NICARAGUA.- Salarios dignos para una educación de calidad

Por Gabriela Ambiente
Estos días se ha conocido la Propuesta de Presupuesto General de la República para el año 2013. Tal propuesta la elabora el gobierno y se envía a la Asamblea Nacional para su elevación a Ley. En el estado actual de la superestructura, estos mecanismos legales son “virtuales”, dado que el gobierno sandinista posee mayoría en la Asamblea Nacional, por lo que no se prevé mayores cambios.
Dentro de las distintas partidas, salta a la luz la destinada para los aumentos de salarios de los trabajadores públicos de los sectores más sensibles: salud y educación. Éstos últimos, si bien parecieran ser “más” beneficiados, en realidad sólo se les garantiza un miserable aumento salarial: “El reajuste salarial que el gobierno propone para el sector público en el Proyecto de Presupuesto General de la República 2013, es del 7%, con excepción de los trabajadores de los ministerios de Educación y de Salud, que tendrán incrementos del 9%, pero el monto se traduce en un poco más de 300 córdobas al mes para los maestros, lo que consideran una cifra insuficiente. (…) De acuerdo con ese incremento, un maestro de Primaria que actualmente devenga un salario mensual de C$3,800, pasaría a ganar C$4,142 por un reajuste salarial de C$342, equivalente al 9%. Un maestro de secundaria tendría un reajuste de C$378, y su salario pasaría de C$4,200 a C$4,578 en 2013.” (El Nuevo Diario.-17/10/2012)
¿Y los sindicatos?... bien gracias
Roberto González, Secretario de la pro-gobierno “Central Sandinista de Trabajadores” sin el menor resquemor justificó y defendió el raquítico aumento de salario que platea el Gobierno Central: “Nosotros estamos viendo esa situación, tenemos que ver cómo termina la tasa de inflación al final del año (…) Cuando nosotros discutimos el salario mínimo no solo tomamos en cuenta la inflación, sino el crecimiento económico del país” (Ídem), al mismo tiempo que se deshace en elogios hacia el “Bono Solidario” que de forma populista y manipuladora otorga el gobierno a los trabajadores del Estado que devengan un salario inferior a C$ 5,000.00 (US $ 209.28)
El Señor González y la dirección de la CST hace mucho se deshicieron de su carácter clasista; y en la actualidad no son más que direcciones burócratas al servicio de los intereses del FSLN y su dirigente burguesía sandinista. No podíamos esperar más de un funcionario a sueldo del gobierno.
La frialdad de las cifras
La realidad del “reajuste” es escalofriante. Veamos, de ser aprobada la reforma tal y como fue enviada, un profesor de primaria devengaría un salario de C$ 4,142.00 (US $ 173.36), ya con el “Bono Solidario” el poder adquisitivo de dicho maestro sería de: C$ 4,892.00 (US $ 204.76). Por su parte, un profesor de secundaria pasaría a percibir: C$ 4,578.00 (US $ 191.63), ya con el “Bono Solidario” ascendería a: C$ 4,578.00 (US $ 223.00).
Para Septiembre del 2012 el costo de la Canasta Básica ascendía C$ 10,377.70 (US $ 434.33); o sea que un docente de primeria al día de hoy y con el salario previsto para el próximo año sólo podría adquirir el 47.14% de la Canasta Básica, y un profesor de Secundaria solamente el 51.34%... más miseria, imposible.
Otra de las “curiosidades” del análisis de las Tablas Salariales es que el Estado es uno de los más sórdidos empleadores, dado que en el Sector “Gobierno Central y Municipal” posee un salario Mínimo de: C$ 2,876.05 (US $ 120.38), mismo que sólo cubre el 27.71% de la Canasta Básica. Esta “categoría salarial” es la antepenúltima, sólo siendo más bajos los Salarios Mínimos para el Sector Agropecuario (más la alimentación) y el Sector de Micro y pequeña industria. Por ejemplo en el sector construcción el Salario Mínimo es de: C$ 5,161.22.
Salario Digno para educación de calidad
El estado de postración en la situación material de los docentes no se resuelve con populismo y las migajas del gobierno. Debemos exigir a este gobierno que cumpla sus promesas electorales, que la “restitución de derechos y dignidad” no sólo sean palabras vacías. Los docentes necesitamos un salario digno, exijamos un salario mínimo mensual de Quinientos Dólares (US $ 500.00), que nos permita comer, vestir, educarnos, recrearnos y luchar por un futuro mejor para nuestros hijos.
Así mismo, debemos denunciar desde nuestras organizaciones el papel traidor de las burocracias sindicales, que “ven los toros de largo” mientras nuestro gremio es uno de los más miserables. Hoy más que nunca se hace necesaria la conformación de una alternativa gremial clasista, que se divorcie de las directrices gubernamentales y de las estructuras burguesas de poder.

Share