EL SALVADOR.- Un año más de esperanzas en cambios que nunca llegan


Por Germán Aquino

En el 2009 fue derrotada la derecha arenera; el pueblo cumplió con el deber histórico de sacarlos del gobierno y se dio voto de confianza al FMLN. De esta manera inicia el gobierno de Funes y del FMLN. Pasaron los cinco años que correspondían a ese gobierno y al pueblo le quedó un sin sabor ya que no fue lo que se esperaba. Los problemas engendrados en los gobiernos de la derecha arenera se agudizaron, así mismo las recetas de los organismos financieros internacionales han continuado aplicándose.

Un año de buen vivir ¿de quiénes?

El primer gobierno del FMLN-Funes dejó ver el verdadero carácter de clase de la dirección del FMLN, quien poco o nada realizó a favor de la clase trabajadora. También empezó a darse cierto distanciamiento entre ciertas organizaciones obreras y populares y el FMLN. El gobierno de Funes dejó al descubierto el enquistamiento de un núcleo económico en el interior del FMLN, que busca la manera de consolidarse bajo el amparo del gobierno.

La dirección del FMLN buscó sacar ventaja de los pocos aciertos del gobierno de Funes, mientras por otra parte buscó distanciarse de los desaciertos. Como dirección ha manejado un discurso hacia sus bases haciéndoles ver que los cambios tan esperados no habían sido posibles debido a que el presidente no era del FMLN y que era necesario que llegara al gobierno uno que fuera hueso duro del partido. En este contexto es presentado como candidato Salvador Sánchez Cerén, quien es considerado un hueso duro del FMLN y gana con escaso margen, y en segunda vuelta, a Norman Quijano candidato de la derecha arenera; lo anterior ya mostraba el desgaste del FMLN.

De Funes a Cerén los cambios no se ven

En materia de asistencia social, en el primer año del gobierno de Cerén se mantienen los programas de asistencialismo, los cuales si bien no terminan con la pobreza le permiten esconderla. La extensión de estos programas aun es insuficiente, ya que solo llegan a una parte de la población; a ello se agrega las deficiencias de los mismos, y dichos programas continúan siendo los mismos que tenían los gobiernos areneros.

Respecto al financiamiento de los programas de asistencia social, Arnoldo Marín, diputado suplente en la Asamblea Legislativa manifestó: “Los programas sociales son buenos porque alivian parcialmente las necesidades de las familias en el país, pero el problema es que estamos cubriendo estas necesidades a puros préstamos y no con un superávit de la producción nacional. No podemos gastar más de lo que producimos. Hacerlo se vuelve una carga”. Los programas de asistencia social deben ser cargados al gran empresariado salvadoreño.

A nivel social los servicios públicos el gobierno no podido garantizar el acceso a servicios de salud y educación gratuitos y de calidad para toda la población.

Si bien es cierto que la focalización de los subsidios le ha permitido ciertos ahorros al gobierno, esto ha sido a costa de la clase trabajadora y de la clase media.

La inseguridad y situación económica, principales deudas del gobierno

En materia económica uno de los logros presentados por el presidente en su informe fue un crecimiento económico del 2 %, en el 2014, prometiendo un crecimiento del 2.5% para el año 2015. A pesar de dicho crecimiento, los problemas económicos continúan afectando a las grandes mayorías, ya que no se ha dictado medidas a favor de la clase trabajadora. Es de resaltar también que en lo que va de este primer año el endeudamiento del país ha aumentado.

El actual gobierno no ha podido dar una solución real a la problemática de violencia y delincuencia engendrados por los gobiernos areneros. Desde que asumió el gobierno los índices de homicidios han aumentado; en el gobierno de Funes tuvieron un leve descenso como producto de la tregua, pero la falta de liderazgo del gobierno no permitió un avance de la misma

La respuesta al problema de la violencia y la delincuencia por parte del gobierno ha sido movilizaciones al estilo de las realizadas por los gobiernos areneros, en las que movilizaban a ciertos sectores en contra de la guerrilla; en este caso el gobierno de Cerén movilizó a ciertos sectores de empleado públicos. Otra farsa a sido la conformación de un consejo de seguridad, pero sin la participación de los actores principales, que son las maras y las pandillas.

Este segundo gobierno del FMLN se definió por el combate represivo a las maras y las pandillas, dando mayor participación a la fuerza armada en materia de seguridad y creando unidades élites. Lo anterior no ha dado una solución, por el contrario, amenaza con agudizar más el problema, lo que podría dar paso a una guerra civil y un mayor derramamiento de sangre del pueblo.

