CENTROAMERICA.- Las raíces de la disputa Territorial entre Colombia y Nicaragua

 

Por Augusto Zamora

Revista Envío No 181, Diciembre de 1994.

Augusto Zamora es ex asesor jurídico del Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua en la época de la revolución (1979-1990) y actualmente es embajador de Nicaragua en España

 

Documento Atiny y anómalo a partir de 1803, que sólo fue en efecto por apenas tres años y nunca tuvo ninguna consecuencia práctica, ha servido hasta hoy como el pretexto para Colombia para reclamar un número de islas y cayos de Nicaragua, y para disputar la límites de los peces? y minerales? rica plataforma marina por debajo de ellos.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua ha decidido llevar el conflicto hasta el final a la Corte Internacional de Justicia de La Haya. "Quiero dejar resuelto el problema al final de mi mandato", ha declarado el presidente Chamorro, ya que las exportaciones técnicos y jurídicos preparar el camino para una resolución favorable a Nicaragua. Por su parte, el gobierno de Colombia está fortaleciendo su presencia militar en la extensa zona en disputa a la que el nuevo Presidente de Colombia ha reiterado recientemente el "derecho".

Todo comenzó hace dos siglos

No se trata de una disputa de límites geográficos. Por la geografía y la historia, estas pequeñas islas son claramente parte del territorio centroamericano, directamente en la costa Caribe de Nicaragua. De hecho, Colombia no tiene fronteras con Nicaragua. Tanto Costa Rica y Panamá se encuentran a lo largo de los 2.000 kilómetros de costa caribeña que separan a Nicaragua desde Colombia. Entendiendo la controversia requiere la ayuda de la historia.

A finales del siglo 18, la Corona española, en posesión de vastos territorios del continente a través de la conquista y la colonización, llamado Tomás O'Neille gobernador de San Andrés Island, cerca de la costa de los Mosquitos de Nicaragua. Su objetivo era hacer prevalecer la autoridad de España sobre Inglaterra, que había ido ganando cada vez mayor dominio sobre costas caribeñas de América Central durante más de un siglo, a pesar de que el Inglés se limita oficialmente a Belice.

Al igual que el resto de la cara de Centroamérica Caribe, las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina nunca fueron ocupados realmente por España. Por su geografía, que sirvió como centro de operaciones para los aventureros y contrabandistas, y las familias inglesas habían vivido en ellas desde 1631.

El recién nombrado gobernador O'Neille era ambicioso y aspiraba a cargos superiores, un salario mejor y tierras extensas para sus esclavos africanos para trabajar. Decidió dar el primer paso en esta dirección. Con el apoyo de bucaneros ingleses que viven en San Andrés y por el Virrey de Santa Fe (entonces bajo dominio español y el territorio que hoy Colombia), O'Neille escribió secretamente a Madrid que describe una situación patética en San Andrés y pidiendo que se convierta en un dependiente "en todos aspectos "del Virreinato de Santa Fe. La carta fue publicada sin consultar con el Capitán General de Guatemala, las autoridades españolas con el dominio sobre todos los territorios de América Central, incluyendo San Andrés. El rey de España estuvo de acuerdo y acelerado una Real Orden al efecto el 30 de noviembre de 1803.

En una docena de líneas, este real decreto establece que "las islas de San Andrés y parte de la Costa de los Mosquitos desde el cabo Gracias a Dios inclusive hasta el río Chagres quedan separados de la Capitanía General de Guatemala y dependientes del Virreinato de Santa Fe. " Eso es todo. Esa es la base de la disputa territorial de hoy.

Una vez que se conoció al Capitán General de Guatemala, que protestó enérgicamente la decisión, argumentando que "los establecimientos de mosquitos han dependido siempre de la Capitanía General." Pidió que las cosas vuelvan a su estado anterior. Las razones del Capitán General fueron escuchadas y la Orden 1803 Royal derogado por el Real Decreto de 1806.

En su formalidad, la Real Orden de 1803 tuvo un carácter eminentemente militar, cuyo objetivo era defender las costas de la isla de los ataques de corsarios y piratas. Puesto que todas las provincias eran territorio español, la Corona se distinguen por un fuerte puestos navales (Yucatán, La Habana y Cartagena) encargadas de la protección de otros territorios. Y aunque la palabra "segregación" que se utiliza en la Real Orden puede llevar a error, esto fue aclarado por el hecho de que ninguna otra disposición que se indica siguió otra que un ámbito militar, y ninguno se ha aplicado en la práctica.

