HONDURAS.- El magisterio sigue pagando la factura: con plumazo eliminan la jornada plena


Por Ricardo Velásquez

Según acuerdo ministerial 2664 de la Secretaria de Educación, con fecha 12 de diciembre de 2013, se reforma la jornada laboral docente en la educación básica (1-9 grado), la nueva determinación de Educación manda que 19,564 centros educativos tengan un nuevo calendario escolar, donde los niños asistirán a dos bloques de clases diarias: de 8:00 a 11:30 AM y de 1:00 a 3:00 PM de lunes a viernes. Según el director de Calidad Académica de la Secretaría de Educación, Dennis Cáceres, son 20,000 maestros los que actualmente tienen jornada plena.     www.elheraldo.hn (07/01/2014).

Actualmente, de conformidad al Estatuto del Docente, existen 3 jornadas; jornada completa de 5 horas reloj diarias, equivalentes a 36 horas clase a la semana en un colegio o escuela; jornada exclusiva con un máximo 54 horas clase a la semana, esta jornada se da en los centros que atienden de 7 a 12 grado y la doble jornada que le permite al docente trabajar en dos centros diferentes, con 36 horas en cada uno para hacer un total de 72 horas clase a la semana.

Hasta el 2013 las jornadas de clases han sido de 7 a 12; de 12:30 a 5:30 y la jornada nocturna, ahora con este nuevo horario de trabajo el docente no podrá desplazarse de un centro a otro porque su hora de salida del primero se traslapara con la hora de entrada del segundo, por lo tanto se le violenta el derecho laboral a los docentes que tienen o aspiraban a tener jornada plena.

El propósito de esta medida es hacer que los docentes con 2 plazas tengan que renunciar a 1 de ellas, lo cual le estaría permitiendo al Estado otorgar las vacantes a maestros sin trabajo, en otras palabras el gobierno de turno le quita la mitad del pan a uno para dárselo al que no tiene, según la Secretaría de Educación son más de 30 mil maestros sin fuente de trabajo.

En el fondo, ante la incapacidad económica del Estado para aprobar plazas para docentes, quieren emplear maestros violentándole el derecho laboral a los que ya lo tienen.

La demagogia del ministro de turno y del gobierno nacionalista

Pero el acuerdo ministerial también va en contra de la economía de la familia, porque los alumnos ahora deben almorzar en los centros educativos. Por todos es conocido que la merienda escolar que el gobierno entrega a los alumnos son donaciones de países cooperantes, pero esta merienda escolar consiste en una porción de harina, de frijoles, de arroz, de aceite y de maíz.

La porción entregada no ajusta ni para que un alumno coma durante una semana, pero como lo entregado por el gobierno no es suficiente, al final quien acarrea con el costo de la famosa merienda escolar es el padre y madre de familia. Obviando lo entregado por el gobierno, los padres de familia se organizan a través de las asociaciones y entregan una merienda que debe ser comprada por ellos mismos.

En conclusión el Estado no está dando merienda escolar a los alumnos, lo que entrega son porciones de 5 alimentos distintos que entrega para todo el año en proporciones insignificantes y son los padres y madres de familia los que asumen el costo. En el acuerdo ministerial se plantea que la merienda se entregara de 11:30-1:00 y que esta debe ser asumida por las asociaciones de padres y madres de familia, “…tal como se realiza actualmente, debiendo considerarse este rol como un espacio de participación activa de las madres y padres…”.

La única salida para el magisterio es luchar

Con esta arremetida del régimen continuador del golpe de estado, se le sigue cobrando al magisterio la factura por su lucha en contra del golpe de estado, todas estas violaciones laborales a los docentes son para maniatar al gremio y que no vuelva a levantarse en lucha, otra de las pretensiones del gobierno actual y el que le sigue es; descapitalizar los colegios magisteriales, con esto dejaría sin pies ni cabeza las organizaciones del gremio.

Ante tanta arremetida en contra de los docentes y de la economía familiar no queda otro camino más que luchar, pero para esto los 6 colegios magisteriales deben estar unidos en un solo cuerpo y ser capaces de iniciar una verdadera estrategia que unifique a la base del magisterio y sume a los padres y madres de familia.

Son 4 años más que seguirá el régimen de turno, es el momento para planificar jornadas de lucha que le permitan al magisterio recuperar lo perdido, si no se lucha se pierde lo que queda.

Share