GUATEMALA.- Pronunciamiento de la Asociación de Estudiantes de Historia, Antropología, Arqueología y Archivística de la USAC

LA ASOCIACIÓN DE ESTUDIANTES DE HISTORIA, ANTROPOLOGÍA, ARQUEOLOGÍA Y ARCHIVÍSTICA DE LA UNIVERSIDAD SAN CARLOS DE GUATEMALA; A LA COMUNIDAD UNIVERSITARIA Y AL PUEBLO DE GUATEMALA HACE SABER:

Nuestra solidaridad con las organizaciones campesinas y sindicales que protagonizaron movilizaciones el día miércoles 11 de mayo, tales como la Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas (CNOC), CODECA, Uvoc, el Sindicato del Hospital San Juan de Dios, entre otras más que encauzan sus demandas en acciones de lucha como un paro nacional. Consideramos que además de justas las demandas presentadas por tales organizaciones, son necesarias pues proyectan reivindicaciones históricas de los pueblos que conforman este país, sumergido con el mantenimiento de un modelo social neocolonial y un sistema dependiente.

De tal manera que solo la movilización popular puede convertirse en catalizador que sirva para acumular la organización y las fuerzas sociales. Así reunir a sectores del pueblo disperso que se encuentran mediatizados por los pesares del día a día, o por la poderosa ideología burguesa que promueve el conformismo desde la manipulación de la opinión pública y de la religión, fomentando el individualismo y visiones conservadoras que favorecen a las élites del poder económico y político.

La construcción de agendas programáticas comunes entre las clases populares y proletarias es una necesidad que nuestro país requiere; hacerle frente a la embestida neoliberal que agarró fuerza como saldo de lo que dejó las movilizaciones del año pasado y en la elección de un gobierno incapaz, pese a que fue electo por una minoría de votantes.

Por tal razón nos sumamos a las distintas demandas, tales como: la anulación de los subsidios tributarios a la grandes empresas, la renuncia y el castigo popular a los diputados y todos los funcionarios corruptos; la renacionalización de todos los bienes y servicios privatizados; que el 15 por ciento de las tierras cultivables sean destinados a cultivos básicos para la alimentación, pero para lo cual requiere una reforma agraria y no simples leyes de desarrollo rural; la prohibición y penalización del apropiamiento y desvío de ríos, lagos y demás espejos de agua, así como garantizar que no exista ningún mega proyecto en ecosistemas protegidos tanto por el Estado y haciendo respetar la negativa de vecinos de distintas comunidades y municipios que se han opuesto a tales intromisiones en sus territorios.

Además de considerar que se debe de tomar en cuenta otras como: negociación de pactos colectivos tanto en el sector público y privado que garantice derechos laborales y se combata los privilegios de sectores acomodados de los sindicatos; garantizar el acceso gratuito a una educación pública desde primaria hasta universitaria, así como una salud de calidad y gratuita; ambas financiadas por medio de impuestos a las grandes fortunas y a las ganancias de los monopolios financieros y empresariales, lo cual requiere una profunda reforma fiscal de carácter progresiva.

Por tanto exhortamos a las distintas organizaciones campesinas, sindicales, populares y estudiantiles, a que busquemos la unidad, a partir de lograr consensos en una agenda programática y un plan de lucha para combatir los planes neoliberales de la oligarquía y de los distintos imperialismos como Estados Unidos, China, Rusia, Europa; se disputan nuestra pequeña franja de tierra centroamericana para sus grandes emprendimientos imperiales.

De tal forma que es importante que las distintas organizaciones como el CUC, Cnoc, Uvoc, Codeca, San Juan de Dios, FNL, así como el trabajo coordinado dentro de los grupos firmantes de la Asamblea Social y Popular (ASP) el magisterio autónomo, el magisterio en resistencia, Unsitragua, CGTG, CUSG, las bases consecuentes del Steg, los partidos denominados de izquierda Urng, Winaq, Convergencia; grupos y asociaciones estudiantiles de la Usac y de las universidades privadas, dejemos de ser indiferentes y nos convirtamos en una alternativa para los pueblos de Guatemala.

Share