Como cuestión de hecho, el Virreinato de Santa Fe (Colombia) hizo absolutamente nada para proteger la costa de los mosquitos. El Inglés mantuvieron su presencia allí y San Andrés isla en sí cayó en manos de los ingleses el 26 de marzo de 1806. Sin disparar un tiro, O'Neille rindió después de que sus tropas habían huido en desbandada. Ni siquiera la ocupación de la isla por el Inglés provocado ninguna acción por parte del Virreinato de Santa Fe.

Estos territorios estaban aún en este estado de abandono cuando las guerras de independencia contra el dominio español estalló en México y América del Sur. Los incidentes de aquellos años muestran que Simón Bolívar y su gobierno no tuvo en cuenta la parte de las islas del territorio continental que estaban liberando de España.

La correspondencia entre Guatemala, Madrid y Santa Fe a lo largo de los años antes de la independencia? Demuestra que la Costa de los Mosquitos y sus islas adyacentes permanecieron bajo la jurisdicción de Guatemala. La Real Orden de 1803 no se volvió a mencionar a nadie.

Independencia de Centroamérica en 1821 encontró las islas prácticamente abandonado. Ellos estaban ocupados en ese momento por un corsario que dijo que estaba luchando bajo la bandera de Buenos Aires y Chile.

Colombia reivindica ningún derecho a territorio centroamericano hasta después de julio de 1825, cuando, por casualidad, alguien descubrió la Orden olvidado Real de 1803 entre los papeles del Virreinato de Santa Fe.

La disolución de la Federación Centroamericana en 1838 bifurca la controversia. Desde que Panamá era parte de Colombia en ese momento, Costa Rica limita al norte con Colombia y, por tanto heredó la mayor parte de la controversia. Situación de Nicaragua fue extremadamente complicada, ya que sus costas mosquitos estaban todavía ocupadas por Inglaterra.

A lo largo del siglo 19, Colombia en forma periódica y simbólicamente protestó que Inglaterra debería reconocer sus pretensiones sobre la costa de los mosquitos, pero el gobierno británico se negó categóricamente. Por otra parte, Colombia ocupó las islas de San Andrés y Providencia, basándose en la Real Orden de 1803, mientras que la participación en las controversias y negociaciones en curso con Costa Rica.

En tanto, Nicaragua trabajado incansablemente para recuperar la Mosquitia. Sus esfuerzos dieron sus frutos poco a poco. En 1860 Inglaterra reconoció la costa como parte de Nicaragua, un derecho confirmado en 1881 en un fallo por el emperador de Austria. Durante ese siglo entero y todas esas negociaciones, ningún país tomó supuestos derechos de Colombia en serio.

Dos acontecimientos notables se produjo a principios del siglo 20. En 1900, el presidente francés, Emile Loubet, el árbitro designado en el conflicto entre Colombia y Costa Rica, decidió a favor de Costa Rica, negando la validez de la Real Orden de 1803 y dejando a Colombia sin argumentos jurídicos en los que basar su pretensión de Centroamérica la costa del Caribe. El otro acontecimiento fue la firma del Tratado Altamirano? Harrison en 1905, en el cual Inglaterra reconoció formalmente la soberanía de Nicaragua sobre su Mosquitia. Las perspectivas de la disputa con Colombia por resolver en favor de Nicaragua no podría haber sido mejor.

Pero el gobierno de Colombia, capturado de forma legal y desarmados, hizo uso de dos dispositivos. En primer lugar, pidió Loubet árbitro para declarar el archipiélago de San Andrés como un caso aparte y distinto de la Mosquitia y por lo tanto colombiano como. Se lo tengo. En segundo lugar, artificialmente "dividir" la Costa de los Mosquitos, "adjudicar" a sí mismo en el territorio que corresponde a Nicaragua.

Actual estrategia de Colombia para deformar los hechos llevó al historiador Manuel María de Peralta a afirmar: "Colombia se ha impuesto a sí misma la odiosa tarea de derribar la historia y la legislación de España en América, con el objetivo de apropiarse o adjudicación de un territorio que nunca ha pertenecido a la misma, y se ve obligado por la necesidad de su causa para dar asistencia al error o negligencia de un amanuense, haciéndole escribir historias y geografías muy dignas de Padre Periquet ".

