HONDURAS.- ¡¡Frenemos la ofensiva de Julieta Castellanos!!

 

¡¡Frenemos la ofensiva de Julieta Castellanos!!

¡¡Convocatoria inmediata a una Asamblea Nacional de Delegados Estudiantiles de la UNAH!!

 

La lucha de los estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) ha pasado por diferentes etapas en los tres últimos años, pero este año 2017 la crisis ha llegado su máximo clímax. Después de las victorias obtenidas a finales del año 2016, que obligaron a la rectora Julieta Castellanos a negociar y a establecer un precario statu quo con la conducción del Movimiento Estudiantil Universitario (MEU), las contradicciones volvieron a ponerse al rojo vivo.

La nueva ofensiva de Julieta Castellanos

Envalentonada por la poca asistencia de estudiantes al I Congreso Nacional de Estudiantes Universitarios “Eduardo Becerra Lanza”, a finales de abril, la rectora Julieta Castellanos decidió medir el pulso con el movimiento estudiantil, reafirmando su poder con el objetivo central de sondear la posibilidad de reelegirse por un nuevo periodo. Inició una nueva ofensiva contra los estudiantes: volvieron las persecuciones y la criminalización de la lucha estudiantil.

Evidentemente, los ataques obligaron a los diferentes grupos de la vanguardia estudiantil a pasar nuevamente a la lucha. La conducción del MEU estaba erosionada, después del giro reformista y conciliador de finales del año 2016. Presionada por los ataques de Julieta Castellanos, se vio forzada a reiniciar nuevamente la lucha, en circunstancias complejas y distintas.

Parte de esta ofensiva es la amenaza de cancelación del periodo académico, decisión que afectaría a los estudiantes, cuyo principal esfuerzo consiste en estudiar y graduarse

Resurgimiento de la lucha, pero ….

Los procesos judiciales contra dirigentes estudiantiles es el arma preferida de rectoría contra los estudiantes en lucha. Esta judicialización es una clara violación a los acuerdos alcanzados el año 2016. Las agresiones provocaron la solidaridad de la mayoría de los estudiantes. No obstante, en este proceso de resurgimiento de la lucha estudiantil ocurrió un raro fenómeno: en la medida que el conflicto se agudizaba, un sector de los estudiantes se mostró pasivo, mientras una minoría, compuesta por la vanguardia estudiantil, pasaba nuevamente a la lucha, con métodos revolucionarios, como la toma de edificios. A diferencia de las anteriores tomas, en esta ocasión hubo pocas asambleas masivas, y se produjo una separación entre la vanguardia y el resto de estudiantes.

Sobre la consigna “Fuera Julieta”

Al crecer el nivel de confrontación, la conducción del MEU levantó la consigna “Fuera Julieta” como la consigna central en esta nueva etapa de la lucha, olvidándose de agitar las reivindicaciones más sentida por los estudiantes, que no han sido cumplidas todavía, como la derogación de las Normas Académicas, la reversión de los aspectos más negativos de la “cuarta reforma” que fueron aprobadas sin participación estudiantil. De esta manera la conducción del MEU adelantó el tema de la elección del nuevo rector, despertando la voracidad de los partidos tradicionales que ven la lucha de los estudiantes universitarios la oportunidad de pescar en rio revuelto, los que se frotan las manos en una futura repartición de cargos al momento de la elección de las nuevas autoridades dentro de la UNAH.

Indudablemente, la mayoría de los estudiantes y una gran parte de la comunidad universitaria aspira a echar a Julieta Castellanos del cargo, por personificar la esencia de la cuarta reforma y la destrucción de las principales conquistas de los gremios, pero plantearla como consigna central, a escasos días en que debe abandonar el cargo, ha desviado el objetivo central de la lucha estudiantil y ha provocado apatía entres las bases estudiantiles.

El tema de la elección del nuevo rector ha ocupado los espacios de los principales medios de comunicación. La diputada liberal Waldina Paz fue la primera en pronunciarse por la creación de una Junta Interventora, electa por el Congreso Nacional, en un intento de reeditar la experiencia con la Universidad Nacional de Agricultura y Ganadería (UNAG). La conducción del MEU aplaudió la propuesta.

