HONDURAS.- ¡Movilización ya, en defensa de la salud pública!


Por Sebastián Ernesto González          

En el mes de febrero entró en vigencia el cobro por atenciones de servicios de salud en el Hospital Escuela Universitario (HEU), un nuevo golpe a la ya raquítica economía de las familias hondureñas que se mueven por debajo de la línea de pobreza, pero este nuevo trancazo también va dirigido a la clase trabajadora que ya no cuenta con un eficiente servicio de salud en el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), quienes optan por asistir al HEU desde que el IHSS fue víctima del saqueo descarado por JOH y sus aliados criminales que se llevaron más de 7,000 millones de lempiras.

Paradójicamente, en Honduras desde el golpe de estado del 2009, se ha aumentado ostensiblemente el presupuesto a las secretarías de Seguridad, Ejército y Policía Nacional, mientras que los presupuestos de Salud y Educación los han mermado, además de que han dejado de crear plazas tanto de médicos y enfermeras en salud como docentes en educación.        

El régimen pos golpe, donde el Partido Nacional y Partido Liberal en una alianza inquebrantable al servicio de la oligarquía y la burguesía, han hecho y desecho con las leyes del país, también lo hacen con las necesidades más sensibles de la población como ser la salud y educación. Porque siempre hay que enfatizar que el Partido Nacional no podría hacer y deshacer sin el apoyo de los liberales. De esta forma, Juan Orlando Hernández siguiendo al pie de la letra las exigencias del Fondo Monetario Internacional, aplica trancazo tras trancazo, hace despidos masivos de trabajadores y privatiza los medios de salud, ya son varios los centros hospitalarios del país que han sido cedidos a organizaciones no gubernamentales para ser administrados.

En el mes de febrero entró en vigencia una tarifa de cobros en el HEU, donde el costo de un parto normal cuesta 500 lempiras, las actas médicas pasan a costar 700 lempiras, mientras que el costo de los exámenes de laboratorio, experimentan incrementos de 20, 25 y hasta de más de cien lempiras, dependiendo del examen de que se trate. www.diariolanoticia.hn (30/01/2017). De acuerdo a las autoridades del centro asistencial, los cambios en la tarifa son para amortiguar el déficit de 737 millones de lempiras del presupuesto anual del hospital que fue cortado por Finanzas. LT (04/0372017).

La presidenta del Colegio Médico Hondureño, Suyapa Figueroa, manifestó al respecto “El gobierno está teniendo la desobligación de brindar y garantizar la prestación de servicios de salud a nivel nacional, cediendo los hospitales a organizaciones no gubernamentales u otras instituciones que no son directamente el gobierno…este mecanismo hace que muchos de estos centros hospitalarios tengan que hacer cobros para poder dar repuestas a las necesidades que tienen para cubrir el déficit presupuestario”.LT (04/03/2017).

Al pueblo solo le queda la movilización

Definitivamente que la única forma de parar los abusos de JOH en contra de las necesidades de las familias hondureñas, es la movilización general, al respecto, la Doctora Suyapa Figueroa señaló “si estas organizaciones no tienen presupuesto, hay que hacer algo, hay que protestar y hay que ir a quien corresponde para que este déficit presupuestario sea cubierto en su totalidad y se garantice lo que la carta magna dice; que el Estado es responsable de garantizar la salud de forma gratuita, porque es un derecho humano inalienable”.

Después de que JOH a vapuleado las dirigencias sindicales y coaptado a la mayoría de los Diputados del Congreso Nacional, no cuenta con oposición alguna en el país, con la nueva Ley Antiterrorista se dispone reprimir cualquier intento de protesta o de oposición a sus dictatoriales medidas. Solamente con un pueblo volcado a las calles se dará vuelta a todos estos planes de miseria que imponen a los más necesitados. Ante la ausencia de líderes populares que convoque a las calles debe surgir una nueva vanguardia que asuma el compromiso de llamar a luchar por los intereses de la población en general.

El pueblo no puede seguir esperanzado en soluciones divinas para sus necesidades básicas, es obligación del estado garantizar la salud pública, los dirigentes sindicales y las Centrales Obreras no llamarán a movilización general, entonces es imperativo que la población salga a las calles por si misma a exigir justicia para los saqueadores del IHSS y exigir el incremento a los presupuestos de la salud pública y educación.

Share