Mientras todo esto sucedía, el gobierno de EE.UU., basándose en lo que se conoció como la "Ley de Guano", 18 de agosto de 1856?? Lo que le dio la autorización para ocupar las islas, rocas o claves que no están bajo la jurisdicción de otro estado? habían declarado los cayos y bancos fuera de Nicaragua a ser propiedad EE.UU.. (Guano, cabe mencionar, es el excremento de las gaviotas, murciélagos y otras especies marinas. Las grandes depósitos de guano que se encuentran en cuevas y otras áreas deshabitadas era extremadamente rentable como fertilizante en el siglo 19.)

En virtud de este derecho, los Estados Unidos se hizo cargo de Serrana Key en 1869 y los dos adyacentes? Quitasueño y Roncador? En 1871. En su expansionismo imperialista, se "olvidaron" de que el continente americano no era "tierra de nadie", y que una vez que todos los territorios bajo el dominio de la monarquía española pertenecía ahora a sus estados adyacentes, como sucesores. La Ley de Guano y esta decisión de EE.UU. tendría consecuencias nefastas para Nicaragua.

Loubet decisiones del Árbitro, en primer lugar a favor de Costa Rica y de Colombia se mantuvo sólo en el papel, sino que no se aplicaron debido a precipitados acontecimientos políticos. En 1903, Estados Unidos rompió el territorio de Panamá fuera de Colombia, "fabricar" un país independiente sólo para que pudiera construir un canal interoceánico a través de él. Colombia lo que dejó de tener cualquier relación geográfica con Centroamérica y Panamá heredó el conflicto. La nueva nación y Costa Rica redefinido el tema de la frontera y lo presentó al nuevo arbitraje en 1910. El hallazgo de EE.UU. árbitro Edward White confirmó esencialmente la de Loubet.

Después de varios incidentes, Costa Rica y Panamá resolvieron su controversia y Panamá nunca volvió a solicitar un derecho a la Costa de los Mosquitos. Colombia, por su parte continuó reclamando la Mosquitia nicaragüense, a pesar de su posición jurídicamente insostenible, y también retuvo las islas. A pesar de que dos hallazgos de arbitraje y dos naciones independientes? Uno de ellos Panamá, el sucesor de los derechos de Costa Rica? Yacía en el camino, Colombia siguió reclamar territorio nicaragüense!

Los Estados Unidos ocuparon militarmente y políticamente a Nicaragua en 1924. Fue entonces que el gobierno colombiano tomó un nuevo rumbo: se comenzó a hacer acuerdos secretos con el gobierno de EE.UU. a Nicaragua fuerza a renunciar a sus derechos.

Los EE.UU. no sólo quería mejorar sus relaciones con Colombia, que había sido seriamente dañada debido a la separación de Panamá, sino que también tenía intereses económicos. EE.UU. Secretario del Tesoro Mellon, un multimillonario, se insta a Colombia a renovar la manera? Denominada Concesión Barco para la exploración de petróleo, así como de otros acuerdos pendientes sobre la pesca y la navegación entre los dos países. Mellon tenía nada que esperar de Nicaragua, ya convertida en un simple protectorado.

En 1925, la postrada Nicaragua solicitó los buenos oficios de los Estados Unidos para presentar su disputa con Colombia a arbitraje una vez más. La respuesta del Departamento de Estado propuso una "equitativa" solución: la Costa de los Mosquitos de Nicaragua y el Archipiélago de San Andrés en Colombia.

El caso quedó en un punto muerto hasta 1928, cuando Estados Unidos obligó a Nicaragua a firmar un acuerdo, previamente negociado con Colombia, que abarcaba a toda propuesta de Colombia. Ocupado Nicaragua podía hacer nada para oponerse al imperio "dictar", que violan tanto sus leyes y su constitución. Este "tratado" Bárcenas Meneses Esguerra nombrado después de sus firmantes? Fue firmado el 24 de marzo de 1928, por la fuerza de la ocupación de EE.UU.. El presidente de Nicaragua en ese momento era "jefe de contabilidad" Adolfo Díaz.