No obstante, Luis Zelaya candidato presidencial del Partido Liberal, declaró: “En esta ocasión ni la bancada liberal ni el Consejo Central Ejecutivo del Partido Liberal (CCEPL), no estamos de acuerdo en una “intervención política” a la UNAH por parte del Congreso Nacional (...) “Pero en el caso de la UNAH, debe haber representación genuina de los estudiantes, porque hay artículo de la Ley Universitaria que establece que se escogería a las autoridades universitarias con aquellos estudiantes de excelencia académica”. (La tribuna 13/07/2017)

El boicot a la elección de la representación estudiantil

Una parte de las reformas al Decreto No 209-2004, Ley Orgánica de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), tuvieron el objetivo central de crear una serie de condiciones, a veces absurdas, para evitar la elección de la representación estudiantil. La rectora Julieta Castellanos ha utilizado estas reformas para torpedear esta elección, las que facultan a las autoridades universitarias a nombrar y suplantar a la representación estudiantil en caso de “de no poder obtener la representación estudiantil por vía de un proceso electoral”.

Toda la táctica de Julieta Castellanos se concentró en vetar el Reglamento Electoral Estudiantil (REE), impidiendo la realización de elecciones estudiantiles, y con ello poder ampararse en la parte final del artículo 8 del Decreto No 209-2004.

Lamentablemente, toda la lucha estudiantil ha estado impregnada de un formalismo legal y respeto ciego a la institucionalidad dominada por Julieta Castellanos. El movimiento estudiantil ha perdido autonomía para decidir democráticamente quienes son sus representes estudiantiles, un aspecto esencial y vital de la autonomía universitaria. Y ya estamos llegando al final del periodo de la rectora Castellanos sin contar con la representación estudiantil en la Junta de Dirección Universitaria (JDU), encargada de elegir al nuevo rector en septiembre de 2017.

Retomar las reivindicaciones estudiantiles

Las reivindicaciones estudiantiles han sido abandonadas. Toda la lucha de las últimas semanas giró en torno a la cabeza de Julieta Castellanos, lo que contribuyó a debilitar la participación masiva de los estudiantes. En toda lucha prolongada hay una tendencia hacia el cansancio. Y la lucha estudiantil en la UNAH lleva más de tres años, con ciclos de flujos y reflujos.

Un síntoma alarmante de este fenómeno de separación entre la vanguardia y las bases estudiantiles se produjo recientemente en la Facultad de Derecho, cuando la mayoría de los estudiantes en asamblea general decidió terminar con las tomas y asistir a clases. Mientras arreciaba la ofensiva de Julieta Castellanos se produjeron los primeros grandes síntomas de un debilitamiento de la lucha estudiantil en la medida en que decaían las asambleas generales y con ello decrecía la participación de las bases estudiantiles.

Otro síntoma alarmante ha sido el surgimiento del Bloque Amplio Universitario (BAU) como expresión de la reorganización de las fuerzas de choque de la derecha dentro de la UNAH. Estos incipientes organismos intentaron convertirse en esquiroles de la lucha, tratando de recuperar edificios tomados e intentando movilizar a los estudiantes apáticos.

¿Una nueva reelección de Julieta Castellanos?

La nueva ofensiva de Julieta tiene el objetivo estratégico de derrotar al movimiento estudiantil antes del mes de septiembre, que es cuando se nombraría un nuevo rector. Si logra sus siniestros objetivos, tendría la reelección garantizada.

Lamentablemente, en una coyuntura tan peligrosa, la conducción del MEU se ha comportado de manera errática: primero negociando, postulándose como una dirección moderada y realista, para después dar un giro a la izquierda, pero sin haber hecho una labor previa y sin levantar como ejes centrales las reivindicaciones estudiantiles. El resultado ha sido una repuesta caótica ante la nueva ofensiva de rectoría.

Dentro de esta nueva ofensiva, la principal arma de ataque de Julieta Castellanos ha sido la apertura de procesos penales contra los dirigentes estudiantiles, concentrando su odio contra los activistas del Movimiento Amplio Universitario (MAU) y el Movimiento Revolucionario Los Bryans (MRB) que han sido unas de las corrientes más firmes y consecuentes en la lucha contra el autoritarismo de la rectora Castellanos y quienes más han defendido la postura de convocar a una Asamblea Constituyente Estudiantil Universitaria (ACEU). La mayoría de los procesados pertenecen al MAU y al MRB.

Los métodos revolucionarios de lucha

Los métodos revolucionarios de lucha, como las huelgas, marchas y tomas de edificios no funcionan, si la vanguardia no logra motivar y movilizar a las amplias masas estudiantiles. No existen métodos revolucionarios per se, todo depende de la situación y si logran calar en la conciencia de las masas.

La huelga de hambre de los compañeros que están a la entrada de Ciudad Universitaria, en Tegucigalpa, es una demostración de heroísmo y capacidad de lucha, pero esta ha quedado relegada y aislada, no ha sido acompañada de jornadas de solidaridad a nivel nacional, lo que pone en riesgo los objetivos mismos de la huelga de hambre y la salud de los compañeros que participan en ella.

