe Haití?

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive

tropashaiti

Haití fue el primer país independiente de América Latina. La colonia francesa de Saint Domingue, que ocupaba la mitad occidental de la isla La Española, vio en los años finales del siglo XVIII arder los cafetales y las plantaciones de caña que tanta riqueza habían dado a la metrópoli europea. El fuego lo pusieron los negros esclavos, traídos de África o ya nacidos en la colonia, quienes tuvieron la osadía de pensar que el sueño ilustrado de que la libertad, la igualdad y la fraternidad eran posibles para los hombres, también les concernía a ellos, los más explotados y desiguales. Pero hombres al fin y al cabo.

Escribir comentario (0 Comentarios)