El "tratado" sólo tenía dos artículos: Colombia reconocería la soberanía de Nicaragua sobre la Costa de Mosquitos y Nicaragua reconoce la soberanía de Colombia sobre las islas de San Andrés y Providencia y sobre las demás islas, islotes y cayos del Archipiélago de San Andrés. El Roncador, Quitasueño y Serrana teclas y los bancos fueron excluidos del documento, y se mantuvo en litigio entre Colombia y los Estados Unidos.

Resistencia interna a la firma era tal que el gobierno de EE.UU. no ha podido obtener la ratificó en Nicaragua hasta que dos años más tarde, el 6 de marzo de 1930. Es necesario amenazar y coaccionar a otro modo Congreso de Nicaragua y el gobierno, encabezado en ese momento por José María Moncada, que había sido galardonado con la presidencia de Nicaragua en el infame pacto del Espino Negro. Los debates legislativos eran apasionados, enraizada en la idea de que se trata era un despojo. Mientras tanto, en las montañas de Nicaragua, Sandino General y sus hombres estaban defendiendo la soberanía nacional en contra de los Marines de EE.UU..

Paralelamente a las negociaciones sobre la manera de obtener el archipiélago de San Andrés fuera de Nicaragua, Colombia y Estados Unidos también negoció la situación de los cayos y bancos de Roncador, Serrana y Quitasueño. ? Por medio de un acuerdo conocido como Olaya Kellog, llegó en un canje de notas, y concluyó el 10 de abril de 1928, las cosas quedaron como estaban: los Estados Unidos mantuvo las llaves. Despojo de Nicaragua fue completa.

La dictadura de Somoza coincidió con el desarrollo de nuevas instituciones en torno a los derechos del mar, en particular el derecho de las naciones con costas adyacentes a las aguas y la plataforma continental. Nicaragua insistentemente reclamado sus derechos sobre las teclas de Roncador, Serrana y Quitasueño y sus bancos, ya su entera plataforma continental.

No satisfecho con lo que había conseguido en el 1928, Colombia mantuvo la expansión de sus pretensiones de Nicaragua marino y las áreas submarinas. Su siguiente paso, respaldados únicamente por buques de guerra oxidado de edad, era tomar la declaración de que el Congreso nicaragüense había anexado en 1930 cuando finalmente se ratificó el 1928 "tratado", en el sentido de que el meridiano 82 constituía la frontera marítima entre los dos países. Por lo tanto, impuesta unilateralmente una frontera marítima en Nicaragua, privándola de casi la totalidad de su plataforma continental y el mar adyacente.

Como consecuencia de la geofagia colombiana, los incidentes entre barcos pesqueros nicaragüenses y los buques de guerra colombianos multiplicado en las aguas en disputa. Este resentimiento generado por el aumento de los nicaragüenses hacia Colombia, que utilizaron la fuerza para reemplazar a aquellos a los que se habían quedado huérfanos.

El mayor incidente diplomático entre Colombia y Nicaragua se produjo en 1969, después de que el gobierno de Nicaragua había otorgado derechos de exploración de petróleo más allá del meridiano 82 (de 1964 a Union Oil, en 1966, para Mobil Oil, en 1965 a Shell y Chevron en 1967 a).

Dentro de su política expansionista, Colombia firmó un nuevo tratado, conocido como Saccio Vázquez Carrizosa, siendo los Estados Unidos el 8 de septiembre de 1972. A través de ella, los Estados Unidos cedió la soberanía de Roncador, Serrana y Quitasueño a Colombia, poniendo fin así a lo que se había acordado en las notas Olaya? Kellog. Este nuevo tratado desatado reacciones vehementes en Nicaragua, que de inmediato expresó su firme oposición. El gobierno colombiano reaccionó con arrogancia: una comisión oficial, presidida por el Ministro de Defensa, visitó las claves para lucir naval de Colombia "el poder". En respuesta, un grupo de periodistas nicaragüenses izó la bandera nacional en Quitasueño.

El tratado fue un golpe político para el gobierno de Somoza, fiel representante de los intereses de Estados Unidos en Nicaragua. A través de su fuerte lobby en el Congreso de los EE.UU., Somoza logró que el Senado no ratificar el tratado. En esta etapa, la revolución sandinista tomó la controversia.