¿Unidad para luchar o presentar proyecto de ley?

La ofensiva de Julieta Castellanos ha obligado a cerrar filas, creando una fuerte unidad de acción entre todos los grupos y corrientes estudiantiles, pero en esta ocasión no fue en torno a reivindicaciones estudiantiles, sino en base a la recolección de firmas para presentar el proyecto de ley de iniciativa ciudadana, ante la secretaria del Congreso Nacional, cuyo objetivo central es la formación de un “gobierno provisional universitario”.

De pronto, sin haber hecho el balance previo, se pasó de las tomas de edificios y de la huelga de hambre, a la convocatoria apresurada a dos movilizaciones, llamadas la Madre de Todas las Movilizaciones (MTM), con el objetivo de presentar el proyecto de ley ante el Congreso Nacional. La amnesia histórica afecta a la conducción del MEU. Se olvidan de que fue la mayoría bipartidista del Congreso Nacional la que aprobó e impulso la cuarta reforma que tanto daño ha causado a la UNAH, la que permitió la primera reelección de Julieta Castellanos.

Pero este giro de la conducción del MEU, refleja un profundo cambio en la correlación de fuerzas dentro de la UNAH y en la mentalidad de los estudiantes. Estamos ante el surgimiento de sinceras pero ingenuas ilusiones democráticas de la dirigencia estudiantil, de que el Congreso Nacional puede resolver los problemas de la UNAH. Ese proyecto de ley no fue discutido ni consensuado en las bases estudiantiles. Hasta el momento ninguna de las bancadas se ha pronunciado oficialmente en torno a la crisis de la UNAH, sencillamente porque todos los partidos políticos están en campaña electoral y ninguno quiere perder votos a costa de la crisis en la UNAH.

Mientras esto ocurre, Julieta Castellanos continua su ofensiva, provocando a los estudiantes, ordenando la suspensión o expulsión de 19 compañeros por un periodo de cinco años. Esta represión selectiva pretende imponer el terror y el miedo entre las bases estudiantiles.

Propuestas para derrotar la ofensiva de Julieta Castellanos

Desde el Partido Socialista Centroamericano (PSOCA), habiendo esbozado un análisis de la realidad actual dentro de la UNAH, llamamos a cerrar filas y establecer la más profunda unidad de acción democrática entre todos los grupos y corrientes estudiantiles, haciendo un llamado especial al MEU y MAU, a luchar unidos bajo las siguientes propuestas, que sometemos a consideración de todos los estudiantes:

1.- Convocatoria inmediata de una asamblea nacional de delegados estudiantiles de la UNAH, cuyos delegados sean electos democráticamente a nivel de cada grupo o unidad académica, y que cuente con la participación de la mayoría de los estudiantes.

Estas representaciones deben agruparse por Escuela o Facultad, o por cada Reciento, con el objetivo de aprobar el paquete de medidas cuyo cumplimiento debemos exigir a las autoridades, al mismo tiempo que debemos analizar las pretensiones reeleccionistas de Julieta Castellanos y dotarnos de un plan de lucha para evitar la entronización de este personaje en las estructuras de gobierno de la UNAH.

Esta asamblea nacional de delegados debe decidir si se continúan con las tomas, y debe apoyar a los compañeros de huelga de hambre. De igual manera, se debe tomar acciones de presión necesarias para lograr revertir la acción represiva contra los 19 compañeros expulsados o suspendidos.

2.- No confiar en el Congreso Nacional!! No podemos confiar en los diputados del Congreso Nacional, porque sus diputados no representan al pueblo de Honduras, sino a las cúpulas de los partidos políticos tradicionales. Además, el mandato de estos diputados está por finalizar, debido a las elecciones de noviembre donde se escogerán nuevos diputados.

El hecho de haber entregado un proyecto de ley a un Congreso Nacional agónico es un lamentable error de la conducción del MEU, que llamamos a superar. Ese proyecto de ley no refleja la voluntad democrática de la mayoría de los estudiantes, porque no fue amplia discutido en asambleas de base.

3.- Retomar las reivindicaciones estudiantiles!! Sigue pendiente por resolver el candente tema de las Normas Académicas, y muchos otros temas que preocupan a los estudiantes. Si queremos lograr una mayor participación en la lucha estudiantil, se deben levantar las principales reivindicaciones estudiantiles.

