MEDIO ORIENTE.- ¡¡Alto al embargo imperialista contra el pueblo de Irán!!

Nicolas Le Brun

Nuevamente las tropas, la aviación y la marina de la mayor potencia militar del planeta, los Estados Unidos de América y sus socios menores de la Unión Europea se aprestan para intervenir en otro país del Medio Oriente bajo el pretexto de detener el programa nuclear iraní, calificado de peligroso para los intereses de las potencias occidentales.

En el momento de escribir el presente artículo, la Unión Europea empezaba a adoptar un embargo de las importaciones petroleras iraníes que representan casi el  25% del petróleo consumido en el conjunto de la Unión. Esta merma de 600 000 barriles, de los 2 600000  que importan los europeos van a tener sin la menor duda una repercusión en el costo de los combustibles. Este embargo entraría en vigor a partir de julio próximo. Además también se aprestan a congelar los fondos de la Banca Central Iraní en el continente.

Esto se une al nuevo embargo impuesto desde el 1º de enero por el presidente Obama a los mismos fondos, uniéndose al Reino Unido.

De esta forma buscan que el dinero obtenido por la venta de petróleo tenga más dificultades para entrar al país y fragilizar la ya débil economía iraní. Esto implicaría una escalada en el costo de la vida como producto de la debilitación del rial, la moneda local a niveles parecidos a los sufridos durante la guerra fratricida entre Irán e Irak.

El régimen iraní piedra en el zapato del imperialismo

Pero el embargo no es algo nuevo para los iraníes que afrontan uno de los más salvajes impuestos por los Estado Unidos, comparable con el que ha sufrido durante casi 50 años la economía cubana.

Hay que recordar que Irán es parte de la lista de la Secretaría de Estado como país que promueve el terrorismo, forma parte del denominado, por el ex presidente Bush hijo, “Eje del Mal”

Antes de esta inclusión en la lista, los yanquis ya habían tomado acciones para tratar de deshacerse del régimen islamista iraní, producto de una revolución que derrocó a la monarquía del Sha Reza Palevi impuesto en los años 50. El Sha gobernó con métodos dictatoriales, reprimió con ferocidad a la clase trabajadora bajo el pretexto de la infiltración comunista. Este país fue durante muchos años una base militar norteamericana que permitía crear un colchón de seguridad contra la antigua Unión Soviética y además garantizar el control sobre el preciado oro negro iraní.

Durante casi una década se desarrolló de una sangrienta guerra entre Irak e Irán. El después caído en desgracia, Sadam Hussein, lanzó una ofensiva apoyada por los Estados Unidos y Arabia Saudita para derrotar el régimen iraní. Después de este tiempo y debido a la imposibilidad de derrotar la revolución islamista, la táctica varió.

Desde el año 1995, los Estados Unidos ha impuesto sanciones contra las compañías que  contempla varias medidas.

Todas las actividades comerciales, transacciones financieras y de inversión con Irán dirigida por "personas de EE.UU." ,incluidas las sucursales en el extranjero, , donde se encuentra la última, son prácticamente prohibidas desde 1995.

Esta prohibición incluye las exportaciones, el suministro directos e indirectos de los productos, tecnologías y servicios a una persona en un tercer país, cuando estos productos están específicamente establecidas en él (o si el exportador tiene razones para creer) que sean utilizados e incorporados en los productos, tecnologías y servicios para la reexportación a Irán o de tránsito.

Sin embargo, la reexportación desde un tercer país por una persona que no sea "persona de los EE.UU." está permitido en dos casos:  si los productos, tecnologías y servicios han sido sustancialmente transformados en un producto fabricado fuera de los Estados Unidos o en caso de que se incorporen a un producto fabricado fuera de los Estados Unidos y que su valor agregado es menor que el 10% del valor total del producto extranjero.

Estas sanciones también causaron algunos conflictos comerciales con sociedades francesas con inversiones en Irán. Para evitar las sanciones, la Unión Europea empezó a cantar “el mismo son” que sus socios yanquis. A partir del año 1997, la Comisión Europea acordó también aplicar sanciones y unirse a la lucha contra el “terrorismo” y la proliferación del mismo. Así adoptaron seguir la corriente c y  evitar el castigo de los estadounidenses.

La cuestión islamista y el programa nuclear iraní

Uno de los pretextos de las potencias occidentales es que los regímenes islamistas son opuestos a los principios democráticos occidentales y que por ende tienen la autoridad moral para luchar por los “derechos humanos” según su óptica.