En los últimos meses de 1979, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua, se ocupó de la defensa de los intereses territoriales del país y poner fin a los 70 años de abuso que corría el riesgo de incurrir en pérdidas territoriales de Nicaragua aún mayores. Como primer paso, se tomó la decisión de obstruir el expansionismo colombiano en el Mar Caribe, que amenazaba con privar a Nicaragua de extensas zonas de los mares y la plataforma marina.

La primera manifestación de la política territorial del gobierno revolucionario fue la promulgación, el 19 de diciembre de 1979, de la Plataforma Continental y el Derecho del Mar Adyacente, que estableció un 200? Zona milla náutica de la "soberanía y jurisdicción", y proclamó dominio nacional exclusiva y excluyente sobre sus recursos continentales y marinos de la plataforma. Hasta ese momento, sólo Nicaragua ha mantenido una 200 Milla náutica "zona de pesca".

El Ministerio de Relaciones Exteriores inició un estudio sobre la legalidad del 1928 "tratado" en octubre? Noviembre de 1979. Por primera vez desde 1909, Nicaragua tenía un gobierno verdaderamente nacional, no está sujeta a los dictados estadounidenses o los intereses, lo que le permitió desarrollar una política activa en defensa de los derechos del país. No tenía ningún interés en provocar una crisis con Colombia, pero era mucho menos interesados en mantener una situación injusta como resultado de 70 años de la intervención de EE.UU. en Nicaragua. Éramos conscientes de que esta era una oportunidad histórica que no se podía permitir que se escape.

El Ministerio de Relaciones Exteriores presentó su propuesta a la Junta de Gobierno en noviembre: 1) Nicaragua deben participar en un acto positivo para rescatar a sus derechos a San Andrés y Providencia, y para fortalecer sus derechos sobre todas sus áreas marinas y submarinas, en particular con respecto a Roncador , Serrana y Quitasueño. 2) La Junta debe declarar públicamente que el 1928 "tratado" era nula por vicios incorregibles en sus mismas raíces? El hecho de que era inconstitucional, impuesto por la fuerza y la violó los tratados. Decenas de reuniones se celebraron, con explicaciones, aclaraciones e información adicional. Alguien le preguntó lo inevitable: "¿Por qué tanta agua?" La respuesta era obvia: la defensa de la soberanía territorial y los enormes recursos que los espacios marítimos e insulares contenidas. Finalmente, hubo acuerdo general para declarar el 1928 "tratado" no válido.

La decisión no fue fácil. Turbay Ayala gobierno de Colombia no se había portado mal con la revolución sandinista. El 16 de junio de 1979, en una reunión celebrada en Cartagena, el Pacto Andino había reconocido el FSLN como una "fuerza beligerante", y después estableció rápidamente relaciones con la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional nuevo. Eran gestos dignos, teniendo en cuenta la tradición de los gobiernos de Colombia para llevar a cabo una política de bajo perfil? Extranjera en la sombra de la política de EE.UU.. No había ningún deseo de que el acto de la histórica, geográfica y jurídicamente territorio nicaragüense reclama ser interpretado como un gesto gratuito de enemistad o un pretexto para crear una crisis artificial, aunque estaba claro que Colombia no se lo aplaudo. El gobierno revolucionario elaborado un "Libro Blanco", explicando el razonamiento de Nicaragua.

El 14 de febrero de 1980, en una ceremonia formal con el Consejo de Ministros y el cuerpo diplomático presente, la Junta de Gobierno completo? Daniel Ortega, Sergio Ramírez, Violeta Barrios de Chamorro, Moisés Hassan y Alfonso Robelo? Presentó la Declaración "En cuanto a las islas de San Andrés y Providencia y la zona cercana ". En él, la Junta pidió la devolución de estos territorios, que pertenecía a Nicaragua a través de inobjetables títulos jurídicos, históricos y geográficos, y declaró el 1928 "tratado" nulo y sin efecto.

Esta declaración fue el nuevo gobierno revolucionario primera acción internacional en defensa de los intereses nacionales. También provocó la primera crisis política exterior. Reacción de Colombia fue duro. Se rechazó de inmediato la declaración de Nicaragua, reafirmando sus derechos y recordando a su embajador en Managua a Bogotá. La prensa colombiana llenó sus páginas con artículos sobre el tema, señalando que un "complot comunista" con Cuba estaba detrás de la declaración de Nicaragua. En diciembre de 1980, el gobierno de Colombia publicó su propio "Libro Blanco" sobre la cuestión, que no añade nuevos argumentos.