4.- Oponernos a la reelección de Julieta Castellanos!! Estamos a un mes de la finalización del periodo de Julieta Castellanos. La ofensiva actual contra el movimiento estudiantil es un mensaje claro al gobierno nacionalista y al Congreso Nacional, de que solo ella puede imponer el “orden” dentro de la UNAH, y que ella y su equipo son indispensables para el éxito y continuidad de la cuarta reforma.

A inicios de septiembre se debe elegir al nuevo rector, pero el caos creado intencionalmente por Julieta Castellanos nos indica que quiere optar por un nuevo periodo, o en el peor de los casos nombrar un sucesor de entre las personas de su equipo.

Estamos ante una batalla decisiva, porque si la actual ofensiva de Julieta Castellanos se logra imponer, logrará sus objetivos. ¡¡Debemos impedirlo a cualquier costo!! En esta asamblea nacional de emergencia se deben discutir las posibles medidas a tomar. ¡El movimiento estudiantil debe estar en plena actividad días antes de la elección del nuevo rector, para mandar un mensaje claro a nivel nacional que se debe contar con la participación estudiantil, y la decisión de la mayoría de los estudiantes es que demasiado daño ha causado al movimiento estudiantil y la comunidad universitaria, y que por lo tanto Julieta Castellanos debe irse inmediatamente!

5.- Sobre el “gobierno universitario provisional” propuesto en el proyecto de ley. En el proyecto de ley inconsulto se propuso al Congreso Nacional, no a los estudiantes y resto de la comunidad universitaria, la creación de un gobierno universitario provisional.

Cuando se conquistó la autonomía universitaria en 1957, primero se produjeron las enormes movilizaciones y después el Congreso Nacional aprobó el Decreto 170 del 15 de octubre de 1957, contentivo de la Ley Orgánica de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH). Ahora, las cosas se plantearon al revés.

Ninguna ley puede sustituir a la voluntad democrática de la comunidad universitaria expresada en las movilizaciones y en las asambleas de los diferentes sectores. La propuesta de creación del “gobierno universitario provisional” es una necesidad, pero no debemos esperar los trámites burocráticos del proceso de formación de la ley, ni que los iluminados del Congreso Nacional resuelvan la crisis universitaria.

No obstante, creemos que a como ha sido formulado la creación del “gobierno universitario provisional” contiene un error sustancial en su composición. El proyecto de ley elaborado por la conducción del MEU plantea un “gobierno universitario provisional” conformado por 13 miembros: “Cinco (5) estudiantes representantes de las Asociaciones de Estudiantes de Carrera propuestos por el Movimiento Estudiantil Universitario (MEU); Dos (2) representantes de la Asociación de Docentes de la UNAH (ADUNAH); Un (1) representante del Sindicato de Docentes de la UNAH (SIDUNAH); Dos (2) representantes del Sindicato de Trabajadores de la UNAH (SITRAUNAH); e) Un (1) representante de la actual autoridad; f) Una (1) persona honorable y; d) Un (1) representante de la Federación de Colegios Profesionales de Honduras (FECOPRUM)”.

Dicha propuesta contiene desproporciones, y no representa de manera igualitaria a los tres sectores fundamentales de la comunidad universitaria: estudiantes, docentes y trabajadores.

6.- Auto convocar y auto proclamarse "gobierno universitario provisional".- Para lograr la conformación de este “gobierno universitario provisional” los tres sectores fundamentales de la comunidad universitaria deben estar representados de manera proporcional, por medio de sus asambleas donde democráticamente se elijan a los representantes, para que de esta forma, se pueda conformar un gobierno provisional que elija al nuevo rector.

En ejercicio de la autonomía universitaria, no debemos recurrir ante el Congreso Nacional, sino ante la propia comunidad universitaria. Los representantes democráticamente electos de los tres sectores (estudiantes, docentes y trabajadores) deben auto proclamarse como “gobierno universitario provisional”, y elegir a un rector(a) de manera interina, rechazando cualquier injerencia externa Este sería un gobierno transitorio, por un corto periodo, mientras se restablece la democracia al interior de la UNAH, para realizar posteriormente todas las reformas legales que se necesiten.

El ejercicio de la a autonomía universitaria es un derecho constitucional, conquistado por las generaciones anteriores, que hoy debemos defender y nadie nos lo puede arrancar.

Estas son algunas de nuestras propuestas que sometemos a consideración de los estudiantes y demás sectores de la comunidad universitaria.

 

Centroamérica, 23 de Julio del 2017

 

Secretariado Ejecutivo Centroamericano (SECA)

Partido Socialista Centroamericano (PSOCA)

Share