HONDURAS.- Autoritarismo de JOH persigue y criminaliza a la prensa opositora

Valoración del Usuario: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

 

Por Max Luján

Los periodistas y los medios de comunicación opositores al gobierno de Juan Orlando Hernández día a día son víctimas de amenazas, hostigamiento judicial, agresiones y cierre de medios de comunicación. Todo periodista que se atreva a investigar temas relacionados con la inseguridad, las violaciones a los derechos humanos, la corrupción, el crimen organizado y su infiltración en las instituciones públicas, corre el riesgo de sufrir represalias.

Denunciar los actos de corrupción perpetrados por Juan Orlando Hernández y su familia, le ha costado a Esdras Amado López, dueño de Cholusat Sur, canal 36, una persecución constante y cierre de su medio de comunicación. Esto último por la denuncia de la Comisión Nacional de Banca y Seguros, quien acusa a canal 36 de crear pánico financiero en relación a lo sucedido con Banco Continental. Lo que ha pretendido mantener escondido la familia Hernández, el periodista lo hizo trascender a la opinión pública, casos como: el saqueo de 7 mil millones de lempiras en el IHSS, en el que participaron dirigentes del Partido Nacional y familiares cercanos, la participación de su hermano, Tony Hernández, actual diputado, en la defensa y liberación de narcotraficantes colombianos, la construcción de una casa valorada en 50 millones de lempiras construida por su hermana y actual ministra de estrategia y comunicaciones, Hilda Hernández.

Otro periodista, David Romero Ellner, director de Radio y Globo TV, ha sido atacado por la denuncia documentada que hizo de los escandalosos casos de corrupción en el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) y la desviación de gran cantidad de recursos de los derechohabientes utilizando empresas de maletín creadas al efecto para entregar "donativos" hacia cuentas del Partido Nacional en el gobierno, según copia de cheques y registros bancarios mostrados en transmisiones. En el caso de Romero, el hostigamiento judicial, persecución, agresiones y amenazas a muerte, han sido permanentes. El mismo periodista reveló un escandaloso acto que culpa al presidente de la república en el juicio que se le ventila al periodista por una querella privada, promovida por la abogada Sonia Gálvez, esposa del fiscal general adjunto Rigoberto Cuellar. El presidente Juan Orlando ordenó al vicepresidente del Consejo de la Judicatura y la Carrera Judicial Teodoro Bonilla, presionar al juez Dimas Agüero Echenique para condenar y meter a la cárcel al periodista; puesto allá, se ejecutaría un complot para asesinarlo dentro de la celda. Al juez Echenique, maliciosamente le dieron un traslado que él ya había solicitado mucho antes y se lo dieron cuando David Romero tenía el inicio del juicio. El juez Echenique reveló que todo el poder judicial está controlado por “El Señor”, refiriéndose a Juan Orlando Hernández y que impera la corrupción a gran escala en este poder del Estado.

Muchos otros periodistas que pertenecen a estas casas de radio y televisión como Cholusat sur, Radio y Globo TV, Radio Progreso, Radio Uno y todas aquellas radios comunitarias que denuncian y revelan actos de corrupción de todas las entidades gubernamentales, son perseguidas y criminalizadas; en casos extremos hasta la muerte de periodistas.

En diciembre de 2013 se le prohibió al periodista Julio Ernesto Alvarado de Globo TV ejercer cualquier actividad relacionada con la difusión de información durante 16 meses tras un proceso por difamación –se le acusó de haber difamado a una ex decana de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, por permitir una denuncia contra ella.                                                                                      

Por 15 delitos de difamación, injurias y calumnias se interpuso una querella por la abogada Sonia Inés Gálvez Ferrari en contra de los periodistas de Radio y TV Globo David Romero Ellner, Ivis Alvarado, César Silva y Rony Martínez (La prensa, 21/8/14).

Ely Vallejo, corresponsal de Canal 36 en San Pedro Sula, abandonó el país por amenazas a muerte, vigilancia y seguimiento por parte de un motociclista, después que el periodista le preguntó al presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, sobre un supuesto escándalo de corrupción que la televisora denominó el “Palacio de Hilda”, alusión a la vivienda de 50 millones que construyó su hermana Hilda Hernández. El canal 36 fue denunciado recientemente ante la COMISION NACIONAL DE BANCA Y SEGUROS (CNBS) y ante CONATEL, supuestamente por crear pánico financiero en relación a la liquidación forzosa del Banco Continental, siendo en realidad un preámbulo para cerrarlo o para mantenerlo amenazado.

El motivo es porque parte de la política de JOH, es aterrorizar a sus oponentes y cumplir con la estrategia de limitar el derecho del pueblo a la libre información. El Partido Socialista Centroamericano (PSOCA) denuncia la criminalización en contra de los medios de comunicación, cuyo papel es informar y denunciar el pus que destila este gobierno. Llamamos a todos los sectores organizados y no organizados para defender las libertades democráticas y el derecho a la libre información.

Share