El gobierno colombiano, consciente de la creciente desconfianza de EE.UU. de la revolución sandinista, se hizo más sumisa que nunca a los Estados Unidos, erigiéndose como uno de los principales críticos de la revolución nicaragüense y un firme aliado de la política exterior de EE.UU.. A cambio, los EE.UU. reconoció ambiciones de Colombia con respecto a Roncador, Quitasueño y Serrana. El gobierno de Turbay Ayala colmado las críticas al FMLN FDR y apoyó al gobierno de Duarte en El Salvador;? Atacó la declaración conjunta franco mexicano reconoce al FMLN como una "fuerza política representativa";? Envió fuerzas armadas al Sinaí el único país junto? Fiji para hacerlo?? y fue el único país de América Latina, excepto Chile que no lo hicieron de nuevo a Argentina en la guerra con Gran Bretaña por las Malvinas. El 23 de marzo de 1981, que rompió relaciones con Cuba para la buena medida.

El gobierno de Reagan marcó el final de cualquier posible convivencia entre los Estados Unidos y Nicaragua. Contra Reagan? Sentimientos sandinistas llevaron a ratificar, a petición del gobierno colombiano, el 1972 Saccio? Vázquez Carrizosa tratado, en el que Estados Unidos "cedido" Quitasueño, Roncador y Serrana para Colombia. Más que un reconocimiento de los derechos de Colombia, el acto era para castigar al gobierno sandinista por su política nacionalista e independiente. ? Alfredo Vázquez Carrizosa, ex ministro de Relaciones Exteriores de Colombia, y firmante del tratado Vázquez Carrizosa Saccio, comentó en su momento: "Si Nicaragua se comporta de forma amistosa, será necesario posponer la aprobación Si mal, la puerta estará abierta. para legalizarlo ".

Las relaciones entre Nicaragua y Colombia mejoraron notablemente con la presidencia de Belisario Betancur en 1982. Sorprendentemente, Betancur decidió rescatar a Colombia de su presentación a los Estados Unidos y sacarlo de su aislamiento del resto de América Latina. Dos pasos ilustran esta nueva etapa: la entrada de Colombia en el Movimiento de Países No Alineados y su decisión de involucrarse en los esfuerzos por encontrar una salida pacífica a la crisis centroamericana, que se centró en torno al Grupo de Contadora. Como cortesía no niega el valor, el conflicto territorial se mantuvo en vigor, y el gobierno colombiano protestó en dos ocasiones? En 1984 y 1985?? En contra de acciones en las que reclamaban sus derechos de Nicaragua en el Archipiélago de San Andrés y las llaves del Caribe, pero la protesta no fue más allá de los intercambios diplomáticos para cubrir las formalidades.

 

Durante el último año de la presidencia de Betancur, Nicaragua? Las relaciones de Colombia se enfrió de nuevo. El 2 de agosto de 1986, en los últimos días del mandato de Betancur, su gobierno firmó un tratado de límites con Honduras, la división entre los dos países en casi todo el territorio marítimo de Nicaragua en el Caribe.

Ese acuerdo fue coherente con el expansionismo permanente de Colombia en aguas del Caribe. En lo que respecta a América Central, Colombia ha firmado tratados de este tipo con Panamá (en vigor desde noviembre de 1977) y Costa Rica (firmado en marzo de 1977, pero nunca puesto en práctica debido a la negativa de la Asamblea Legislativa de Costa Rica para que lo ratifiquen). El Congreso colombiano ratificó el tratado con Honduras el 23 de octubre de 1986, con la única oposición de la Unión Patriótica.

No hubo sorpresas en los años siguientes, cada país mantiene su posición. En Nicaragua, la guerra terminó empujando cuestiones territoriales a un segundo plano. El cambio de gobierno en 1990 no trajo ningún cambio de actitud, ya sea en Colombia o Nicaragua.

Después de cierta vacilación inicial, el gobierno Chamorro mantuvo la política territorial elaborado por los sandinistas, considerando la nulidad de todos los "tratados" fabricados por Colombia durante estos 60 años para desposeer a los nicaragüenses de nuestros territorios. Para Nicaragua, ninguna otra política es posible.

Share