HONDURAS.- Ante el escándalo por lavado de dinero: luchemos por la nacionalización inmediata del Banco Continental bajo control de los trabajadores


El día lunes 6 de octubre fue detenido en la Ciudad de Miami, Estados Unidos, el empresario Yankel Rosenthal, miembro de la familia Rosenthal, dueña del Banco Continental, uno de los grupos financieros más importantes de Honduras, muy vinculada al Partido Liberal y al sistema bipartidista. Yankel Rosenthal fue hasta hace pocos meses, ministros de inversión del gobierno del actual presidente, Juan Orlando Hernández (JOH).

La “honorable” familia Rosenthal

La familia Rosenthal siempre ha estado ligada al poder, Don Jaime Rosenthal ha militado y liderado en el Partido Liberal, fue en muchas ocasiones candidato a la presidencia y se considera que siempre mantuvo influencia en la Corte Suprema de Justicia, incluso controlándola en ciertos momentos. Don Jaime Rosenthal fue Designado Presidencial –equivalente a Vicepresidente- en el gobierno de José Simón Azcona Hoyo (1986-1990). Yani Rosenthal, fue Ministro de la Presidencia en el gobierno de Manuel Zelaya, y fue candidato a la Presidencia en las internas del 2012, siempre por el Partido Liberal. Yankel Rosenthal, en cambio, apoyó económicamente a Juan Orlando Hernández cuando este fue candidato y declaró públicamente su apoyo total y su voto para JOH. A cambio, JOH lo nombró Ministro de Inversiones hasta este año cuando renunció discretamente.

Acusación en Estados Unidos

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos y la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York montaron las acusaciones de lavado de dinero relacionado con el narcotráfico contra el Banco Continental y sus principales dueños.

Consecuentemente, las empresas de la familia Rosenthal fueron incluidas en la lista negra de la Oficina de Control de Activos Extranjeros, OFAC por sus siglas en inglés.

Cuando los hermanos Javier Eriberto Rivera Maradiaga y Devis Leonel Rivera Maradiaga, cabecillas del cartel hondureño conocido como “Los Cachiros”, se entregaron a la DEA, ya se tenía conocimiento, por parte de las autoridades de Honduras, que los carteles del narcotráfico utilizaban el Banco Continental para lavar dinero sucio.

Decisión tomada en Washington

No obstante, fue hasta que se produjo la captura de Yankel Rosenthal que la Comisión Nacional de Banca y Seguros (CNBS) decidió intervenir y liquidar al Banco Continental el día 9 de Octubre, mediante la Resolución SB-1034/09-10-2015. A pesar que la decisión se tomó en Washington, con la tristeza de los funcionarios de Tegucigalpa, Ethel Deras, titular de la CNBS justificó que el lavado de dinero que realizaba el Banco Continental era un “caso completamente aislado y no afecta a ninguna de las demás instituciones bancarias”.

La liquidación forzosa del Banco Continental afecta directamente a los ahorrantes, y también a las empresas relacionadas, generadoras de 11 mil empleos directos y más de 25 mil empleos indirectos. Y con ello afecta el pago de los sueldos y salarios de la plantilla de sus 11 mil empleados, ya que todos los depósitos de sus empresas están depositados en Banco Continental.

Narcotráfico, corrupción y la MACCIH

Honduras es un país agobiado por la corrupción gubernamental y el crimen organizado. El narcotráfico se apoderó del país y el crimen organizado extendió sus tentáculos a los jóvenes. Pero además los carteles del narcotráfico se apoderaron de las instituciones del Estado, estableciendo redes de negocios y empresas dedicadas a la legalización de sus capitales.

Los escandalosos niveles de corrupción preocupan al gobierno de Estados Unidos que mira con preocupación cómo las instituciones del Estado de Honduras no responden ya a sus intereses estratégicos, sino a los intereses del crimen organizado.

Es por eso que el tema de la lucha contra la corrupción se ha apoderado de la agenda política en Honduras. El gobierno de Estados Unidos presiona a sus aliados para que de manera beligerante formen parte de su política contra los carteles latinoamericanos del narcotráfico y del crimen organizado.

Al inicio, el gobierno de JOHse opuso a la creación de la CICIH y propuso su equivalente. Sin embargo, presionado por Estados Unidos terminó aceptando la creación de la MACCIH.

