EL SALVADOR.- ¿Hacia dónde van las negociaciones de la mesa fiscal?


Por: Alberto Castro

El deterioro fiscal y el bajo crecimiento económico surgieron con los gobiernos de ARENA. Al aplicar e impulsar el modelo neoliberal, realizaron las respectivas privatizaciones que le quitaron al Estado muchas actividades económicas. Con el ascenso del FMLN al gobierno, el neoliberalismo no fue detenido, más bien se ha profundizado. Actualmente la deuda pública del país supera el 63% del PIB, por lo que resolver la crisis es de carácter urgente para la estabilidad del capitalismo. Por ello es que existen presiones desde diferentes grupos y facciones burguesas sobre el GOES, para realizar el tan aclamado pacto fiscal, que implicaría, por una parte, concesiones para el empresariado y, por otra, una carga sobre los trabajadores. Superar la crisis fiscal de El Salvador es un desafío que buscan resolver los institutos políticos de la burguesía para salvar el capitalismo.

La mesa fiscal

La mesa fiscal ha sido el espacio de dialogo-negociación entre FMLN y ARENA, los pilares del bipartidismo, para la búsqueda de consensos sobre las finanzas públicas. Su finalidad es encaminar a las principales fuerzas políticas al pacto fiscal. Esta mesa surgió en el Consejo Económico Social (CES) durante el Gobierno de Mauricio Funes, sin embargo, debido a una ’’reestructuración’’ se estancó y dejo de existir. Las disyuntivas en la mesa fiscal se dan a partir de los intereses tanto del FMLN como de ARENA.

El día viernes 7 de octubre del presente año, se dio el primer acercamiento entre Salvador Sánchez Cerén y su gabinete, con la nueva dirigencia del principal partido opositor, ARENA, acto que se enmarca como el reinicio de las negociaciones para tratar la problemática del Estado salvadoreño respecto a la crisis fiscal, y para pagar los compromisos de este año. La antesala de todo es una serie de negociaciones sin acuerdos fijos, por lo cual no existe una agenda. Tanto el FMLN como ARENA tienen prioridades diferentes y rechazan propuestas manejadas públicamente.

Las prioridades expresadas por el FMLN son la aprobación de la emisión de $1,200 millones en títulos valores, para reforzar el presupuesto de 2016, resolver problemas de caja fiscal y pagar la deuda a corto plazo que adquiere a través de la emisión de Letras del Tesoro (LETES), así como aprobar una reforma de pensiones que garantice autofinanciamiento. Las prioridades expresadas por ARENA han sido aprobar un presupuesto general de la nación de 2017 que esté con ingresos y egresos reales, aprobar una reforma de pensiones fruto de una comisión técnica y no política, un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, un plan de ahorro en los tres órganos del Estado, una Ley de Responsabilidad Fiscal y un acuerdo para generar empleos con los sectores productivos nacionales. Sin lugar a dudas, ARENAS trata de sacar provecho político de la crisis fiscal, responsabilizando al FMLN de gastar más de la cuenta.

Mesa técnica ¿novedad o continuidad?

En la reunión del 7 de octubre, entre el GOES y ARENA, asistió por primera vez Mauricio Interiano, el nuevo presidente de esta organización. En dicha reunión acordaron una mesa técnica, fijándose desde ese momento la instalación de este mecanismo bilateral. Por su parte, el GOES ha observado ’’total coincidencia’’ en los temas sugeridos por ambas partes. Para el Gobierno la aprobación de una ley de responsabilidad fiscal es de mucha importancia, de igual forma la aprobación de títulos, valores por $1,2000 millones para convertir la deuda de corto plazo en largo plazo, un ajuste fiscal del 3% del presupuesto del 2017al 2021, 1.5% por el lado del ingreso y 1.5 por el lado del ajuste del gasto, así como la reforma al sistema de pensiones para disminuir el déficit fiscal al 1% y adoptar acciones para impulsar el crecimiento económico y el empleo, esto como parte de los puntos principales de la agenda oficial.

El lunes 10 de octubre se iniciaron las reuniones de la mesa técnica. Este nuevo mecanismo de consenso del bipartidismo renace de los amplios desacuerdos entre las partes que lo componen, como un intento más por aproximarse al pacto fiscal que fije de una vez la senda económica del país. Las organizaciones sindicales se están quedando al margen de esta importante negociación interburguesa. A cambio de que ARENA ceda el paso a su agenda, el FMLN está dispuesto a fijar un plan de ajustes que retoma los dictados del Fondo Monetario Internacional (FMI). Para todos es bien sabido que ello significa cortar los escalafones, sobre todo a los sectores más calificados. Por lo tanto, es preciso dar la batalla. El presupuesto 2017 debe reflejar las conquistas salariales y el respeto a los escalafones. Las organizaciones obreras necesitan, de igual forma, encontrar puntos comunes que les permita una lucha coordinada por intereses comunes de la clase trabajadora, para ello es necesario abrir lo espacios de discusión-coordinación.

Share