La inseguridad ha sido lo que más ha afectado la gestión del actual gobierno del FMLN y lo más criticado por todos los sectores. Ante ello el presidente ha manifestado: “A mí no me preocupa que los medios de comunicación digan que no hemos hecho nada en la seguridad. Porque ningún gobierno, como decía el expresidente Mauricio Funes, ningún gobierno ha salido bien en el tema de seguridad, porque el país es inseguro desde hace muchas décadas. Nosotros lo que estamos haciendo es tratando de disminuir la violencia en el país”. Como bien lo señala el mismo presidente, la violencia y la delincuencia tienen causas históricas, sociales y económicas; se debe decir también que entre estas causas están la exclusión social, el mismo sistema capitalista y el mismo saqueo y dominio imperialista, los cuales hoy como gobierno se niegan a combatir.

Aliados del FMLN

A nivel legislativo las alianzas realizadas con ciertos partidos de derecha le han permitido al FMLN aprobar ciertas medidas. Al respecto Mario Tenorio, diputado de GANA, expresó: “Este primer año creo que el gobierno deja más deudas que saldos favorables. Por el hecho de que apenas va un año en su gestión, puede mejorar muchas situaciones con relación a las políticas que tiene que implementar el Ejecutivo. Y la gente concentra su mirada y su atención en esos dos grandes temas, el económico y el de seguridad, y lamentablemente hay que decirlo: el gobierno debe mejorar la plana, porque deja tareas pendientes y deja mucho que desear por el momento”.

La ANEP y el fantasma del socialismo del siglo XXI

Jorge Daboub, presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), considera que “los malos resultados de la administración del FMLN durante seis años en el Ejecutivo son el fruto de la implementación gradual de un modelo ‘fracasado’ denominado ‘Socialismo del Siglo XXI’… expresando a la vez que como empresa privada no respaldarán ninguna medida que intente aplicar el Gobierno actual para concretizarlo, ‘no podemos participar de un modelo fracasado, estaríamos cometiendo un pecado contra la sociedad y el país, inaceptable’”. No es en sí el modelo del Socialismo del Siglo XXI el responsable de los malos resultados, sino la falta de soluciones reales, las cuales no puede brindar ni el sistema capitalista con sus diferentes modelos, ni el mal llamado Socialismo Siglo XXI, que no es más que un social reformismo, el cual mantiene intacta la propiedad privada sobre los medios de producción. La solución a los problemas pasa por la destrucción del sistema capitalista y la instauración del sistema socialista.

La demagogia de la rancia clase dominante ante el gobierno de Sánchez Cerén

Como es de esperar, la rancia clase dominante a través de sus instituciones ha desaprobado la gestión y el informe brindado por el presidente Cerén en su primer año. Alberto Romero de ARENA ha señalado que el Gobierno "ha fracasado en el tema de seguridad, sigue órdenes del FMLN y ataca a la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ)…Hemos visto que han creado mesas, planes, pero no hemos visto soluciones". De igual manera Jorge Velado, presidente del Consejo Ejecutivo Nacional de ARENA (Coena), señaló "… la falta de empleo,…y Aunque el FMLN diga que gobierna para la gente, van 6 años en abandono…" (EDH. 28/05/2015). A la vez no desaprovecharon para criticar el Sistema Integrado de Transporte del Área Metropolitana de San Salvador (Sitramss), ya que a su manera consideran que "Con el Sitramss privatizaron las calles y han hecho un monopolio con Subes para beneficiar a miembros del FMLN" (EDH. 28/05/2015). Respecto al informe presentado, Carmen Elena Calderón de Escalón manifestó que lo expresado por Sánchez Cerén fue populista, principalmente cuando hizo referencia a supuestos logros en el área de educación y la salud.

Por otra parte Luis Cardenal, presidente de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador, manifestó:”…que este gobierno no ha hecho nada por avanzar en crecimiento económico, no han aumentado los empleos y la canasta básica ha crecido entre el 13 y el 15%...Este gobierno y el anterior son los que mayor cantidad de recursos han tenido en la historia de El Salvador y los que mayores niveles de endeudamiento han generado al país" (EDH. 26/05/2015)

Dichas aseveraciones no son nada extrañas si partimos de que vienen de ARENA y de las gremiales empresariales, quienes siempre han representado los intereses de la rancia clase dominante, la cual se encuentra en pugna con los sectores económicos emergentes ligados al actual gobierno del FMLN, disputándose los negocios que se dan alrededor del gobierno.

Unidad en la acción contra los capitalistas

Estamos ante una demagogia por parte del gobierno del FMLN y de la rancia clase dominante. Por un lado el gobierno del FMLN quiere hacer ver que está trabajando por el bienestar de las mayorías cosa que no es así, y por otro lado la derecha hoy se muestra como la redentora de las grandes mayorías, cuando por años ha engendrado los problemas que actualmente padecemos. Existe un punto en el cual coincide tanto la rancia clase dominante como los núcleos económicos emergentes y es el hecho de que ambos buscan perpetuar el sistema capitalista. Por lo tanto la clase trabajadora y el pueblo en general no debemos darles ninguna confianza, debemos organizarnos y luchar para exigir el cumplimiento de los derechos que nos corresponden.

Share