El sorpresivo golpe contra la familia Rosenthal confirma que el gobierno de JOH está aplicando las directrices de Estados Unidos, al mismo tiempo que, para mantener algún nivel de alianzas políticas a lo interno de Honduras, JOH golpea únicamente a aquellos grupos o sectores económicos que no pongan en riesgo su mandato presidencial o su proyecto continuista. En el procesamiento de la familia Rosenthal, JOH ha seguido el guion --a pie juntilla-- dictado por los Estados Unidos, sin importar las consecuencias sobre los trabajadores de las empresas del grupo Rosenthal.

El Golpe contra los Rosenthal tambalea a la oligarquía financiera del Partido Liberal

La liquidación forzosa del Banco Continental es un duro golpe al principal grupo financiero liberal, que repercutirá seguramente en la financiación de las campañas del Partido Liberal para las elecciones que ya están a la vuelta de la esquina.

Pero llama mucho la atención, que a pesar de que la investigación comprende los últimos 10 años, sea hasta ahora que el gobierno de los Estados Unidos inicie el juicio contra los Rosenthal. Sin lugar a dudas, la decisión de la CNBS obedece a la nueva política estadounidense de tener injerencia en estos países a través de instituciones como la CICIG en Guatemala o MACCIH en Honduras, países que forman parte del Plan Para la Prosperidad, como una forma de combatir la corrupción institucionalizada de estos países.

Doble moral de la injerencia estadounidense

En Estados Unidos, como el primer país consumidor de drogas, operan los más grandes carteles que venden la droga que llevan desde América Latina. Estos grupos del crimen organizado también lavan su dinero en grandes bancos norteamericanos, pero, a pesar de las rígidas regulaciones, logran burlar el control.

Estados Unidos concentra su ataque contra los bancos que fuera de su territorio realizan lavado de dinero, como se ha demostrado con el juicio contra los Rosenthal.

El problema es que ahora Estados Unidos se ha convertido en el regulador financiero del mundo, capaz de castigar a moros y cristianos, a culpables y no culpables, en la defensa de su interés estratégico de mantener el control en Centroamérica y el mundo.

Por otro lado, la tardía liquidación forzosa del Banco Continental demuestra que los grupos de poder en Honduras se apañaban unos a otros, hasta que el amo imperial, preocupado por la descomposición social, impone su propio orden.

Festín de otros grupos financieros

La liquidación forzosa del Banco Continental se ha convertido en un festín para los otros grupos financieros, especialmente aquellos ligados al gobierno de JOH y al Partido Nacional, que ven la oportunidad de agenciarse de valiosos activos a precios de guate mojado.

Nacionalizar al Banco Continental bajo control de sus trabajadores

Ha quedado demostrado que los carteles del narcotráfico y del crimen organizado, así como la corrupción institucionalizada lavan su dinero en la banca privada.

En este proceso, quienes más han salido perjudicado son los trabajadores de las empresas de la familia Rosenthal. Sin embargo, los trabajadores de las empresas del grupo Continental no tienen que pagar los platos ratos.

La nacionalización no significa que el Banco Continental debe quedar en manos del corrupto gobierno de JOH, sino en manos del Estado de Honduras, y por ello planteamos que la única manera de evitar el lavado de dinero, es que los trabajadores, quienes viven de su salario y cuidan sus puestos de trabajo, tengan el control sobre la administración de los bancos, especialmente del Banco Continental.

El Partido Socialista Centroamericano (PSOCA) emplaza a los partidos que se autodenominan de oposición, a que sus diputados dentro del Congreso Nacional impulsen una ley de nacionalización del Banco Continental, y que se reforme la ley sobre las empresas incautadas al crimen organizado, de manera tal que los trabajadores pueden ejercer el control sobre la administración de los bancos.

Llamamos a los trabajadores de las empresas relacionadas con el Banco Continental a luchar por la nacionalización de este, para garantizar los puestos de trabajo y los salarios

Finalmente planteamos que ante este tipo de hechos, se pone en el tapete de la discusión la necesidad de nacionalizar toda la banca privada, nacional o extranjera, para que el Estado tenga los instrumentos financieros que garanticen un financiamiento barato a las decenas de miles de pequeños y medianos productores rurales y urbanos de Honduras. Los únicos que pueden evitar que los bancos sean utilizados por el crimen organizado para lavar dinero sucio, son sus trabajadores que conocen todos los resortes del funcionamiento del sistema financiero.

Centroamérica, 16 de Octubre del 2015

Secretariado Ejecutivo Centroamericano (SECA)

Partido Socialista Centroamericano (PSOCA)

Share