Además, argumentan que el desarrollo del programa nuclear iraní puede terminar en la fabricación de la bomba atómica, un peligro para los intereses imperialistas en la zona.

Para los socialistas revolucionarios es importante encuadrar los análisis desde la óptica del materialismo histórico y no desde el fetichismo de los conceptos de democracia y derechos humanos manoseados por la burguesía y sus acólitos.

El movimiento islamista ha venido a ocupar un lugar protagónico en muchos países del mundo árabe como una distorsión de la lucha anti imperialista. Las potencias imperialistas se han repartido las zonas de influencia durante más de un siglo. Los pueblos árabes han sido desmembrados y enfrentados entre sí. El trazado de las fronteras, la creación de estados fantoches en la zona ha sido parte de la táctica  primero de las potencias europeas vencedoras de la Primera Guerra Mundial y después de los Estados Unidos, luego de la victoria de la Segunda Guerra que le permitió asumir el rol de potencia hegemónica en el mundo.

Sin embargo estos movimientos se han quedado en reivindicaciones nacionalistas y en lugar de desarrollar los procesos de liberación, se han convertido de control y estrangulamiento de las aspiraciones de las masas árabes. Ya la historia ha dado múltiples ejemplos, desde Nasser en los años 50 que claudicó en la lucha contra el sionismo, el defenestrado Gadafi que empezó con un discurso radical para luego convertirse en un acólito más.

La revolución islamista en Irán ha sido un caso del mismo tipo. Las masas siguieron la dirección de los Ayatholas pero esta burguesía nacionalista también ha actuado en consonancia a sus intereses de clase. La represión al movimiento sindical y la pérdida de las libertades democráticas básicas han sido un hecho.

La creación de capas privilegiadas por el régimen como la Guardia Revolucionaria también pone cuesta arriba las aspiraciones de las masas para liberarse del yugo de la explotación. Este organismo militar es el que controla el mercado negro que ha proliferado como producto del embargo. Además en caso de endurecerse ele embargo son los que se beneficiarían de los intercambios comerciales para enfrentar el congelamiento de fondos del BCI, debido a la enorme participación de estos en empresas de diverso índoles.

En el caso del programa nuclear, es una cuestión estratégica para el imperialismo que tiene el mayor arsenal nuclear y no puede permitir que en el área un gobierno hostil tenga este artefacto de destrucción masiva. Sin embargo este es un pretexto tan poco creíble como las famosas armas de destrucción masiva que según los gringos, europeos incluidos, decían que tenía Sadam Hussein.

El programa nuclear iraní ha venido siendo saboteado por las agencias de seguridad y espionaje yanquis y sionistas que mediante métodos terroristas han eliminado, secuestrado y desaparecido a varios de los científicos del programa.

Obama sigue los pasos de los Halcones de Bush

Muchos políticos reformistas alentaron la falsa expectativa que con la ascensión de Obama al poder habría un cambio en la política exterior de los Estados Unidos.

La realidad es otra. La “nueva” doctrina de una guerra a la vez, pero con el ojo puesto en los intereses estratégicos de la burguesía yanqui alrededor del mundo. Es decir aplicar la fuerza para mantener la explotación y el saqueo de los recursos naturales donde sea que éstos se encuentren.

También han muchos que han creído que el retiro anunciado de las tropas en Irak y Afganistán  implicaría un cambio en la política intervencionista también se equivocaron. El imperialismo busca concentrar sus fuerzas para intervenir en Irán a sabiendas que puede ser un conflicto de mayor envergadura.

El bloqueo y el embargo son medidas para provocar el desgaste de la población y garantizar que un sector no intervenga en la resistencia en contra de la fuerza invasora. También Obama busca contar con el apoyo de toda la coalición de la misma manera de la intervención en Afganistán.

Irán cada vez más acorralado amenaza con cerrar el estrecho de Ormuz paso estratégico por donde circula el grueso de la producción mundial de crudo. Además cerca se encuentran importantes yacimientos, amén de bases militares de las potencias de la OTAN a unos cuantos kilómetros. La 6ª flota yanqui está acantonada cerca en el Mediterráneo.

Este escenario es el mismo de la intervención en el vecino Irak a principios de la década pasada.

Los socialistas revolucionarios llamamos a la movilización en contra de estas medidas de embargo y bloqueo imperialista. Estamos a favor de la defensa de la soberanía del territorio iraní y en caso de intervención llamaremos a luchar del lado del campo militar iraní sin ninguna duda.

Sin embargo estaremos por la movilización revolucionaria de las masas para que estas puedan enfrentar a la banda de piratas y mercenarios del imperialismo, no con la política del régimen.

Share