NICARAGUA.- Nuevamente el mismo salario mínimo


Por Diego Lynch

La Comisión Nacional de Salario Mínimo, conformada por la Empresa Privada, los representantes del Gobierno y los representantes de los trabajadores, ratificaron de forma tripartita el ajuste del salario mínimo para el segundo semestre del año 2013. El incremento será del 6% a partir del 1 de septiembre, para el sector agropecuario, pesca, minas y canteras, industria manufacturera, electricidad, gas y agua; comercio, restaurante-hoteles; transporte, almacenamiento y comunicaciones; construcción, establecimientos financieros y seguros; servicios comunales sociales y personales; gobierno central y municipal.

“Como sector privado celebramos la ratificación de un compromiso adquirido el pasado 7 de marzo por el gobierno, trabajadores y empleadores. Queremos destacar que este es el quinto periodo consecutivo en el cual estamos logrando un acuerdo salarial tripartito para el año completo y continuaremos en la búsqueda de esos acuerdos y ese consenso” (Declaraciones brindadas por José Adán Aguerrí, Presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, COSEP).

Esto nos demuestra una vez más la política burguesa que maneja el Gobierno del Frente Sandinista, quien termina claudicando a los intereses de los grandes empresarios, y que lejos de promover un salario mínimo digno y justo, de conformidad a las necesidades de la población Nicaragüense y de la clase trabajadora, defiende los derechos de los capitalistas, pues a ellos mismos como empresarios les afectaría tocarse la bolsa para pagar salarios justos.

Sindicatos traicionan a trabajadores

Mientras los precios de la canasta básica continúan un inalcanzable ascenso, los mal llamados representantes de los trabajadores (Sindicatos Oficialistas) traicionan a sus representados aceptando y aprobando la miseria que la empresa privada propone como incremento, no cubriendo ni siquiera la canasta básica, algo elemental para las familias nicaragüenses.

“Se está honrando el acuerdo de salario mínimo firmado a inicios de año, esto no es más que la demostración y la voluntad de la clase trabajadora de contribuir a la paz, la estabilidad y el trabajo en el país, en el marco de un diálogo social tripartito”. (Roberto Gonzalez, Secretario General de la Central Sandinista de trabajadores, CST, en declaraciones brindadas a los medios.

Gobierno y empresa privada de la mano

Luego de la aprobación del nuevo salario mínimo, se ha venido discutiendo una reforma a la legislación laboral, en donde la empresa privada está planteando que se haga un acuerdo multianual del salario mínimo, lo que implicaría discutir el incremento cada tres años.

“Nos interesa establecer un acuerdo multianual en aquellos sectores que no están bajo el régimen de zona franca, creemos que esto vendría a dar no solo mayor estabilidad sino mayor productividad”, afirmó José Adán Aguerrí, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) (La Prensa; 22 de agosto del 2013).

Esta intención de los empresarios no ha sido refutada por el gobierno central, quien siempre termina cediendo y negociando intereses personales, siendo los únicos afectados los trabajadores. Esto no quitaría la posibilidad de ceder a esta petición a cambio de las reformas a la Ley de Seguridad Social, que pretenden incrementar el porcentaje de cotización a los empleadores.

Por un salario mínimo justo y digno, acorde al costo de la vida

El Partido Socialista Centroamericano (PSOCA) exige tanto al frente sandinista como a las centrales sindicales que defiendan los derechos de los trabajadores y no los de los grandes empresarios burgueses. Es necesario que el salario mínimo cubra al menos la canasta básica. No podemos permitir que sea discutido cada tres años ya que la devaluación de la moneda con respecto al dólar sería la bala en la sien para los trabajadores. Para lograr llevar esto a cabo sería necesario dolarizar los salarios y emparejarlos al nivel de toda Centroamérica.

No podemos quedarnos callados ni de brazos cruzados viendo como el gobierno y las centrales sindicales protegen a los empresarios; hay que levantar la voz y salir a las calles a exigir un salario mínimo digno, justo y apegado a la realidad de las necesidades de todos y cada uno de los obreros y trabajadores del país.

Share