PANAMÁ.- Ante el empuje de la huelga, Martinelli negocia reformas a la Ley No. 69

Por Emilio Young

La huelga del sector salud ya cumplió más de un mes. La huelga médica, dirigida por la Comisión Médica Negociadora Nacional (COMENENAL), fue el detonante. Los gremios médicos protestan contra la apresurada Ley No. 69, el nuevo Código de la Salud, que el gobierno de Martinelli impuso con su mayoría parlamentaria dentro de la Asamblea Legislativa, la que permite la contratación de personal médico extranjero en detrimento de las conquistas obtenidas por los médicos panameños.

Huelga general del sector salud

Pero poco a poco se fueron sumando los otros gremios del sector salud. En los hechos hay una huelga general, todos los gremios de la salud están en huelga: médicos, enfermeras, técnicos y empleados. Como pocas veces, se ha logrado una unidad de todos los gremios en la lucha. Por el grado de complejidad de las labores a desarrollar y por los ingresos salariales diferentes, tradicionalmente el sector salud se ha dividido en diversas organizaciones que no siempre han coincidido en la necesidad de reclamar de manera conjunta. La actual huelga del sector salud es una honrosa excepción, un verdadero ejemplo para todos los trabajadores centroamericanos, especialmente para el sector salud que ha protagonizado luchas en El Salvador y Honduras.

La lucha contra la Ley No. 69

La planteó primero la necesidad de vetar la Ley No. 69 pero después que esta entró en vigencia, ha planteado su derogación. Los otros gremios aprovecharon la coyuntura y plantearon sus propias reivindicaciones, creando una unidad de acción, enormemente progresiva.

El gobierno de Martinelli ha tratado de ganarse a la opinión pública, argumentando que la contratación de personal médico extranjero es para llenar vacantes en las provincias, un problema real. Incluso, para desarticular el paro médico, llegó a declarar de manera unilateral que aumentaría el salario a los médicos de provincia, pero la propuesta fue rechazada por los huelguistas. Con esta maniobra, Martinelli pretendió dividir al gremio médico, ofreciendo una zanahoria a los médicos de provincia.

En un momento determinado, el gobierno de Martinelli ofreció satisfacer las demandas de los médicos vía reglamentación de la Ley No. 69, pero los gremios no aceptaron el caramelo envenenado. El Reglamento puede ser cambiado en cualquier momento, mientras la ley No. 69 continua vigente.

Propuesta de reforma

Los diputados del gobernante partido Cambio Democrático (CD) introdujeron un proyecto de reforma que consiste en tomar en cuenta a los sindicatos del sector salud para contratar al personal extranjero. Pero la maniobra del gobierno ya está en marcha. Con intermediación de la Iglesia Católica, como ha ocurrido en los anteriores paros médicos, ya se han iniciado los primeros contactos y negociaciones entre el Ministerio de Salud (MINSA) y los gremios en huelga.

Domingo Moreno, presidente de la Comisión Médica Negociadora Nacional (Comenenal), declaró recientemente que están estudiando la propuesta de reforma: “La idea es confrontar las dos posiciones para redactar un documento que pueda estar a la altura de la Ley 69 (…) Nosotros estamos trabajando, pero seguimos viendo la derogatoria de la Ley 69 como la fórmula para finalizar el paro” (La Prensa, 22/10/2013).

Los gremios en lucha han elaborado su propia propuesta de reforma a la Ley No. 69, lo que es una posición correcta. Los médicos insisten en que se pueda contratar a personal extranjero siempre y cuando se compruebe esa necesidad, y que a dichas convocatorias de especialistas no asistan médicos panameños ni haya personal en proceso de graduarse en los seis meses próximos a la contratación. Con ello se pretende que no se utilice el personar extranjero como futuros esquiroles contra los gremios del sector salud.

Cualquier negociación legislativa es válida, siempre y cuando refleje los intereses globales de los diferentes gremios y se mantenga la movilización y el paro general del sector salud.

El peligro de la división

El peligro que encierra la propuesta de negociar en la Asamblea Legislativa una posible reformar a la Ley No. 69, es que el gobierno de Martinelli ceda ante la justa presión de los médicos, pero que el resto de los gremios en lucha (técnicos, enfermeras y empleados) no logren ver satisfechas sus demandas.

Por ello, desde el Partido Socialista Centroamericano (PSOCA) llamamos a los gremios en lucha a cerrar filas, a mantenerse unidos, cualquier negociación debe ser pública, y debe satisfacer las reivindicaciones planteadas, lo que permitirá en el fututo que ante cualquier otra lucha todos los gremios del sector salud levanten unidos las banderas comunes.

Share